Xalapa, Ver.- Dado el incremento exponencial de contagios, el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) tuvo que modificar su proyección inicial de la pandemia de la enfermedad del SARS-CoV2 en Veracruz; el semáforo verde se aleja para la entidad.

De este modo, el nuevo cálculo del Modelo AMA advierte de un nuevo "pico" de la enfermedad en un punto entre el 22 y el 25 de julio de 2020, de acuerdo con los cuantiles proyectados.

La mediana del Modelo MIA advierte que entre el 21 y el 29 de julio el número de casos confirmados puede alcanzar los más de 200 por día; mientras, los cuantiles del mismo pronóstico prevén entre 2 mil 929 y 3 mil 109 decesos en las próximas jornadas.

Además, la Secretaría de Salud del Gobierno de México calculó un incremento en los contagios de covid-19 y a la vez advirtió de un alza en la incidencia de la enfermedad en los municipios de Veracruz, Xalapa y Poza Rica.

Para el académico de la Maestría en Epidemiología de la Universidad Veracruzana (UV), Mauricio Fidel Mendoza González, el Gobierno de Veracruz y la Secretaría de Salud reaccionaron de un modo inadecuado ante los contagios, al no aplicar una respuesta homogénea para los 212 municipios.

Ejemplo de esto, observó que el Gobierno estatal aplicó cierre a la vialidad y supervisión al comercio y el transporte en las demarcaciones con más contagios, no así en otros municipios que forman parte de sus conurbaciones.

A esto, criticó que la salida a la "nueva normalidad" se desenvolvió en medio de un descontrol, afectando al comercio local sin un plan de reactivación que ya estaba golpeado por los continuos cierres de vialidades y la cuarentena.

Mauricio Fidel Mendoza enfatizó que en el tema de las acciones de salud contra el covid-19 no bastan solo los ventiladores, sino que el personal en hospitales sufre agotamiento, y los Centros de Atención Médica Extendida carecen de personal y dan a la población una falsa idea de que hay más camas hospitalarias para los pacientes.

El investigador urgió a que se apliquen medidas homogéneas, no sólo para las ciudades con más contagios, sino para todos los municipios insertados en zonas metropolitanas y con un flujo continuo de personas.

"Estamos en ascenso y mientras no se note que hay una intervención directa en los lugares difícilmente vamos a ver el momento en que se detenga" enfatizó y compara que los casos de SARS-CoV2 por día se asemejan a una "meseta".

NUEVAS PROYECCIONES

El Modelo AMA, alojado en el Ecosistema Nacional Informático COVID-19 y desarrollado por académicos del Centro de Investigación en Matemáticas (CIMAT-CONACYT) y el Instituto de Matemáticas (IMATE) previó un escenario futuro para la pandemia del SARS-CoV2 para junio, julio y los primeros días de agosto.

El 29 de mayo, el Conacyt previó que entre el 30 de mayo y el 1 de junio la estadística registraría un descenso de casos diarios y dicha disminución podría continuar durante todo junio.

Cabe destacar que la disminución de casos sí se registró, pero sólo el 31 de mayo. Entonces los contagios cobraron un nuevo impulso, de ahí que los casos por día reflejaron un incremento continuo durante el mes y la primera semana de julio.

El modelo inicial previó que la pandemia alcanzaría un "pico" entre el 29 y el 8 de julio, previsión que sí se dio al comparar las estadísticas de mayo, pero de nuevo alcanzó un repunte el 15 de julio con 485 contagios en un sólo día.

El Modelo AMA proyectó inicialmente un "aplanamiento" de la curva entre el 5 y el 8 de julio, cálculo que no se cumplió. Además, se estimó que para el 11 de agosto el número de decesos alcanzaría las mil 859 personas acumuladas, cifra que quedó rebasada este 15 de julio con más de 2 mil muertes acumuladas.

El cálculo del Conacyt indicó en ese entonces que entre el 4 de junio y el 9 de junio la demanda de camas hospitalarias (no de terapia intensiva) alcanzaría las 3 mil 469 unidades y que la demanda de camas de cuidados intensivos alcanzaría el 5 de junio el pico de 628 unidades demandadas.

El nuevo cálculo del Conacyt indica una mediana de 250 casos confirmados por día el 17 de julio y un "aplanamiento" de la curva a partir del 27 de julio.

Sin embargo, los cuantiles de la proyección del Conacyt indican intervalos de que podrían registrarse un "pico" de casos diarios de la enfermedad entre el 22 y el 25 de julio.

