Xalapa, Ver.- Los domingos familiares en el parque Los Berros llevando a los niños a montar ponis y caballos parecen haber terminado. Esta actividad fue suspendida por la pandemia de covid-19 y todo indica que el Ayuntamiento no permitirá que regrese.

Aunque por años se toleró la monta recreativa en este parque de la capital veracruzana, ahora las autoridades afirman que harán valer el reglamento que la prohíbe, considerándola como maltrato animal.

Este domingo 5 de julio el gobierno municipal suspendió la colecta “Salva la Tradición”, con la que propietarios invitaban a la ciudadanía a apoyar con donaciones para la manutención de caballos y ponis utilizados con fines recreativos en el parque Los Berros.

Los trabajadores del Centro de Salud Animal señalaron que la “tradición” contradice el reglamento de Administración Pública Municipal y de Bienestar y Protección a los Animales, medida que recibe el respaldo de grupos animalistas.

Además, el jefe de la Unidad de Salud Animal, José Luis Ronzón Ronzón justificó que la colecta representaba un riesgo para la salud de la ciudadanía, pues se les exponía a contagios del virus y una posible aglomeración de personas.

"Estas son actividades lucrativas. Están violando diversos artículos del reglamento. Las multas podrían ser de hasta 5 mil 069 pesos porque en Xalapa no se permite la explotación animal", refirió.

Recordó que el semáforo epidémico en Xalapa se mantiene en color rojo y por lo tanto representa una actividad de riesgo acudir a concentraciones de personas.

“La gente debe comprender que estamos en semáforo rojo por la emergencia sanitaria. No debe exponerse con este tipo de actividades y además debe saber que estas acciones contravienen la ley”, concluyó.

Explicó que a la letra dicha actividad contradice los artículos 47, 55 y 56 del Reglamento de Bienestar y Protección a los Animales, aunque a la vez deja sin sustento a familias en medio de una parálisis económica derivada de la emergencia por la enfermedad del covid-19.

“TRADICIÓN” QUE DIVIDE OPINIONES

Para este fin de semana simpatizantes con los paseos de equinos en el parque Miguel Hidalgo organizaron el evento "Salva la Tradición" a fin de recaudar recursos para apoyar a dueños, cuidadores y animales perjudicados con la suspensión de actividades no esenciales y la clausura de parques y espacios públicos.

De hecho, una publicación compartida en redes pedía a los ciudadanos participar en la colecta para evitar que el dueño "durmiera" a los equinos, es decir, los sacrificara.

Sin embargo, el Ayuntamiento respondió con un comunicado y recalcó que no existe permiso para la concentración de personas (por las medidas de sana distancia). Además, subrayó que no se permite la explotación de animales en el suelo urbano del municipio.

"El Reglamento de Bienestar y Protección a los Animales prohíbe expresamente los actos de crueldad con los animales que impliquen venta y explotación, así como la prestación del servicio de monta recreativa en los parques o espacios públicos y en el suelo urbano del municipio", expresó el comunicado.

SE APLICA LA LEY

Si bien la prohibición cancela una costumbre de 3 décadas en Los Berros, esta medida posiciona a Xalapa como la segunda capital de México donde se sanciona el uso de animales con propósito de explotación para el turismo.

La primera capital en eliminar dicha práctica es Guadalajara, con la introducción de calandrias de motor y el desuso de equinos a partir del primer semestre de 2017; no así Mérida donde los paseos en calesas es práctica vigente.

El 30 de abril de 2013, el Cabildo de Xalapa aprobó el Reglamento de Bienestar y Protección a los Animales, disposición que no eliminó por completo la explotación o el maltrato de animales en suelo urbano.

Cuatro años después de la emisión de los estatutos se procedió con el retiro paulatino de mulas y caballos explotados por los recolectores de basura.

En 2017, el municipio reemplazó 27 equinos usados para la carga de basura por un número igual de motocargos para uso de los carretoneros; a los animales se les jubiló y se les transfirió a ranchos.

Pese a la disposición, en el parque de Los Berros continuó la costumbre de paseos a caballo con propósitos recreativos, práctica que contradecía los artículos 47, 55 y 56 del reglamento. 

