Xalapa, Ver.- El cierre de las escuelas desde el mes de marzo ha provocado estragos en vendedores ambulantes que solían rodear primarias y secundarias del primer cuadro de la ciudad. La incertidumbre sobre el inicio del nuevo ciclo escolar les preocupa, pues los ahorros ya se acabaron y no reciben apoyo gubernamental.

Don Miguel, vendedor de Bon Ice desde hace varios años, confirma que la pandemia del virus SARS-CoV-2 genera graves estragos en su economía y aunque a diario sale a vender a las calles, “no hay niños” y son pocos los adultos que optan por un hielo para contrarrestar los efectos del calor.

Las escuelas les permitían “alivianar” sus ingresos, pero la incertidumbre por el inicio del nuevo periodo -que se había programado para el 10 de agosto- le inquieta, pues no saben si el próximo mes mejorará su venta.

Este 09 de julio el Secretario de Educación Federal, Esteban Moctezuma, confirmó que el regreso a clases dependerá de la semaforización de cada entidad federativa y municipio. En algunos casos se podría prolongar hasta el 21 de septiembre.

“Ahorita no hay fecha para el regreso a clases. La venta bajó más de la mitad, esto está muy difícil y ya se está acabando (el ahorro)”.

Considera que ha faltado sensibilidad de la autoridad municipal y estatal para brindar apoyos, pues antes de entregar una “despensa” te preguntan de qué trabajas, sin entender, que la pandemia ha afectado a todos por igual.

Lo ideal, dice, sería que personal del municipio acuda a cada colonia a llevar alimentos básicos a la población, pues la gente la está pasando mal por la falta de empleo y de ingresos, “para que le hacen tanto drama y ellos ya saben dónde está la necesidad”.

Cuenta que él no buscó un crédito de los que ofrece el gobierno, pues no sabe cuándo va a mejorar la situación y si podrá pagar, incluso, duda ser sujeto de crédito al ser un ambulante que vende hielitos de sabor.