En esta misma proyección, los cuantiles contemplados por el Conacyt advierten de una posible frecuencia de entre 2 mil 929 y 3 mil 109 decesos en los próximos días; la mediana en este cálculo prevé más de 2 mil 160 decesos para el 17 de julio.

Conacyt previó además una demanda de mil 451 camas de hospital de no cuidados intensivos para el 19 de julio, considerado un "pico", y dicha tendencia comenzaría a disminuir el 25 de julio.

Además, proyectó una demanda de 339 camas de terapia intensiva en un punto del 18 al 22 de julio.

Cabe recordar que estas proyecciones se sustentan en mediciones a partir de los casos diarios registrados en zonas metropolitanas, por lo tanto no representan una cifra definitiva.

SALIDA DESCONTROLADA

De acuerdo con el académico de la Maestría en Epidemiología de la Universidad Veracruzana (UV), Mauricio Fidel Mendoza González, las primeras proyecciones del avance de la enfermedad se consideraron a partir de los modelos en otros países.

"En China, cuando hablábamos del número de casos, es una cantidad mínima: los cuatro mil muertos que tuvieron allá, no es nada con lo que está pasando aquí y en Estados Unidos, así como en muchos países".

Añadió que para esta fecha, resultan insuficientes considerar las primeras proyecciones de instancias como el Conacyt.

"Ni siquiera es lógico en este  momento pensar, lo de junio ya hay que dejarlo de lado, estamos en ascenso y mientras no se note que hay una intervención directa en los lugares difícilmente vamos a ver el momento en que se detenga".

Advirtió que a más de cinco meses de los primeros casos de SARS-CoV2 en México, el Sector Salud carece de pruebas, no da seguimiento a los casos ni a los contactos de los enfermos y no existe un mecanismo de apoyo al aislamiento de las personas.

"Y la apertura de esta nueva normalidad lo único que generó fue una salida descontrolada de la población y apenas ahorita empezamos a ver ciertas medidas de control: el problema no era que saliera la gente, sino la forma en que se dio todo esto".

Comparó que en Ciudad de México la tendencia "se ha aplanado", pero observó que en aquella entidad se está cumpliendo la proyección de una "meseta", que se está prolongando.

"Por eso para la federación Veracruz es un estado de muy alto riesgo para este momento, porque no hay medidas de control adecuadas y hay un crecimiento exponencial de la enfermedad".

El investigador consideró que las medidas de reducción de la movilidad que el Gobierno de Veracruz actualmente está aplicando en 38 municipios, del 15 al 31 de julio, deberían aplicarse a un mayor número de áreas en la entidad.

"No más de repente agarran y dicen: 'un municipio porque tiene muchos casos o muertes' se cierra, pero 'los que están alrededor, qué pasa con ellos'" comparó, citando los casos de Banderilla y Emiliano Zapata, que fueron excluidos de la medida de filtros sanitarios en las cabeceras pese a ser de la zona metropolitana de Xalapa.

En este punto alertó de una descoordinación de las decisiones de Gobierno con la autoridad sanitaria, e incluso, "regaños" a la población de parte de la Secretaría de Salud.

"Le está quedando grande la pandemia a los que están tomando decisiones en el estado", explicó a modo de describir que el control de la enfermedad rebasó a las autoridades.

Por lo anterior, insistió en la necesidad de medidas activas, efectivas y homogéneas, no limitativas pero si con impacto en una sola conurbación.

Otro punto que observa Fidel Mendoza González es que desde hace tiempo que las autoridades debieron concertar reuniones con el comercio para analizar las medidas pertinentes para reabrir actividades.

"Un cierre agresivo a la gente le cae como balde de agua fría encima y tú te preguntas si es equitativo las medidas de control que le están pidiendo a monstruos comerciales como Wal-Mart que a la persona que tiene un carrito con verduras".

Mendoza González alertó que los anuncios de las ampliaciones de espacios de salud, entre estos los Centros de Atención Médica Expandida del Velódromo de Xalapa y el Centro de Raqueta de Veracruz, intuyen una falsa idea de una mayor cantidad de camas covid-19, cuando no es así.

"Muchos hospitales no dan para crecer más y no cuentan los elementos, y la medida no es tener más respiradores, el personal de Salud ya está agotado, no hay quien atienda a esos pacientes: no es solo ampliar sino ampliar todo con equipo y personal".

Y derivado de este agotamiento del personal de salud, este tiende más a cometer errores tanto en la atención como en sus propias medidas de protección y por lo cual, cae en círculos viciosos.

