Veracruz, Ver.- La pandemia de covid-19 y las cuarentenas implementadas en varios países han hecho que nos quedemos en casa a mirar películas y series, sin embargo, entre todos los ámbitos afectados también se encuentra el mundo del cine y de las producciones. La cinematografía local no es la excepción.

Todas las producciones en el estado se mantienen detenidas durante la epidemia de coronavirus, en especial ahora que nos encontramos en el punto más alto del contagio, sin embargo, casas productoras en varias partes del mundo comienzan a adaptarse a la nueva normalidad para volver a filmar.

Safe Sets International, es un grupo de estudios, ejecutivos, productores, directores, expertos en salud y plataformas cinematográficas de varias partes del mundo, el cual se unió con el propósito de crear protocolos de sanidad para continuar con las filmaciones de forma segura ante el covid.

Este colectivo proporciona, basado en investigaciones, información, consejos y protocolos, que las producciones independiente y de gran escala deben seguir.

Asimismo, disponen de un curso de sanidad en sets, con el cual se obtiene el Certificado Covid-19 (Nivel A), que acredita que la casa productora conoce los lineamientos de salud, y los pondrá en práctica al momento de realizar grabaciones.

 

 

Ruleta Films, casa productora certificada

Por medio de sus redes sociales, el estudio veracruzano de reciente fundación, Ruleta Films, publicó haber obtenido la certificación Safe Sets  COVID-19 (Nivel A), lo que convierte a esta casa productora en una de las primeras en acreditar el curso en el estado.

Ruleta Films, liderada por el director y productor Alfredo H. Álvarez, cumplió con el certificado internacional, con lo que podrán volver a filmar en el estado, una vez que el semáforo epidemiológico pase a color naranja y eventualmente amarillo, cuando todas las actividades no esenciales podrán realizarse sin restricción.

 

Cambio radical en las filmaciones

Alfredo Álvarez comenta que es un cambio drástico en la industria del cine independiente y de producciones mayores, ya que se afecta de gran forma el flujo de trabajo conocido en los rodajes, el cual depende en gran medida de la exactitud del tiempo y optimización de horarios.

Uno de los lineamientos principales de la certificación, es la reducción de los crews o equipos de filmación, ya que anteriormente era común tener hasta 20 personas en un set, aún en producciones de bajo presupuesto.

Uno de los sellos de las filmaciones es la alimentación, el cual de forma tradicional han sido de tipo bufet, lo cual en tiempos de covid, representa un riesgo debido a la aglomeración de personas en las mesas con comida, y el contacto de manos con los alimentos.

“Tendremos que olvidarnos del catering tipos buffet, ya tendrá que ser lunchbox de forma individual”, aclara el productor.

Comentó que los equipos de filmación están divididos por áreas, como iluminación, decoración, o maquillaje, y anteriormente estaban conformados por varias personas en cada área, pero por la certificación esto se reduce a una sola persona por área, que será la única que tenga contacto con los aditamentos.

Asimismo, el personal de apoyo que generalmente se encuentra en el set deberá trabajar de forma remota por videollamada, para evitar aumentar el número de personas en un solo lugar.

 

 

Para el cineasta, uno de los puntos de mayor riesgo son las áreas del rodaje que tienen contacto cercano con la producción y los actores.

“El más preocupante es maquillaje porque tiene mucho contacto físico con el talento.”

Es por esto que los y las encargadas de ésta área de producción deberán trabajar con protección como guantes, caretas, mascarillas N95, además se deben desinfectar los instrumentos con los que maquillan a los actores.

En los sets, todos y cada uno de los miembros del equipo deberán portar en todo momento mascarillas y caretas, y los equipos desinfectarse después de cada día de rodaje. Todo esto se suma a los lineamentos generales de sana distancia y lavado constante de manos.

Otros aspectos de las producciones como juntas previas y la exploración de locaciones deberán hacerse en su mayoría de forma remota o virtual, por medio de videollamadas y el uso de Google Maps.

“Al iniciar el día se deberá hacer un cuestionario a cada integrante, para ver si no hay indicios de la enfermedad y llevar registro de todas las personas que tocan el set cada día”, menciona el trabajo extra que se deberá realizar.

“Imagina que salga positivo alguien una semana después que acabo el rodaje, hay que avisarle a todas las personas que tuvieron contacto con él, o si alguien presenta un síntoma un día, hay que  regresarlo y notificar a todo el crew.”

Comentó que si alguno de los miembros de la filmación presenta síntomas durante o después de un rodaje, se debe alertar a todos los involucrados, y los responsables del proyecto evaluarán si existe riesgo de un brote, y de ser alto, se debe parar el rodaje para poner al equipo en aislamiento.

“Siempre debe ser la salud primero”, puntualiza el productor.

Comentó que todos estos nuevos protocolos también elevarán los costos de producción, ya que se deben contratar seguros fílimicos que cubran la protección sanitaria del equipo y actores, además de la contratación de servicios de sanitización.