Coatzacoalcos, Ver.- Han pasado tres días desde que Argenis Leonardo Hernández desapareció en la Villa de Allende perteneciente a Coatzacoalcos, y su madre lo busca con desesperación sin tener pista alguna de su paradero. Este miércoles la señora acudió a la Unidad Integral de Procuración de Justicia para denunciar su desaparición.

Tras interponer la denuncia, la señora Anita Hernández Lara, madre de Argenis, indicó que el joven de 20 años fue visto por última vez en la Villa alrededor de las 23:00 horas del domingo 12 de julio, cuando era seguido por un taxi, según lo informado por algunos vecinos.

“Y hasta ahorita el día de hoy no sabemos nada de él, si está vivo o lo tienen secuestrado no me han hablado no sabemos nada de él y pues con mis familiares lo hemos estado buscando, pero no sabemos nada”, manifestó la madre.

Anita imprimió fotos de su hijo de ocupación albañil, para pegarlas en espacios públicos con la esperanza de que alguien le pueda dar informes sobre su paradero. Su búsqueda lo ha llevado hasta el estado vecino de Tabasco, donde sigue sin recibir alguna información.

“Mi hijo es moreno claro, ojos cafés claros y casi se parece a mí, no tiene tatuajes; tiene una pequeña cicatriz en sus cejas”, describió la señora.

El hambre se ha ido para Anita mientras el dolor incrementa ante la desaparición de su hijo, quien ya es padre de un menor de cuatro años de edad, para quien asegura trabaja día a día para sacarlo adelante.

La foto de Argenis ya fue entregada a las autoridades y publicada en redes sociales, para tratar de localizarlo, pues Anita señala que su hijo no tiene problema con nadie y siempre se ha dedicado a trabajar, aunado a que siempre avisa cuando sale por motivos que no son de trabajo.

“Este dolor es muy grande y ya no sabemos qué hacer, yo no sé que hacer lo necesito, su sonrisa, su forma de ser, ya estamos desesperados”, expresó la madre desconsolada.

En la Fiscalía Regional fue recibida su denuncia e iniciaron su búsqueda, incluso ya fue emitida la alerta correspondiente de parte de la Comisión Estatal de Búsqueda, mientras la señora guarda la esperanza de que su hijo regresa sano y salvo.

“Si alguien tiene a mi hijo regrésemelo porque ya no sé qué se hacer, se los ruego”, pide por última vez Anita.