Indicó que de parte de la autoridad no existe reciprocidad para el personal de salud y sus demandas, y de ahí, la necesidad de los trabajadores de solicitar el amparo de la justicia federal para el respeto de sus derechos.

A esto añadió que la Secretaría de Salud descuida otros padecimientos distintos al coronavirus: dengue, infartos, partos de alto riesgo, fracturas y violencia.

"La resaca va a ser muy grande a otras causas de enfermedad y muerte que se van a ampliar y en el país, las muertes maternas por coronavirus van en aumento".

En este punto, el académico Mauricio Fidel Mendoza advierte que el hecho de que se "estanque" la incidencia de casos no es motivo para que las personas "se confíen".

"Ninguno de los 212 municipios del estado de Veracruz debe de confiarse, aún aquellos que no han manifestado casos o aún aquellos que no han tenido muertes, porque ese sería un análisis de mayor profundidad".

TENDENCIA QUE CRECE 

El pasado miércoles 15, la Secretaría de Salud de México advirtió de una tendencia al alza en cuanto los contagios en tres ciudades de Veracruz: Veracruz, Xalapa y Poza Rica.

En las tres localidades, el Director de Epidemiología de la Secretaría de Salud, José Luis Alomía Zegarra indicó de un aumento en la incidencia de contagios por cada cien mil personas, y de un descenso en Córdoba y Coatzacoalcos, luego de que ambas demarcaciones alcanzaron "picos" en la semana epidemiológica 26.

Alomía Zegarra enfatizó de posibles 16 mil 994 casos estimados en el estado, y de estos, 2 mil 762 corresponderían a activos; además de 2 mil 122 decesos estimados.

Ante el incremento de casos, el Gobierno de Veracruz anunció medidas de reducción a la movilidad en 38 municipios: Álamo Temapache, Coatzintla, Martínez de la Torre, Pánuco, Papantla, Poza Rica, Acayucan, Agua Dulce, Alvarado, Amatlán de los Reyes, Boca del Río, Carlos A. Carrillo, Coatepec, Coatzacoalcos, Córdoba, Cosamaloapan, Cosoleacaque, Fortín, Ixtaczoquitlán, Jáltipan, La Antigua, Las Choapas, Lerdo de Tejada, Medellín, Minatitlán, Nanchital, Nogales, Orizaba, Perote, Río Blanco, San Andrés Tuxtla, Santiago Tuxtla, Tierra Blanca, Tres Valles, Tuxpan, Veracruz y Xalapa.

Sin embargo, este jueves 16 de julio, comerciantes de la zona centro, en multitud y sin respetar la sana distancia, "rompieron" el filtro vial instalado en los accesos al primer cuadro.

Los inconformes justificaron la reacción debido a en las últimas 24 horas, las ventas en el centro de Xalapa cayeron en 90 por ciento.

"Estas medidas erróneas más que beneficiar afectan a la sociedad y a las empresas, tenemos que despedir a varias personas, dejar empleos porque no podemos pagar salarios, agua, luz, impuestos. Las políticas que están haciendo son erróneas, por qué el centro, por qué hay empresas grandes abiertas y hay aglomeraciones", dijo Silvia, una de las afectadas, quien indicó que al menos 500 establecimientos del centro han perdido 15 millones de pesos por los cierres.

En la Capital del Estado, en un intento por reducir los contagios, el Cabildo de Xalapa aprobó el pasado 15 de julio una sanción inicial de dos Unidades de Medida y Actualización (UMA), hasta las 20 UMAS e incluso la clausura durante 15 días o decomiso de mercancía, en caso de que se desacaten este medidas y otras como la sana distancia y el uso del gel antibacterial.

El alcalde Hipólito Rodríguez Herrero refirió que ante el incremento en la movilidad de la población, se determinó sancionar a quienes no acaten la obligatoriedad en el uso de cubrebocas en espacios públicos cerrados.

El funcionario admitió que no se tiene la capacidad para hacerlo “en la calle” o a quienes hacen fiestas en viviendas, ya que dijo no se puede entrar debido a que la ley lo impide.

Por otra parte, la noche del sábado 11 y la madrugada del domingo 12, cientos de danzantes participaron en la Noche de los Cencerreros en Xico, y de nuevo, redes sociales evidenciaron aglomeraciones en el primer cuadro de la cabecera.

Las danzas en honor a María Magdalena, patrona de la ciudad, se desarrollaron sin ningún tipo de control o restricción de parte del Ayuntamiento.