Xalapa, Ver.- La farmacéutica Moderna -con sede en Cambridge, Inglaterra- y el Instituto de Biotecnología de Beijing que trabaja con la compañía Cansino Biologics, han dado a conocer que se obtuvieron resultados exitosos al aplicar una vacuna experimental en humanos.

Moderna informó que su posible vacuna muestra "resultados prometedores" en camino hacia una cura del coronavirus que aqueja al mundo. En cuanto al trabajo que se está desarrollando en China, la revista The Lancet reportó que los 108 voluntarios que participaron en el experimento toleraron la vacuna y permitió que crearan anticuerpos tipo T, por lo que resultó segura. 

Adicionalmente, ya se cuenta con datos sobre otros laboratorios, algunos asociados con universidades e incluso una empresa tabacalera que están trabajando de manera acelerada en lograr un inmunizador contra la pandemia que actualmente asuela al mundo. Son algunos de los más de 120 prototipos que la Organización Mundial de la Salud (OMS) tiene detectados en investigación aunque podría haber por lo menos 37 más en todo el mundo.   

Por orden alfabético, la British American Tobbaco, CanSino Biologics, Inovio Pharmaceuticals, Johnson & Johnson, Novavax, Pzifer y Bioteck, Sanofi y GSk, y la Universidad de Oxford en alianza con AstraZeneca son algunas de las entidades empeñadas en esta tarea, y resalta que los investigadores de la Universidad de Oxford, en Reino Unido, aseguran que podrían tener una vacuna para uso de emergencia en tan solo cuatro meses. 

LAS MÁS ADELANTADAS 

El ensayo clínico de la vacuna de Moderna ha mostrado ser "segura y bien tolerada en general" en una primera prueba con 45 voluntarios sanos y ha generado en los ocho primeros participantes unos niveles de anticuerpos neutralizantes similares o mayores que los de la sangre de los pacientes que han superado la enfermedad, según publicó el diario El País.

De acuerdo con la compañía, la vacuna ha proporcionado "protección completa" frente a la multiplicación del virus en pulmones de ratones vacunados y después infectados, según los ensayos realizados en colaboración con el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAID) de Estados Unidos

Tras las primeras pruebas con animales y un puñado de personas, las autoridades estadounidenses han autorizado un ensayo en fase 2 con 600 voluntarios sanos para afinar la dosis. 

¿CÓMO FUNCIONA?

Emplea una revolucionaria tecnología jamás aprobada en una vacuna. La clave de la virulencia del nuevo coronavirus se encuentra en las proteínas de sus espículas, las protuberancias que le dan apariencia de corona. 

Los científicos copian parte del material genético del virus —el ácido ribonucleico (ARN)— que contiene las instrucciones para producir esa proteína de la espícula y al inyectar esa receta de ARN en una persona, las células humanas fabrican solo la proteína del virus y, en teoría, desencadenan una respuesta inmunitaria sin peligro.

¿QUÉ SIGUE?

De resultar beneficiosa esta fase, se pretende comenzar en julio una tercera etapa con un ensayo con miles de personas para demostrar la seguridad y la eficacia de la vacuna.

"Estamos invirtiendo para aumentar la capacidad de fabricación y poder maximizar la cantidad de dosis que podemos producir para ayudar a proteger a la mayor cantidad de gente que sea posible contra el SARS-CoV-2", declara Stéphane Bancel, director ejecutivo de Moderna.

En palabras del director técnico de la empresa, Juan Andrés, "la cuestión con las vacunas, sobre todo en las pandemias, es qué cantidad logras tener disponible. ¿A cuánta gente se va a poder vacunar? Los expertos dicen que hay grupos de riesgo, sobre todo los ancianos y la gente que está en la primera línea de batalla en los hospitales. Posiblemente ellos y la gente dedicada a actividades en contacto social serán los primeros candidatos para recibir la vacuna", explicó en entrevista con el diario español.

EL GOBIERNO DE EU Y FUNDACIONES PRIVADAS APOYAN ECONÓMICAMENTE A MODERNA

La Autoridad de Investigación y Desarrollo Biomédicos Avanzados (BARDA) de Estados Unidos ha comprometido 483 millones de dólares para financiar el desarrollo de la vacuna experimental de Moderna. 

La Coalición para las Innovaciones en Preparación para Epidemias (CEPI), fundada por los gobiernos de Noruega e India, la Fundación Bill & Melinda Gates, el Wellcome Trust y el Foro Económico Mundial, apoyan económicamente a este proyecto desde el 23 de enero, cuando solo se conocían 581 casos confirmados de la enfermedad en todo el mundo.

Aunque se tienen resultados preliminares positivos en algunas pruebas, no es garantía de su seguridad y eficacia por lo que se tendrá que seguir haciendo pruebas en un número mayor de personas.

A pesar de que el desarrollo normal de una vacuna se puede llevar entre 18 y 24 meses, en estos momentos hay un optimismo moderado en cuanto a que no sólo una, sino varias vacunas pudieran estar listas el próximo año. 

