Xalapa, Ver.- A una semana y días de la muerte de José, comerciante de 25 años, su mujer Ana ignora la causa del deceso ocurrido la madrugada del 23 de junio en el Centro de Alta Especialidad (CAE) de Xalapa, aunque el reporte es que fue por covid-19.

A la mujer le consterna que ingresaron a su marido por problemas respiratorios, pero con el examen correspondiente confirmaron que no tenía el virus. Pese a los resultados negativos, el nosocomio finalmente determinó que la defunción ocurrió por el nuevo coronavirus.

En entrevista con E-Consulta Veracruz, previa solicitud de anonimato, Ana denunció la negativa por parte del personal del CAE para documentar e informar la causa de fallecimiento de su marido, con quien engendró a 2 niños; uno de 6 y otro de un año.

Ella sospecha de una posible negligencia durante la hospitalización, dado que el acta de defunción cita como causa de muerte: “Covid19-bacteria no identificada”. No obstante, insiste en que la prueba aplicada de manera previa a su marido dio negativa a SARS-CoV2.

“Hablé por teléfono al CAE y me dieron los resultados de covid. Los resultados me los dieron porque yo hablé para que me los enviaran, no porque ellos (los médicos) me lo hayan informado (…); si a mí me hubieran dicho que era positiva estaría tranquila, pero salió negativa la prueba”, relató.

A José se le detectó además una peritonitis en el CAE, así como hipertensión. De acuerdo con Ana, el personal del hospital no atendió dicho padecimiento, o al menos no le dijeron nada del mismo.

“Yo no sé si ellos sabían que tenía otra enfermedad y no lo trataron por haber estado en el área de Covid, y, si ellos sabían, ¿por qué no actuaron para una cirugía de ese padecimiento que tenía? (...); según tenía una peritonitis”, expresó la joven viuda.

El ingreso de José ocurrió el viernes 19 de junio y se prolongó a la madrugada del martes 23. Dicho lapso coincidió con la saturación a casi el 99 por ciento del Centro de Alta Especialidad reconvertido a hospital covid-19.

A inicios de la semana pasada, la Subdirectora de Salud del Ayuntamiento de Xalapa Flor Patricia del Ángel Aguilar, reveló que el CAE prácticamente tenía el 100 por ciento de ocupación.

En la última semana el hospital también quedó evidenciado por la falta de equipo de protección al personal de la primera línea de combate para atender a pacientes y la negativa del Sector Salud de confinar en casa a médicos y enfermeras con alta vulnerabilidad.

Incluso algunos amparos tramitados ante la justicia federal por parte de los trabajadores contagiados señalan que les piden regresar cuando se sientan recuperados.

“NO SÉ EN REALIDAD PORQUÉ FUE SU MUERTE”

Ana explicó que el viernes 19 de junio José ingresó al CAE luego de padecer fiebre durante siete días continuos, pero sin experimentar más síntomas relacionados con la enfermedad del covid-19.

“¿Qué tuvo síntomas del covid? No (...), no tuvo dolor de huesos, no tuvo conjuntivitis. Lo único era la fiebre de 38 grados y la tos y no todo el día estaba tosiendo, solo en la noche tenía el quejido de la tos, era un tosido normal, tos seca, como cualquier gripa”.

Aunque comía muy poco José no parecía enfermo de gravedad e incluso veía televisión con Ana y los niños y por eso su mujer no pensó que pudiese fallecer.

“Él fue ingresado el viernes por problemas respiratorios, entonces me lo regresaron y me lo pusieron en el área de Covid. Le hicieron la prueba y todo. Les dijeron a sus papás que le iban a hablar por teléfono porque así se iba a dar la información del paciente, cosa que nunca pasó y estuve marcando y marcando para saber de él.

Pasaron sábado y domingo. El lunes en la tarde, como a las 5 o 6 de la tarde, le hablaron al padre de José y le dijeron:

“Su familiar va a ser intubado porque le cuesta respirar y eso fue todo lo que nos dijeron, no hubo una firma de por medio, ni mía como esposa, ni de él como padre para que se autorizara el procedimiento”.

Ana descartó no cree que José haya autorizado la intubación, debido al delicado estado de salud e el que se encontraba, según el reporte.

“Él no pudo haber firmado algo. Eso pasó a las 5, a las 6 de la tarde ya estaba intubado, pasó el transcurso de la tarde del lunes, a las 12:30 (de la madrugada) del martes nos marcan que mi esposo falleció”.

A partir de entonces inició la fase más difícil para la familia, no tanto por el papeleo tras el deceso, sino por la incertidumbre de la verdadera causa de la muerte de José.

“Pedí hablar con una doctora encargada de su caso. Nunca salió. Solamente salió la chica que me hizo la hoja de declarante, y le pregunté 'de qué murió', no me contestó. Le pregunté 'a qué hora falleció' y me dijo 'murió a las 12:30 de la madrugada”.

Posteriormente a Ana la transfirieron con la trabajadora social del Centro de Alta Especialidad y de nuevo tampoco recibió respuesta de qué pasó con su marido.

“No me dijo más, me pasaron con la trabajadora social, me pidieron que fuera al módulo de caja, me dieron una hojita verde y lo único que me dijo la trabajadora social fue 've por la funeraria' para que te lo entreguemos y te digo lo que sigue. 

“Fuimos (a la funeraria), regresamos, hicimos el papeleo y todo, no nos dejaron ni verlo. La caja fue totalmente sellada con plástico y decía 'José, covid-19'. En el acta de defunción tiene como 'covid-19, bacteria no identificada'. No me dijeron 'sabes qué, falleció por tal motivo, por esto', no me dijeron nada”, contó.

