Coatzacoalcos Ver. – Para el presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE) en el sur de Veracruz Esteban Enríquez España, una de las opciones para reducir aglomeración de personas es que los bancos abran todas sus sucursales dentro de la ciudad, pues al abrir solo las del centro se generan largas filas afuera de los establecimientos como ha sido expuesto en varias ocasiones.

“Uno ve las primeras tres o cuatro personas de la fila que guardan la sana distancia y el negocio todavía se hace cargo de esas personas, pero de ahí para fuera ya no lo hacen. Es un problema serio por eso nosotros insistimos en que abran todas las sucursales con ciertas restricciones”, indicó.

 

 

El líder camaral dijo que el problema incrementa porque cada sucursal atiende con menos de cuatro ventanillas y menos de tres ejecutivos, lo cual retrasa el servicio y genera pérdida de tiempo.

Desde el inicio de la contingencia sanitaria, algunas sucursales bancarias advertían a sus cuentahabientes sobre el ingreso de menos de diez personas a las sucursales como medida sanitaria para evitar contagios de covid-19. Aunado a ello, advertían que algunas sucursales serían cerradas, principalmente aquellas ubicadas en plazas comerciales del poniente de la ciudad.

“Entendemos que no pueden abrir todas las cajas, pero si pueden hacerlo con todas las sucursales y pues que sean cuidadosos con las medidas sanitarias. Sabemos que todos nos tenemos que cuidar, pero sí ellos organizan a sus trabajadores y agilizan la atención a clientes sería mejor y no tendríamos largas filas que le dan vuelta a varias cuadras”, reiteró Enríquez España.

 

 

Una de las acciones implementadas por la Cámara Nacional de Comercio afuera de los bancos, es pintar círculos con un metro de distancia para que se ubiquen las personas y se respete la sana distancia, sin embargo, no siempre es respetado y más cuando los rayos solares obligan a romper la fila para cubrirse.

Aunque no hay forma de controlar la gran cantidad de personas pues hay días como las quincenas, donde se observan hasta 500 personas haciendo fila afuera de una sola sucursal, donde no hay distinción de edades, pues los adultos mayores son los primeros al acudir a resolver problemas por sus pensiones.