LA VACUNA CHINA PODRÍA SER LA PRIMERA EN SALIR

El virólogo Florian Krammer, del Hospital Monte Sinaí de Nueva York, considera que China será la primera en tener la vacuna y probablemente la consiga este otoño.

"Es mi sensación porque el país puso en marcha el proceso muy rápido y sus agencias regulatorias no son menos estrictas, pero tienen forma de acelerar el proceso de aprobación. Las agencias de Estados Unidos y Europa puede que tarden más, pero probablemente estén listas a final de año o comienzos de 2021". En China hay por lo menos una candidata de vector viral y otra inactivada, dijo.

Y parece ser que no estaría equivocado.  La publicación The Lancet informó que los 108 voluntarios que participaron en el experimento toleraron la vacuna. Además, aumentaron de manera significativa distintos tipos de anticuerpos junto con la respuesta específica de las célula T, lo que significa que se crearon mecanismos de defensa ante la presencia de virus.

Los anticuerpos "aumentaron significativamente el día 14 y alcanzaron su punto máximo 28 días después de la vacunación". Los síntomas adversos que los participante presentaron fueron dolor en el lugar de la inyección, fiebre, fatiga, dolor de cabeza y dolor muscular, pero en todos los casos, fue de gravedad leve o moderada.

Estos resultados aún no significan que la vacuna vaya a estar disponible ya, pero desde abril inició la Fase II, que incluye ensayos con 500 pacientes para especificar más la dosis que es adecuada para que proteja contra la infección de SARS-CoV-2, virus causante de la covid-19. En la segunda fase se incluirán por primera vez participantes de más de 60 años, el grupo de edad que ha resultado más afectado por la pandemia de covid-19.

HAY MÁS VACUNAS EN ESTUDIO

La Organización Mundial de la Salud (OMS) confirmó la existencia de más de 120 investigaciones candidatas a vacuna contra el coronavirus. "Hay algunas que están en evaluación clínica, ya siendo probadas en personas, y hay otras que están en una fase previa a esto", explicó Van Kerkhove, epidemióloga estadounidense de la OMS.

La OMS informó que uno de los más importantes consensos alcanzados por los Estados durante la 73 Asamblea Mundial de la Salud fue solicitar que la futura vacuna contra la covid-19 sea clasificada como un bien público mundial.

Mientras, el Centro de Vacunas de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres, creó un rastreador de las candidatas a vacunas contra la covid-19, y tiene detectados 157 prototipos de inmunizadores que se encuentran en fase de experimentación.

ALGUNOS DE LOS LABORATORIOS EN EL DESARROLLO DE VACUNAS

British American Tobacco Plc. Aunque usted no lo crea, esta empresa que fabrica cigarros está trabajando en una vacuna experimental y afirma que las pruebas preclínicas reportaron una respuesta inmune positiva. Si recibe el permiso de las autoridades sanitarias, la primera fase de los ensayos en humanos sería a fines de junio.

Inovio Pharmaceuticals. Este laboratorio ya empezó pruebas en voluntarios adultos en los primeros días de abril. Esta vacuna se ha desarrollado con tecnología de ácido desoxirribonucleico (ADN) para empaquetar el código genético de las proteínas de la punta del covid-19, que forman la corona alrededor del virus y lo ayudan a adherirse a las células. El doctor John Ervin, quien encabeza la investigación Kansas City, ha dicho que están trabajando más de 100 prototipos y estima que entre 7 y 8 son las mejores candidatas. Indicó que pasarán la fase de pruebas en las que participan muchas más personas. 

Johnson & Johnson. Esta empresa cuenta con un apoyo de 500 millones de dólares del Departamento de Salud de Estados Unidos y ha informado que busca empezar ensayos clínicos en septiembre.   Prevé fabricar mil millones de vacunas contra covid-19 para 2021.

Novavax. Este laboratorio inició pruebas en humanos en Australia a mediados de mayo. Es una empresa de biotecnología asentada en Maryland, Estados Unidos, la cual asegura que su candidata a vacuna ha generado anticuerpos que podrían combatir el covid-19. Cuando los científicos chinos publicaron la secuencia genética del nuevo virus en enero, Novavax comenzó a trabajar en tecnología para hacer una versión sintética del virus y con ello diseñar una posible vacuna eficiente.

Pfizer y BioNTech. Esta alianza de empresas estadounidense y alemana aplicaron sus primeras vacunas experimentales (una de ellas la BNT162) en pacientes alemanes a fines de abril. La prueba clínica involucrará a 360 pacientes en Estados Unidos en dos grupos de edad: 18 a 55 y 65 a 85 años. Estas farmacéuticas están trabajando en cuatro inyecciones diferentes, en diversas dosis y plazos, y decidirán cuál es la más eficaz a medida que avancen los ensayos. Pfizer afirma que, de ser exitosa con alguna de sus vacunas experimentales, debería ser capaz de elaborar millones de dosis este año y cientos de millones en 2021.

