Xalapa, Ver.- Vendedores del Parque Juárez, comerciantes del centro, de la zona de Plaza Cristal y la colonia Revolución se manifestaron en el centro de la ciudad, para que se les permita sus negocios, pues tras 40 días de mantener cerrados, requieren trabajar para poder cumplir con el pago de nómina, y servicios.

El grupo de comerciantes que cerraron el primer cuadro de la ciudad, reiteraron que es necesario abrir las puertas de sus negocios, pues no tiene otra forma de ingreso y desde hace dos meses les ofrecieron créditos del Gobierno del Estado, pero no lograron los beneficios.

Silvia Martínez, locataria de la capital del estado, cuestionó porque se permite que las grandes cadenas siguen abiertas, y a los pequeños negocios no los dejan operar, incluso, desde ayer, cuando se anunció el regreso a la nueva normalidad, se acosó a pequeños comercios para obligarlos a bajar las cortinas. 

En el caso de los vendedores del Parque Juárez, comentaron que la mayoría son personas mayores de 50 años, por lo que no encuentran un empleo temporal, y si bien el municipio les ofreció despensas, deben pagar otros servicios como energía eléctrica, agua y gas.

 

Insistieron que su intención no es pedir un apoyo extraordinario, solo buscan que los dejen reabrir sus negocios, cerrados desde hace dos meses, para poder obtener ingresos para su familia.

“Nosotros ya no podemos si no nos quieren apoyar, que no nos apoyen, pero que nos permitan trabajar con las medidas de salubridad, porque tenemos que llevar dinero a nuestra casa. No hay guardadito que aguante no trabajar”, afirmó Eréndira García Estévez

En el parque Juárez, instalado en pleno centro de la ciudad, se ubican 24 casetas, seis canasteros, globeros y vendedores de helados.

En el caso de los comerciantes del centro y la periferia de la ciudad, los empresarios denunciaron que los locales que abrieron ayer fueron clausurados, a pesar de que cumplen con todas las medidas sanitarias.

“Porque al comercio pequeño se nos está castigando, se nos aplican medidas restrictivas, y a las grandes cadenas comerciales se les deja abrir. Somos personas de trabajo y respetamos a las autoridades, pero estamos solicitando que nos permitan trabajar y reactivar nuestros negocios”, pidieron.

Incluso, se dijeron dispuestos a buscar una estrategia sanitaria que permita abrir los negocios que representan una forma de ingresos para cientos de familias, “tenemos que comer, es nuestro sustento”.