Durante sus dos últimos años de libertad, Édgar Valdez Villarreal, "La Barbie", se convirtió en informante de la Administración para el Control de las Drogas (DEA, por sus siglas en inglés) y del Buró Federal de Investigación (FBI, por sus siglas en inglés), aseguró Anabel Hernández.

Al mismo tiempo que era uno de los hombres más importantes del cártel de los Beltrán Leyva, "La Barbie" dio toda la información que sabía del narcotráfico, incluyendo los nexos con políticos mexicanos.

En una entrevista con Aristegui Noticias, la periodista presentó documentos de la Corte de Distrito Norte en Atlanta, Georgia, que detallan que de 2008 a 2010, "La Barbie" dio "información sensible" a las autoridades estadounidense sobre operaciones del narcotráfico.

El documento señala que Valdez Villarreal daba la información a una tercera persona, de la cual se ocultó su identidad para proteger su vida. 

El Departamento de Justicia de Estados Unidos, según los papeles de la Corte presentados por Anabel Hernández, calificó la información de "La Barbie" como "veraz". 

El primer encuentro entre Valdez Villarreal y el gobierno de Estados Unidos fue en 2004, cuando el capo quiso deshacerse de los cargos en su contra en Texas. En esa ocasión "La Barbie" ofreció ayudar con la captura de Joaquín Guzmán Loera, "El Chapo", y Arturo Beltrán Leyva, "El Barbas", pero no lo hizo. 

La ruptura entre Guzmán Loera y Beltrán Leyva, en 2008, lo hizo cambiar de opinión, entonces se convirtió en un informante de la DEA y el FBI.  

De acuerdo con Anabel Hernández, la información que "La Barbie" dio a Estados Unidos podían derivar en la captura de diversos narcotraficantes pero no sucedía porque la compartían con oficiales corruptos mexicanos, quienes a su vez la daban a los cárteles.

Recordemos el caso, por ejemplo, de Iván Arzate Reyes, "La Reyna", quien era el nexo de la Policía Federal con la DEA y que está detenido en Estados Unidos por trabajar con el mismo Cártel de los Beltrán Leyva.

Sin embargo, detalla Hernández, la información que Valdez Villarreal dio a Estados Unidos logró el asesinato de Arturo Beltrán Leyva a manos de la Secretaría de Marina, en Cuernavaca, Morelos, en diciembre del 2009

Cabe mencionar que "La Barbie" ha sido uno de los capos que más ha insistido en las intenciones del entonces presidente Felipe Calderón y su secretario de Seguridad Pública, Genaro García Luna -actualmente detenido en Estados Unidos-, de pactar con todos los cárteles de la droga. 

En noviembre de 2012, la misma Anabel Hernández publicó una carta que le hizo llegar una abogada de "La Barbie" donde detallaba que al menos desde 2002 García Luna recibía sobornos del narcotráfico

Lo mismo pasaba en el círculo cercano de García Luna: Armando Espinosa de Benito, Luis Cárdenas Palomino, Edgar Eusebio Millán Gómez, Francisco Javier Garza Palacios, Igor Labastida Calderón, Facundo Rosas Rosas, Ramón Eduardo Pequeño García y Gerardo Garay Cadena.

También detalló, en la misiva, que Calderón, a través del general Mario Arturo Acosta Chaparro y Juan Camilo Mouriño, su secretario de Gobernación, se reunieron con los líderes de varios cárteles para llegar a un acuerdo.

"La Barbie" explica que los altos funcionarios se reunieron con líderes de "La Familia Michoacana", "Los Zetas", el Cártel del Golfo, Cártel de Juárez, los mismo Beltrán Leyva y el Cártel de Sinaloa. 

Valdez Villarreal destaca lo nombres de Heriberto Lazcano, "El Lazca"; Miguel Ángel Treviño Morales, "El Z-40", ambos de "Los Zetas"; Vicente Carrillo Fuentes, del Cártel de Juárez; "El Chapo" e Ismael Zambada García, "El Mayo" del Cártel de Sinaloa.