Sanofi SA y GSK. Los laboratorios francés y británico trabajan en conjunto para desarrollar una vacuna. A principios de mayo reclutaron a miles de voluntarios a nivel mundial para experimentar una candidata a vacuna. Sanofi desarrolla dos proyectos de vacunas y ya está considerando varias opciones para su fabricación. GSK contribuirá con uno de sus adyuvantes aprobados (el adyuvante es cualquier sustancia que se añade a una vacuna para potenciar o dirigir la respuesta inmunológica frente a un antígeno) para producir más anticuerpos. Sanofi espera comenzar los ensayos de etapa inicial en septiembre, con cientos de personas. Confían en tener una vacuna a principios de 2021.

Universidad de Oxford y AstraZeneca. El ensayo en humanos de la candidata a vacuna, desarrollada por el Instituto Jenner de la Universidad, comenzó este mes y, de acuerdo con el profesor de Medicina en Oxford John Bell, ya se ha probado en varios centenares de voluntarios. Estiman que su vacuna estará lista para uso de emergencia en septiembre. Sobre su asociación con AstraZeneca, la Universidad indicó que tendrá una gran influencia en la lucha contra futuras pandemias y mejorará la velocidad de reacción la próxima vez que el mundo se enfrente a un reto como este. 

HAY 157 PROTOTIPOS DE VACUNAS EN ESTUDIO 

El Centro de Vacunas de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres, que ha detectado 157 prototipos de vacunas, como ya se mencionó, indicó que de estos, alrededor de 146 prototipos a vacuna se encuentran en su fase preclínica de desarrollo, seis en fase I, cuatro en Fase I/II y una en fase II; aquellas que han pasado de la fase preclínica ya están siendo probadas en humanos.

El sitio ha clasificado a las posibles vacunas contra coronavirus SARSCoV-2 dependiendo del tipo de vacuna que sea, como de ARN, de ADN, vector viral no replicante, replicación del vector viral, inactivado, de virus atenuados y subunidad de la proteína.

TIPOS DE VACUNAS

Subunidad de la proteína

Son las más producidas con 47 prototipos de este tipo, de los cuales sólo la desarrollada por Novavax ya se encuentra en fase I de desarrollo, mientras que el resto se encuentra en etapa preclínica. Este tipo de vacuna se desarrolla a partir de las proteínas ubicadas en la superficie del virus, a partir de las cuales el sistema inmune reconoce el patógeno y desarrolla anticuerpos contra él.

Vacuna basada en proteínas

ADN

Las vacunas en experimentación que utilizan el ácido desoxirribonucleico (ADN) del virus, son 12. De estos, una ya se encuentra en la fase I de desarrollo, mientras que el resto permanece en etapa preclínica. Este tipo de vacuna utiliza un sólo gen que codifica la proteína del coronavirus, el cual se inyecta en las células del paciente para que una pequeña fracción de las moléculas lleguen al núcleo de la célula para despertar una respuesta inmunológica.

Vacuna de ácido desoxirribonucleico (ADN)

ARN

El segundo tipo de vacuna con más candidatos explorados es el del ácido ribonucleico (ARN), con 19 investigaciones en desarrollo preclínico, una en fase I y una más en Fase I/II. Las vacunas que utilizan ARN del virus son inyectadas en el organismo, donde el ARN se traduce en proteínas al ingresar a las células humanas; este método logra una fuerte respuesta inmunológica, sin embargo, el ARN suele ser inestable.

Vacuna de ácido ribonucleico (ARN)

Vector viral no replicante

La vacuna de vector viral no replicante tiene hasta ahora 14 candidatas en etapa preclínica, una en fase I/II y una más en fase II. Ésta última, desarrollada por CanSino Biological Inc y el Instituto de Bitecnología de Beijing es la única que se encuentra en esta etapa avanzada de desarrollo.

-Replicación del vector viral. Existen 13 candidatos a vacuna de tipo replicación del vector viral, y todas se encuentran en etapa preclínica de desarrollo. Este tipo de vacunas suelen ser más seguras porque utiliza una fórmula que no contiene patógenos.

Vacuna de vector viral

De virus inactivo

De las vacunas de tipo inactiva, cuatro candidatos se encuentran en desarrollo preclínico, mientras que uno se encuentra en fase I/II. Estas vacunas utilizan la versión muerta del virus, y es probable que con este tipo de vacunas se dé una respuesta temporal a la enfermedad, por lo que se necesitan varias dosis del inmunizador.

Vacunas de virus inactivo o atenuado

Virus atenuado en vivo

Son tres los candidatos a vacuna que utilizan virus atenuado en vivo, las cuales se encuentran en fase preclínica. Estos candidatos a vacuna utilizan una forma debilitada del patógeno que causa a la enfermedad, lo que provoca una fuerte y prolongada respuesta inmune.

Incluso si se llegara a conseguir una o varias vacunas pronto, quedará por resolver la producción intensiva y su distribución a todo el mundo.