Xalapa, Ver. - Fermín “N”, un reo del Centro de Reinserción Social de Pacho Viejo en Coatepec reportó al director del penal tener síntomas de Covid-19 a principios del pasado mes de junio.

Sin embargo, el funcionario de la Secretaría de Seguridad Pública le negó su traslado a un hospital, razón por la que, con ayuda de un abogado, tramitó un amparo ante la justicia federal.

El trámite seguía su curso, pero se confirmó la muerte de Fermín el pasado 19 de junio, luego de ser internado en el Centro de Alta Especialidad (CAE) de Xalapa, nosocomio en donde se atiende a pacientes con el virus en la región.

Cabe señalar que el 5 de junio comenzó el juicio de garantías ante el juzgado primero de Distrito. Desde entonces se estableció que el interno ya tenía dificultades para respirar, entre otros síntomas.

Además, se señaló al director del penal de no proporcionarle la atención médica requerida, así como por negarse a trasladarlo, consiguiendo la suspensión de plano.

El juez instruyó a que el recluso recibiera de inmediato el reconocimiento médico y las pruebas conducentes para confirmar o descartar si era positivo al COVID-19.

En análisis posible omisión

Desde que concedió la suspensión de plano la autoridad federal advirtió que la violación a sus determinaciones podría ser equiparables a la comisión del delito de abuso de autoridad.

Para el 9 de junio el titular del Área de Servicios Médicos del Centro de Reinserción Social Zona I Xalapa y el director informaron el cumplimiento dado a la suspensión de plano y haber realizado las gestiones necesarias, según un oficio de solicitud realizado a la Jefa de Jurisdicción Sanitaria número V.

Sin embargo, el 12 de junio el director del CERESO justificó que no fue posible realizar al quejoso Fermín “N” la prueba de COVID-19, toda vez que el 7 de junio fue trasladado de manera urgente al Hospital regional "Dr. Luis F. Nachón", al presentar posible insuficiencia respiratoria.

De acuerdo con el expediente del amparo, el interno fue trasladado posteriormente al Centro de Alta Especialidad "Dr. Rafael Lucio", por lo que el juez dio 6 horas

para informar el Estado de Salud del recluso, ya que en caso contrario se les impondría una multa de 50 Unidades de Medida y Actualización.

“Multa mínima establecida para sancionar el incumplimiento a las determinaciones de este órgano de control constitucional, que podrá incrementarse según el actuar u omisiones de las autoridades requeridas”.

El 15 de junio las autoridades seguían sin informar el Estado de Salud del interno y el director del CERESO justificó que pidió la información al director del CAE. El juez dio un plazo de 24 horas para que rindiera el informe sobre el estado de salud del quejoso, así como de su tratamiento médico.

El 19 de junio el juez nuevamente ordenó el director informar el seguimiento que está realizando al tratamiento prescrito, añadido que ya habían sido recibidas las constancias requeridas inicialmente.

Posteriormente se notificó en el oficio signado por el director del Centro de Alta Especialidad en el que informó que el interno falleció el 18 de junio, lo que se corrobora con el resumen medico signado por el Jefe de Servicio de Medicina Interna del CAE.

Ahora el juez requirió el Encargado del Registro Civil del Estado de Veracruz, para que, dentro del término de 3 días, informara si cuenta con información relativa al acta de defunción de Fermín Ramírez Bonilla y de ser así, remita copia certificada.

A partir de que se confirmó el fallecimiento del interno, la autoridad jurisdiccional requirió al director del Centro de Reinserción Social Zona I Xalapa para que, dentro del término de 3 días, proporcione copia certificada del expediente clínico del quejoso: “con las bitácoras de atención médica desde el comienzo de su enfermedad, hasta el ingreso al hospital”.

El director de la prisión ya entregó la información solicitada en el proveído de 26 de junio pasado, de ahí que el juez tomó conocimiento de su contenido “para los efectos legales a que haya lugar”.