Coatzacoalcos Ver. – Hasta hace cuatro meses bailaban en escenarios portando trajes muy llamativos y con música en vivo, hoy se ven en la necesidad de poner música en una bocina que colocaron sobre la calle e improvisar sus coreografías. Ante la falta de eventos las bailarinas de grupos musicales y tecladistas optaron por pedir ayuda de las personas.

Alejandra Martínez tiene más de cinco años bailando para un grupo de música tropical, mientras montaba los pasos a sus colegas, cuenta que desde el inicio de la pandemia se quedaron sin poder trabajar, pues todos -las tocadas- fueron canceladas.

“Mucha gente nos dice porque nuestros grupos no nos apoyan, pues porque ellos la están pasando igual, no hay trabajo por eso decidimos salir a las calles a pedir la ayuda de las personas”, dijo la bailarina.

Son menos de diez bailarinas originarias de Minatitlán, Coatzacoalcos, Jáltipan y Cosoleacaque; mientras bailan al ritmo de teclados y batería, aprovechan para poner la lata a las personas que pasan y pedir unas monedas.

Alejandra asegura que desde que se quedaron sin empleo, han buscado por otros lados y no las contratan.

“Si hemos buscado trabajos en tiendas o negocios, pero no encontramos, nos dicen que no hay trabajo y por el contrario están despidiendo gente”, reiteró.

 

 

Bailan en diferentes ciudades

A pesar de no usar sus trajes brillantes se ponen de acuerdo para llevar blusas o playeras del mismo color. Este jueves 16 de julio se instalaron en el paso de lanchas de lado de Villa Allende en Coatzacoalcos y tocó ir de color azul y pantalón de mezclilla, todas traen tenis para aguantar más tiempo bailando y caminando entre las personas.

Pero este no es el único lugar donde son vistas las bailarinas, pues Alejandra informó que han hecho lo mismo en Cosoleacaque y Minatitlán, incluso se atrevieron a subir a los camiones de transporte público para pedir ayuda, y no les fue nada mal.

“Tuvimos esa necesidad de subirnos en los urbanos y ahí nos fue bien, ayer estuvimos en Coatzacoalcos del otro lado y pues es una forma de llevar algo a nuestros hijos”, manifestó.

Algunas de ellas son madres solteras y están a cargo de sus hijos, por ello tratan de dar la mejor sonrisa y así ganarse además de la simpatía el apoyo de las personas.

“Cuando terminamos la colecta, contamos todo lo que juntamos y nos dividimos en partes iguales lo recaudado por eso tratamos de echarle ganas”, afirmó.

 

 

Gremio musical de los más afectados

Apenas hace unos días, en el municipio de Oteapan los grupos musicales hicieron lo propio frente al parque central, pues este gremio ha sido de los más afectados por la contingencia sanitaria.

Mientras los grupos tocaban en un escenario improvisado, sus familiares recibían el apoyo en especie o monetario en la carretera principal del municipio.

Estas acciones han sido replicadas en diferentes municipios veracruzanos donde mariachis, jaraneros, grupos de marimbas y trios han salido a las calles en busca del pan para sus familias, ya que muchos de ellos dependen de las notas musicales y los instrumentos.

Además de pedir dinero, aceptan despensas que de igual forma dividen y les ayudan en un día de comida.

“Estamos pidiendo despensa y monedas, todo lo que nos den será de gran ayuda para nosotras”, finalizó Alejandra Martínez.