Xalapa, Ver.- Investigadores chinos detectaron una nueva cepa del virus de la gripe con “potencial pandémico” en los cerdos y que puede transmitirse con facilidad a los humanos, según el artículo publicado en la revista PNAS (Procedimientos de la Academia Nacional de Ciencias de los Estados Unidos).

Con base en el estudio el virus de nombre G4 EA H1N1 es muy nuevo y tendría bastante facilidad para mutar y el que sea un virus reciente, hace que las personas tengan poca inmunidad a él y la tasa de contagio potencial sea muy elevada.

“La vigilancia de los virus de la gripe en los cerdos es una medida clave para prevenir la aparición de la próxima gripe pandémica”, señaló el texto.

Debido a esta situación, los científicos llamaron a implementar con urgencia un control sobre este virus especialmente entre los trabajadores de la industria porcina.

La investigación del informe reveló que de 2016 a 2018 se tomaron un total de 338 muestras serológicas a trabajadores de 15 granjas porcinas dando como resultado que el 10.4% de la muestra tenía anticuerpos del virus G4 EA H1N1, además la mayoría de los participantes tenían edades comprendidas entre 18 y 35 años, con un 20.5%.

“Los cerdos se consideran anfitriones importantes o ‘recipientes’ para la generación de este virus. La vigilancia sistemática de los virus de la gripe en los cerdos es esencial para la alerta temprana y la preparación para la próxima pandemia potencial “, explicó el estudio.

Sin embargo, la investigación dijo que en este momento no hay evidencia de transmisión de persona a persona, por lo que no tenemos entre manos otra epidemia global.

En tela de juicio... la "nueva cepa de gripe"

Eric Feigl-Ding, de la Universidad de Harvard, detalló a través de redes sociales que la información anterior resultaría prematura y un poco sensacional, pues se trata de un virus que sólo ha afectado a cerdos por el momento.

Feigl-Ding añadió que los casos sólo se han dado a conocer en dos cerdos y que el contagio no se ha dado entre humanos; aparte de que no es un virus nuevo, sino que su origen ocurrió en 2016. 

Además, el experto compartió la opinión de Carl T. Bergstrom, profesor de Biología de la Universidad de Washington, quien cuestionó la veracidad del estudio publicado, empezando desde que PNAS cobra para acceder al artículo.