Ana sospecha por lo tanto de una posible negligencia en el CAE, debido a la detección de una presunta peritonitis durante la hospitalización: “Pero no me dieron un papel que dijera estos fueron los estudios que le hicimos, no me dieron nada”.

De parte del Centro de Alta Especialidad, el área competente no le canalizó a Ana una copia del expediente donde conste el diagnóstico de su marido y no le permitieron comunicarse de ningún modo con José.

En busca de una explicación Ana acudió el viernes al Centro de Alta Especialidad para solicitar una reunión con el subdirector y aunque en un principio la dejaron entrar, el funcionario ya se había retirado de sus labores.

El sábado 20 de junio intentó dialogar con el subdirector del CAE, situación que ya no le permitieron, pues le aclararon que es por cita. Y aunque Ana proporcionó un número de celular para que se pudiera programar la cita, a la fecha nadie se ha comunicado.

“No quiero demandas, ni mucho menos. Yo solo quiero un expediente y una información completa de cómo fue tratado y la firma de quién dio la autorización para que lo intubaran. Solo pido sus papeles de los procedimientos que a él le dieron. ¿Si fue con tal medicamento, por qué si se dieron cuenta de la peritonitis no fue tratado de eso y si se le trató por qué no me dijeron?”.

La afectada recalcó que además el cuerpo de José se lo entregaron en un féretro sellado, pero sin más información de parte del Centro de Alta Especialidad, de ahí que no lo pudo ver antes de su inhumación.

“No me permitieron reconocerlo, (…) fue inhumación, hasta cierto punto tienen dudas (en la familia) y lo que al menos yo busco como esposa es que me digan 'aquí está y falleció por esto y aquí está por qué lo tratamos, hicimos lo posible por salvarlo, no pudimos, lo sentimos' y hasta allí, es todo lo que quiero”.

EL CAE, SATURADO

Con corte al 27 de junio, la Secretaría de Salud Federal reporta 47 decesos por coronavirus en el municipio de Xalapa, de un acumulado de 340 contagios, 95 actuales o activos.

Sin embargo, a nivel regional, la dependencia reporta 5 casos activos en Banderilla; 13 activos en Perote; once en Coatepec; cinco en Emiliano Zapata;2 en Actopan y 5 en Puente Nacional.

Para la región Capital, Salud dispuso la conversión del Centro de Alta Especialidad (CAE) en un hospital covid-19, de manera paralela a la apertura de un Centro de Atención Médica Expandida (CAME-C19) en el Velódromo de Xalapa que sigue sin utilizarse.

En tanto, el Gobierno de Veracruz dispuso que el Hospital Regional “Luis F. Nachón” atienda a pacientes de medicina interna, ginecología y obstetricia; traumatología y ortopedia en el hospital de Coatepec y el Centro Estatal de Cancerología para cirugía.

Por lo anterior, a mediados de junio, personal de Salud advirtió que la capacidad de atención del CAE se acercaba a un límite de 99 por ciento, lo que fue notificado a las autoridades estatales y municipales.

El informe lo proporcionó la Subdirectora de Salud del Ayuntamiento de Xalapa Flor Patricia del Ángel Aguilar y a nivel general, indicó que los casos de covid-19 en la Capital del Estado se incrementaron en una proporción de cuatro a uno.

A esto, se añade que el personal de Salud denunció anteriormente la negativa de las autoridades del Seguro Social y de la Secretaría de Salud del Gobierno de Veracruz para suministrar equipo e insumos de protección personal contra la enfermedad.

Ante dicha situación, distintos juzgados obligaron a las autoridades sanitarias a cumplir con la obligación de entregar mascarillas, guantes y otros complementos para protegerse contra un contagio por SARS-COV2.

De hecho, tribunales federales ordenaron el incumplimiento de las instituciones de salud de proporcionar equipo de protección al personal médico y de enfermería en centros hospitalarios públicos mediante suspensiones de plano.

Lo anterior, luego de que los afectados promovieron recursos de amparo en contra de las condiciones generales de trabajo en las unidades de salud del Instituto Mexicano del Seguro Social, el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales a los Trabajadores del Estado (ISSSTE) y los Servicios de Salud de Veracruz.

Es el caso de 13 trabajadores, de medicina y enfermería, que se quejaron ante la falta de suministro de equipos de protección de parte de las instituciones de salud.

A lo anterior existen casos de trabajadores que, formando parte del grupo de población vulnerable, no recibieron el beneficio del confinamiento social, por lo que igual recurrieron a la justicia federal "quedarse en casa".

Es el caso de una empleada del Centro de Alta Especialidad de Xalapa, víctima del SARS-COV2, que fue obligada a reintegrarse a sus labores cuando no ha sido del todo recuperada.

Ante esto, la agraviada solicitó la protección de la justicia federal, razón por la cual un juez concedió la suspensión de plano del acto reclamado, obligando al CAE a aplicar de nuevo pruebas a la empleada para determinar su actual estado de salud.

Otro caso ocurrió con una trabajadora de la Unidad de Medicina Familiar 57 de Veracruz del Seguro Social, al negarle el derecho de guardar confinamiento para proteger la salud de ella y de su hijo de doce años.

El Juzgado Sexto de Distrito con residencia en Boca del Río concedió una suspensión de plano a favor de los derechos de la madre trabajadora y de su menor hijo, y obliga al Seguro Social a darle respuesta a su trámite para continuar bajo resguardo en casa.