Veracruz, Ver.- Bajo el techo de un negocio que no abre sus puertas desde hace varios años está María, acostada sobre cartones y unas cobijas viejas que fueron donación de las personas que al diario la ven deambular por el Zócalo del puerto de Veracruz.

Desde hace un año tiene como hogar las calles del Centro Histórico, ha vivido bajo el pórtico del Gran Café de la Parroquia, afuera de la Catedral de Nuestra Señora de la Asunción y en el corredor de uno de los bancos que se encuentran en aquella zona.

Ella vivía con sus cuatro hijos en el fraccionamiento Lagos de Puente Moreno, pero fue abandonada a su suerte tras tener una discusión con el primogénito.

Desde entonces no sabe nada de ellos y por el momento su única familia son otras dos personas que al igual que ella no tienen donde vivir y debido a eso se refugian en las calles.

El confinamiento por el covid-19 hizo que distintos albergues del municipio cerraron sus puertas, dejando en desamparo a miles de personas que no tienen dónde vivir y mucho menos qué comer.

"No nos va a matar la enfermedad, es mentira. Nos vamos a morir de hambre. Aquí hay mucha gente que no tenemos ni qué comer y vivimos de lo poquito que nos dan las personas"

A sus 69 años la mujer afirma no tener miedo al virus y asegura que en todo el tiempo que lleva viviendo en la calle no ha padecido ninguna enfermedad que ponga en riesgo su salud. 

El vivir en las calles representa para mayor un peligro, pues dice que ya van varias veces en las que fue agredida por personas ebrias o hasta incluso por los transeúntes. 

Es por eso que se refugia con sus otros dos amigos con los que comparte techo, cama y comida. Los tres duermen en aquel sitio y entre ellos se protegen sobre todo por las noches, cuando el ambiente del centro se vuelve más peligroso.

Pese a que afirma que solicitó el apoyo por manutención debido a que forma parte de los adultos mayores, dice que no ha podido terminar el trámite pues le piden que se dirija al municipio de Medellín para que pueda concluir su registro.

VERACRUZ EL ESTADO CON MÁS ADULTOS MAYORES QUE VIVEN EN POBREZA

Según los últimos datos del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) existen 16 entidades federativas que se encuentran con un nivel de pobreza mayor al 40 por ciento.

Entre las primeras cuatro están Chiapas, Guerrero, Oaxaca y Veracruz, esta última albergaba en el 2018 un promedio de 89.1 por ciento de la población que vivía en situación de pobreza o vulnerabilidad por carencias o ingresos.

Mientras que las personas que vivían en pobreza extrema, es decir, que tenían tres o más carencias sociales e ingreso inferior al valor de la línea de pobreza extrema por ingresos representaban 17.7 por ciento de la población, lo que equivale a un millón 457 mil 900 personas.

En tanto que en la población de adultos mayores que se encontraba en pobreza ascendía a 16.2 por ciento.

En ese mismo año, Veracruz ocupó el lugar número cuatro respecto a las demás entidades federativas por su porcentaje de adultos mayores en situación de pobreza, con aproximadamente 467 mil 300. 

Del 2008 al 2018 el porcentaje de adultos mayores aumentó 3.9 puntos porcentuales, mientras que la población con menos de 65 años en la misma situación aumentó 11.3.