Al respecto el jefe de la Unidad de Salud Animal de Xalapa, José Luis Ronzón Ronzón, denunció que sufren maltrato por parte de sus cuidadores y dueño los equinos usados para los recorridos en Los Berros.

"Esos animales están trabajando, no tienen comida, no tienen agua, están llenos de garrapatas", expresó.

En todo caso, admitió que la Unidad de Salud Animal no puede intervenir en tanto no se configure el maltrato contra los animales y añadió que la Fiscalía Especializada en Delitos Animales y contra el Medio Ambiente puede iniciar la revisión correspondiente en caso de heridas.

De acuerdo con José Luis Ronzón, el artículo 47 refiere que, aunque la monta recreativa requiere autorización del municipio, prohíbe expresamente la prestación de esta en el suelo urbano, en parques y en espacio público.

El 56 prohíbe el traslado de animales al interior del municipio con la finalidad de promover espectáculos de cualquier otro tipo y el 66 y 67 prohíben el sacrificio de animales, salvo en aquellos ejemplares enfermos, accidentados, incapacitados o con trastornos seniles.

José Luis Ronzón explicó que la sanción por dicha actividad contempla una multa de entre los 30 a las 60 unidades de medida y actualización, es decir, de entre 2 mil 534.7 a 50 mil 069.4 pesos a partir de una UMA de 84.49 pesos.

Aparte de que la sanción la aplica el Ayuntamiento, el municipio debe dar vista a la Fiscalía para abrir una carpeta de investigación. 

A la par los paseadores de caballo no acatarían los acuerdos PM/002/2020, PM/003/2020, PM/004/2020 y PM/007/2020 emitidos por el Ayuntamiento sobre las medidas de sana distancia contra la enfermedad de SARS-CoV2, a partir de la contingencia por el virus.

"Ellos no están haciendo caso al alcalde y no están respetando las medidas”.

El servidor observó a la vez que el cierre de un espacio público o la falta de ingresos no es motivo para amenazar a las autoridades con "matar a los caballos", tal y como se publicó en redes sociales.

"No porque esté cerrado (el parque) amenazas a las autoridades con matar un animal ¿quién eres tú para matar un animal?, ¿Quiénes son ellos para matar a los animales? como ya se hizo público que los van a matar, tiene que intervenir la fiscalía especializada en delitos contra los animales", opinó.

SÓLO PIDEN TRABAJO

En entrevista una de las propietarias de los animales dijo que sólo pide apoyo para sostener a los equinos y una forma de conseguir su sustento.

Negó que sea verdad que vayan a “dormir” a sus ponis y caballos, pues fue un comentario que surgió en redes sociales y no por parte de los propietarios.

Explicó que el paseo en caballo por Los Berros acumula 28 años de tradición, y la alimentación implica la compra de cuatro pacas de forraje por equino, a razón de 120 pesos cada una, de ahí que en su opinión no hay maltrato.

"Yo lo que quiero es que me dejen trabajar o que me apoyen con algo para seguir manteniendo mis animalitos, y no puedo hablar de otras cosas más que alimentos para mis animales”.

Reiteró que los propietarios no sacrifican a sus animales y dijo desconocer de dónde pudo provenir el rumor o la versión publicada en redes sociales.

Pidiendo anonimato añadió que en su caso la suspensión de actividades no esenciales se sumó a que uno de sus hijos dejó de trabajar y, por lo tanto, la familia empezó a pedir fiada la comida, reiterando que ella “está acostumbrada a trabajar”.

"Me da pena. No estoy acostumbrada a que me apoyen, estoy acostumbrada a trabajar”.

Explicó que la alimentación de los caballos implica la compra de cuatro pacas de avena o alfalfa para un solo animal a la semana.

"Y me puede rendir al lunes, martes y vuelvo a lo mismo, la avena cuesta 120 pesos, depende si está chica o grande”.

Aclaró que por el paseo a caballo la familia paga derechos a la autoridad de Comercio del Ayuntamiento, de ahí que ahora les sorprendió el anuncio de la prohibición y la falta de apoyos del Ayuntamiento.

"Yo no más pido que le llegue a (Andrés Manuel) López Obrador esto (la situación). Que sepan que el Gobernador (Cuitláhuac García) y el presidente municipal (Hipólito Rodríguez) los tenemos en contra", concluyó.