Xalapa, Ver.- En un ataque durante una fiesta privada fue asesinado Francisco Navarrete Serna, presunto líder del Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG), ligado a la desaparición forzada de cinco jóvenes de Playa Vicente, en 2016.

El saldo oficial es de seis personas muertas y dos con heridas de gravedad, que fueron trasladadas al hospital de Tierra Blanca. El ataque ocurrió mientras Navarrete y más personas transmitían en vivo un concierto en el salón YemanYa, en la colonia Segundo Verde.

En el video se escuchan detonaciones y se aprecia cuando el occiso saca de entre sus ropas un arma para repeler la agresión. “Por favor una ambulancia, un carro particular, mi hija es la única viva”, se oye a una mujer en la transmisión del medio Zona Info Tb.

Entre las personas asesinadas hay integrantes del grupo musical La Calle; además, confirmaron reporteros de la región, una de los heridos trabaja como escolta en el Congreso de Veracruz.

 

El concierto fue reproducido en redes sociales del periódico El Sol de Tierra Blanca, del cual Francisco Navarrete era dueño. El 7 de octubre de 2019 este medio fue inaugurado y bendecido por el diácono Miguel Ángel Ochoa Cruz, excandidato por Morena a la alcaldía de ese municipio. 

 

 

Ese proyecto también recibió felicitaciones de la diputada local por el mismo partido, Margarita Corro Mendoza, quien públicamente reconoció ser comadre del presunto delincuente, mismo que estuvo preso tres años por delincuencia organizada en el penal de Gómez Palacio, Durango, aunque quedó en libertad el 3 de agosto de 2019.

A Navarrete Serna, alias “El Primo”, autoridades estatales y federales lo señalaron en comunicados de haber coordinado “la distribución de droga, la operación de secuestros y posiblemente varias ejecuciones cometidas en este municipio (Tierra Blanca).” 

En 2016, Francisco Navarrete, su hijo Francisco Navarrete Abraham, y un presunto lugarteniente, Junior Alarcón, fueron imputados por delincuencia organizada bajo la causa penal 45/2016 y ligados a la desaparición forzada de cinco jóvenes originarios de Playa Vicente, cometida el 11 de enero de 2016, durante el gobierno de Javier Duarte.  

Pero el 3 de agosto de 2019, los tres salieron del penal de máxima seguridad de Gómez Palacio en Durango, a causa de errores cometidos por la entonces Procuraduría General de la República, hoy Fiscalía General de la República (FGR). 

 

 

“El Primo” es mencionado en dos declaraciones ministeriales -a las cuales E-Consulta Veracruz tuvo acceso- como líder del CJNG, quien además presuntamente fungía como un enlace de la Secretaría de Marina y coordinaba crímenes de lesa humanidad con el entonces subdelegado de la Secretaría de Seguridad Pública, Marcos Conde.  

Conde y otros siete expolicías estatales de Veracruz permanecen presos por la desaparición forzada de los cinco jóvenes de Playa Vicente: Susana Tapia Garibo, Bernardo Benítez Arroniz, José Benítez de la O, José Alfredo González Díaz y Mario Arturo Orozco Sánchez, quienes habrían sido torturados y asesinados en el rancho El Limón, predio que también fue ligado a Francisco Navarrete. 

Pese a estas imputaciones, a Navarrete un juez federal le concedió el amparo 11/2018, mismo que fue confirmado por un tribunal de alzada, tras argumentar una investigación deficiente de la Procuraduría General de la República (PGR) por haber duplicado declaraciones (pruebas) en los juicios por delincuencia organizada y desaparición forzada, en vez de haber usado elementos independientes en cada uno de los procesos judiciales, el primero del fuero federal y el segundo del fuero local. 

“La Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO) no investigó más allá de lo que se había investigado por desaparición forzada. El proceso local únicamente se enfocó a la conducta de los detenidos con la desaparición y el homicidio de los jóvenes. 

“La investigación por delincuencia organizada tenía que ir más allá, enfocada a que ellos se dedicaban a realizar varios secuestros en la zona de Tierra Blanca, a conseguir más testimonios y exponer todo lo hallado en el rancho El Limón, como indicios de robo de combustible y robo de autotransporte de carreteras federales”, refirió en su momento el abogado de las víctimas de Playa Vicente, Celestino Espinoza Rivera.

El regreso de Navarrete a Tierra Blanca que arroparon morenistas  

“Que Dios les permita transmitir todo tipo de noticias (…) Son de gran ayuda para la humanidad ya que socorren a las personas cuando se presenta alguna necesidad y ayudan a cultivar el espíritu”, así bendijo Miguel Ángel Ochoa, diácono y excandidato a alcalde, las instalaciones del periódico El Sol de Tierra Blanca, de Francisco Navarrete.  

En una transmisión de Facebook del portal El Sol de Tierra Blanca, se aprecia cuando el religioso morenista reza la oración del credo mientras Francisco Navarrete y su esposa cortan juntos el listón en las oficinas del diario, ubicadas en la calle Libertad, en la colonia Centro.  

“Hoy este sueño de Paco y de sus amigos se ha convertido realidad. Hoy nace este sol para Tierra Blanca con una alegría infinita. Después de todo lo que la familia sufrió por algo que a todos nos tenía muy molestos, pero que gracias a Dios se sacó adelante porque la verdad siempre llega, porque siempre confiamos en él (Navarrete)”, dijo un directivo del periódico.  

El mismo 7 de octubre, la diputada local por Morena, Margarita Corro Mendoza, felicitó a Francisco Navarrete con mensaje en una inserción en su diario, del cual este medio posee una fotografía.  

Habitantes de Tierra Blanca entrevistados por E-Consulta Veracruz, manifestaron sobre la liberación de Francisco Navarrete. “Muchos estamos impactados con la noticia. Hay mucho miedo. Todos sabemos el poder que llegó a tener este señor”.

 

 

Antes de ser detenido, Francisco Navarrete tuvo en mente el proyecto de montar un medio de comunicación, que tendría por nombre La Voz de Tierra Blanca. 

Aquel periódico -cuya inauguración se aplazó por la detención de “El Primo”- sería dirigido por Pedro Tamayo Rosas, reportero de Al Calor Político y El Piñero de la Cuenca, asesinado sorpresivamente el 20 de julio de 2016. 

 

Pedro Tamayo Rojas, de 43 años de edad, fue asesinado afuera de su domicilio, en el centro del municipio Tierra Blanca, mientras atendía su negocio, un puesto de hamburguesas.