Orizaba, Ver.- Abogados litigantes de la región de Orizaba advirtieron que pedirán juicio político en contra de la Fiscal General del Estado, Verónica Hernández Giadans, y la presidenta del Tribunal Superior de Justicia pues hasta ahora hay una indolencia en esta contingencia sanitaria, sin importar la afectación a ciudadanos y a ellos mismos.

Al manifestarse la mañana de este 26 de junio frente a las instalaciones del Juzgado Segundo de Primera Instancia, señalaron que al momento se tiene un estimado de 600 demandas que están pendientes y que se suman al enorme rezago que de por sí hay en el Poder Judicial, por lo que al ingresar el sistema va a colapsar.

La abogada Elizabeth Orozco Núñez señaló que al momento no se ve ningún movimiento para hacer la reapertura de los juzgados y que las actividades se puedan dar de manera segura, tampoco se ha capacitado al personal en el uso de nuevas tecnologías, a pesar de que en otros estados ya hay tribunales automatizados funcionando al 100 por ciento. 

A su vez, José Antonio Aguilar Herrera, litigante con 30 años de servicio, mencionó que hay otras actividades no esenciales que ya están en actividad y la procuración de justicia, que es esencial, sigue paralizada.

Destacó que ellos están dispuestos a hacer citas, a formar, a cumplir con todos los protocolos que ya se conocen o los que se establezcan, pues además de que ellos también se ven afectados por la falta de trabajo hay casos graves de adultos mayores que están esperando la resolución de sus pensiones y, entre tanto, no tienen ni siquiera servicio médico en esta pandemia, o bien menores conviviendo con progenitores agresores, casos que han sido expuestos a la titular del Tribunal sin que hayan tenido respuesta alguna. 

Resaltaron que, a la fecha, permanecen cerrados los juzgados laborales, que sólo trabajan de forma parcial; así como los de lo contencioso, mercantiles y en el penal solo están recibiendo algunas denuncias.

Luego de manifestarse ante el Juzgado Primero de Primera Instancia, los abogados se dirigieron a las instalaciones del Juzgado Cuarto de Primera Instancia, donde hicieron lo mismo.