Veracruz, Ver.- Avistamientos de delfines, mantarrayas y cachalotes se manifestaron después de la cuarentena por el covid-19 en el Parque Arrecifal Veracruzano debido a la disminución de ruido por embarcaciones, confirmó Christopher González Baca, director del parque.

 

 

El confinamiento de las personas dio un respiro a la vida marina, ya que la reducción de la actividad humana hizo que las especies se acerquen cada vez más a costas veracruzanas. 

Son más de 900 embarcaciones en total, entre privadas y turísticas, las que detuvieron sus actividades y recorridos en los arrecifes.

 

 

 

"Se han reducido la cantidad de embarcaciones y de recorridos en las islas, arrecifes y algo que hemos notado, por ejemplo, es que ha habido algunas observaciones de manadas de delfines. La semana pasada tuvimos una mantarraya de más de dos metros de envergadura, cachalotes y cardúmenes", dijo Christopher González.

Debido a la misma cuarentena se han reducido las guardias en las oficinas del parque, pero la vigilancia en el Sistema Arrecifal sigue siendo constantes ya que hace un par de días comenzó la veda de tiburón y es obligatorio vigilar la zona para que no se incumpla este reglamento.

 

DESCARGAS DE AGUAS NEGRAS SIGUEN AFECTANDO A LA VIDA MARINA

Aunque la cuarentena hizo que las especies marinas se acerquen cada vez más a la costa, la contaminación por aguas residuales no disminuye.

 

 

El principal factor que contamina los mares proviene de las líneas clandestinas que fraccionamientos y diferentes hoteles del puerto descargan en la playa y aunque no están por el momento trabajando con la misma capacidad son un foco de contaminación.

Pese a que ya va más de dos meses que se detuvo parcialmente la actividad humana, no se ha visto una reducción de estos contaminantes, afirmó Christopher González.

Mediante un censo realizado por el Sistema Arrecifal Veracruzano (PNSAV), se descubrieron más de 200 descargas de aguas pluviales y residuales en la zona costera que colinda con el parque.

"Hay descargas en las que desgraciadamente algunas casas y fraccionamientos se conectan al drenaje pluvial y entonces esa agua de drenaje esta llegando a algunos puntos de la zona costera", comentó y añadió el aumento de los desinfectantes y antibacteriales que se están desechando tras la pandemia.

 

 

 

 

"Estamos teniendo un problema muy grave, como lo es la utilización de desinfectantes entre ellos cloro y otros productos de sanitización, que están yéndose sin el tratamiento correspondiente al mar. Esto está impactando a los corales", aseveró por su parte Olga Díaz Ordaz, consejera del PNSAV.

 

 

Cabe recordar que el PNSAV es un área natural protegida y desde hace ya varios años se encuentra en constante peligro por la actividad humana que está arrasando con la vida de los arrecifes.