Xalapa, Ver.- Al menos 10 personas ya fueron identificadas como presuntos participantes de los destrozos y disturbios hechos el pasado 8 de junio, quienes podrán ser detenidos, informaó el secretario de Seguridad Pública (SSP).

El funcionario señaló que la dependencia  ya se encargó de aportar pruebas necesarias a la Fiscalía General del Estado (FGE) y serán las autoridades quienes se encarguen de determinar responsabilidades.

Tras ello se girarían órdenes de aprehensión, para que quienes participaron en la manifestación violenta se hagan responsables por sus actos.

Gutiérrez Maldonado exhortó a la población a optar por manifestaciones pacíficas y con sustento, pues serán estos actos los que serán respetados por autoridades y atendidas por autoridades.

Fue a través de cámaras de videovigilancia de la ciudad que se dio con la identidad de los presuntos responsables, aseguró el titular de la SSP, mismas pruebas que ya fueron remitidas a la FGE.

¿Qué pasó el 8 de junio?

Negocios, oficinas de medios de comunicación, bancos, iglesias y las letras turísticas de Veracruz que el gobierno acaba de instalar en la plaza Sebastián Lerdo de Tejada quedaron reducidas a pedazos luego de una manifestación de ese lunes 8 de junio.

Los inconformes, encapuchados y portando martillos, palos y botes de aerosol, partieron del Teatro del Estado al centro de Xalapa.

En su camino vandalizaron comercios, edificios religiosos y bancos, como medio de protesta contra la policía estatal.

Lo anterior, en un contexto de una manifestación pacífica de amigos y familiares del joven Carlos Navarro Landa, fallecido en separos del cuartel San José de la Secretaría de Seguridad Pública, por un supuesto infarto al miocardio.

Además, en su paso rumbo al primer cuadro de Xalapa, los manifestantes imprimieron con aerosol la insignia de "anarquía" en las paredes.

Rompieron vidrios de las fachadas de diversos negocios y dañaron a golpes los cajeros automáticos de la sucursal de BBVA-Bancomer de Ávila Camacho. También rompieron las entradas de cajas de ahorro, financieras, casas de empeño y en la tienda Elektra.

El contingente destruyó los cristales de la Primera Iglesia Bautista de Xalapa y rompió imágenes del Templo Expiatorio Sagrado Corazón de Jesús, este último en la calle Zaragoza, concluyendo en la plaza Lerdo, en donde destruyeron las letras turísticas de Veracruz instaladas por el gobierno e intentaron pintar la Catedral Metropolitana.

Algunos de los negocios sufrieron el vandalismo de los casi 50 manifestantes, cubiertos del rostro y algunos, acompañados de menores de edad.

Además, con cada ataque a los negocios los propios manifestantes obstruyeron con mamparas a los medios de comunicación y en algunas ocasiones intentaron rosearles aerosol a los reporteros y amagaron con golpearlos.

Ante dicha manifestación violenta, los familiares y amigos de Carlos Navarrete se deslindaron de estas acciones, mismas que reprobaron pues ellos emprendieron una movilización pacífica