El auge y caída de "La Barbie"

Édgar Valdez Villarreal, "La Barbie", nació en Laredo, Texas, en Estados Unidos en agosto de 1973. Desde muy temprana edad, comenzó a delinquir en tierras norteamericanas. A los 19 años fue detenido por posesión de mariguana.

Tras su liberación huyó a México donde siguió con su inmersión en el mundo del narcotráfico.

Aquel famoso apodo lo habría recibido de su entrenador de Futbol Americano cuando aún vivía en Estados Unidos, esto debido a su piel blanca, cabello rubio y ojos claros.

Autoridades estadunidenses le seguían la pista desde el inicio de los 2000, año en la cual le atribuían ya el tráfico de mariguana y cocaína en Texas, Nueva Orleans, Luisiana, Memphis, Tennessee y Misisipi.

Valdez Villarreal fue arropado en 2001 por Arturo Beltrán Leyva, quien en ese momento era uno de los principales líderes de la "Federación", conformado por el Cártel de Sinaloa, Cártel de Juárez y los Beltrán Leyva.

"La Barbie" se ganó la confianza no sólo de "El Barbas" sino de todos los demás hermanos Beltrán LeyvaAlfredo, "El Mochomo"; Héctor, "El H"; y Carlos.

Así Arturo Beltrán Leyva le encargó a Valdez Villarreal arrebatarle al Cártel del Golfo la plaza de Nuevo Laredo, Tamaulipas, una de las principales salidas de droga hacia Estados Unidos.

En respuesta el Cártel del Golfo, liderada en ese entonces por Osiel Cárdenas Guillen, utilizó a su brazo armado llamado "Los Zetas", formado por desertores del Ejército Mexicano.

Durante los primeros años del nuevo milenio, "La Barbie" protagonizó una sangrienta disputa en tierras tamaulipecas.

La importancia de Valdez Villareal fue tal dentro de la organización que también lideroó el cuerpo de seguridad que protegía a "El Chapo" luego de su fuga de Puente Grande en 2001.

Los Beltrán Leyva comenzaron a fortalecerse en la "Federación" y en el mundo criminal. Sin embargo, todo cambió en 2008, cuando "El Mochomo" fue detenido en una supuesta traición de "El Chapo", lo que provocó la separación de los Beltrán Leyva de la Federación.

Los métodos sanguinarios de Édgar Valdez Villarreal, aprendidos cuando se disputó Tamaulipas con el Cártel del Golfo, facilitó que se hiciera de presencia en Guerrero, Chiapas, Querétaro, Quintana Roo, Sonora, Sinaloa, Tamaulipas, Estado de México y la Ciudad de México.

"La Barbie", de acuerdo con indagatorias de la DEA, también se encargaba del lavado de dinero de la organización.

El bastión de Valdez Villarreal era Guerrero, desde ahí se encargaba además del trasiego y cultivo de droga.

En 2009 comenzó el declive del cártel luego del asesinato de Arturo Beltrán Leyva. El 30 de agosto del 2010, "La Barbie" fue detenido por elementos de la Policía Federal en una casa de campo en Cañada de Alferes, una localidad del municipio de Lerma, en el Estado de México.

Cuando fue presentado por la Procuraduría General de la República (PGR) ante los medios, "La Barbie" no dejó de sonreír.

Varias son las fotografías que muestran al sanguinario capo de los Beltrán Leyva vistiendo camiseta deportiva Ralph Lauren, tenis nuevos y una enorme sonrisa.

"La Barbie" es considerado uno de los padres de la inmersión del narcotráfico en la Ciudad de México y el Estado de México. Él "apadrinó" organizaciones criminales que no sólo se encargaban de la venta y distribución de drogas, sino también de cobro de piso y secuestros en el Valle de México.

En septiembre del 2015, "La Barbie" fue extraditado a Estados Unidos y sentenciado a 49 años y un mes de prisión por tráfico de droga y lavado de dinero.

Con información de La Silla Rota