Xalapa, Ver.- Algunos grupos delictivos han usado la contingencia sanitaria por el virus SARS- CoV-2 para restringir la movilidad urbana, impusieron toque de queda, amenazaron a personal médico y cobraron impuesto. En Veracruz, el Grupo Sombra obligó a la restricción de la movilidad de los ciudadanos de Tuxpan.

La Secretaría de Gobernación presentó el Informe Observaciones sobre Violaciones a Derechos Humanos cometidas durante la Contingencia Sanitaria por covid-19, a través de un monitoreo detectaron que los delincuentes se han valido del aislamiento social para amedrentar a la población en Guerrero, Sinaloa, Veracruz y Nayarit.

La federación reportó que algunos gobiernos -estatales y municipales- impusieron medidas que son violatorias de derechos humanos. En Veracruz se detectó la reducción de movilidad (4 casos) y con la instalación de filtros sanitarios (3 casos).

El documento señala que la instalación de retenes, cierres de fronteras estatales o municipales, y cierre de carreteras, son restricciones severas al derecho al libre tránsito, y ni estados, ni municipios tienen competencia para dictarlos, salvo que haya una autorización expresa del Consejo de Salubridad General para establecer cordones sanitarios

Sin embargo, se destaca que al implementar el uso de la fuerza no cumplen con los requisitos de proporcionalidad. En abril y mayo se implementaron 54 toques de queda a nivel nacional.

El hecho, además de ser un abuso de autoridad, puede tener efectos graves en materia de seguridad, ya que dichos dispositivos facilitan la participación del crimen organizado en las acciones de castigo y filtros sanitarios, como se documentó en el reporte.

En Veracruz del 26 de abril al 2 de mayo, el grupo delictivo Sombra obligó al aislamiento de pobladores en Tuxpan, destaca el reporte.