Coatzacoalcos, Ver.- “Tiene que haber justicia y debe de haber justicia”, fue el mensaje que envió el Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, a las familias de las víctimas del ataque al bar Caballo Blanco, perpetrado el 27 de agosto del 2019.

Al concluir la visita al recinto portuario de Coatzacoalcos, el mandatario federal fue cuestionado por la prensa local sobre los avances en este artero crimen que cobro la vida de 32 personas, entre trabajadores y clientes del centro nocturno, y esto fue lo que respondió:

“La justicia puede ser que tarde, pero va a llegar, y les repito, va haber justicia”, expresó antes de abordar la unidad que los traslada para salir del evento realizado en la Laguna de Pajaritos.

Se han cumplido nueves meses sin que se den a conocer los avances y detenciones del multihomicidio, y justo este viernes cuando López Obrador visitó el sur de Veracruz, personal de la Fiscalía General de la República (FGR) y de la Fiscalía General del Estado (FGE) inspeccionaron y levantaron algunas gráficas en el inmueble que luce destrozado.

Madres de fallecidas protestan a su llegada

En la entrada al Puerto de Coatzacoalcos, al menos tres familiares de las bailarinas que murieron durante el ataque esperaron al presidente para exigirle justicia y que no se olvide de los deudos.

Al intentar abordar la unidad que trasladaba al presidente aseguraron que se recortaron los recursos federales y estatales con los que se les apoyaba. Sin embargo, el mandatario no se detuvo argumentando que tenía que llegar al evento.

La señora América, madre de una de las bailarinas, expresó que no es justo que se recorte el presupuesto a la Comisión de Ejecutiva de Atención a víctimas (CEAV), pues los dejan sin apoyos para los hijos de las víctimas.

“Yo lo único que pido es la indemnización para mis niñas porque ahí murió mi hija, no vengo a pedir nada que a mi no me ofrecieron; a nosotros nos dijeron que nos darían las custodias de los niños y que les otorgarían becas para que los niños tuvieran beca, y no nos dieron nada”, afirmó la madre.

Incluso dijo que les prometieron un apoyo por la pandemia de covid-19 para sus nietos y que tampoco ha llegado a sus manos, por lo que son más de 44 niños los que hoy carecen sin recursos.

De acuerdo a datos de los familiares de las 30 víctimas, representantes de la Fiscalía van a platicar con ellos para darles algún avance en la investigación, aunque muchos no consideran que se vaya a esclarecer el ataque, ya que las personas que estaban detenidas ya recuperaron su libertad.