Xalapa, Ver.- Ante una la falta de liquidez de las finanzas de Veracruz, el Gobernador Cuitláhuac García Jiménez proyecta contratar una nueva línea de crédito por 2 mil millones de pesos.

Dicho préstamo se invertiría en la construcción de carreteras, escuelas y centros de salud y con ello el Ejecutivo planteó generar empleos en medio de las consecuencias económicas de la pandemia por SARS-CoV2.

En la red Facebook el gobernador de Veracruz dio a conocer las estrategias de refinanciamiento a las finanzas estatales y entre las opciones esbozó una línea de crédito de no más de 2 mil millones de pesos.

Sin embargo, García Jiménez descartó aumentar el pasivo de 41 mil 881 millones de pesos heredado en noviembre de 2018 y en todo caso, previó heredar una deuda de 39 mil 872 millones de pesos en noviembre de 2024.

"A fin del sexenio, esto permitiría dejar la deuda siempre por debajo de como la recibimos, cumpliendo la promesa de no endeudar más al Estado", argumentó en su mensaje

El anunció rompe la promesa de "no endeudar más al estado" durante la actual administración que proyectaba reducir los pasivos a largo plazo del Estado de forma significativa.

Apenas el pasado 15 de julio Transparencia Mexicana y la consultoría Tojil calcularon en 17 mil 522 millones 800 mil 955 los pasivos contratados por el Gobierno de Veracruz con entidades financieras, como consta en el registro de deuda de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público.

CÁLCULOS DISPARES

El 9 de agosto de 2018, durante una visita a Ciudad de México Cuitláhuac García Jiménez reveló que el Gobierno de Miguel Ángel Yunes Linares acumulaba pasivos por 80 mil millones de pesos, entre estos, el impago a proveedores de la administración de Javier Duarte de Ochoa y distintos pasivos con el Instituto de Pensiones del Estado o con el Servicio de Administración Tributaria.

"La deuda en Veracruz ante los entes bancarios es alrededor de más de 38 mil millones de pesos, es histórica, un récord, el problema también es que se tienen varios pasivos ante diversos órganos, sobre todo los descentralizados", dijo.

Sin embargo el cálculo del entonces Gobernador electo difería del "Reporte Trimestral sobre la Deuda de Entidades Federativas y los Municipios", correspondiente al cierre de 2018, publicado por el Instituto Belisario Domínguez del Senado de la República.

Dicho reporte ajustó la deuda pública estatal en 47 mil 233 millones de pesos, es decir 1,959 millones de pesos menos a comparación de la deuda de 49 mil 192 millones de pesos en 2016.

Para el cierre de 2019, el Instituto Belisario Domínguez actualizó el monto de la deuda pública para Veracruz en 44 mil 117 millones de pesos, es decir, 3 mil 116 millones de pesos menos con respecto a 2018.

Esto equivale a un endeudamiento de 5 mil 326 pesos por cada uno de los 8.28 millones de veracruzanos, además el 96.6 por ciento de la deuda la contrató el Gobierno de Veracruz con banca múltiple o con la banca de desarrollo.

El pasado martes 21 de julio, García Jiménez admitió que el entonces gobierno de Miguel Ángel Yunes Linares le heredó una deuda en noviembre de 2018 de 41 mil 881 millones de pesos.

Es decir, una diferencia de 2 mil 236 millones de pesos entre lo reportado por el Senado con las cifras de García Jiménez.

En una publicación en Facebook, el Gobernador proyectó reducir la deuda en por lo menos 2 mil 009 millones de pesos para entregar un pasivo de 39 mil 872 millones de pesos al próximo gobierno en noviembre de 2024.

Además, Cuitláhuac García Jiménez adelantó que, al primer trimestre de 2020, la deuda pública del estado de Veracruz suma 41 mil 135 millones de pesos.

MÁS PASIVOS

Cabe destacar que el pasado 2 de julio, el Secretario de Finanzas y Planeación (Sefiplan) José Luis Lima Franco planteó aplicar una reestructura a la deuda de los municipios de Veracruz con tenedoras bursátiles.

En 2008 y 2009, durante el Gobierno de Fidel Herrera Beltrán, los Ayuntamientos de Veracruz contrataron bonos por mil 207 millones de pesos para obras de infraestructura.

Sin embargo, desde la contratación del adeudo, los municipios no abonaron a capital y durante 12 años pagaron solo la generación de intereses con cargo directo a sus participaciones federales. Por lo anterior el monto de la deuda aumentó a mil 411 millones de pesos.

La propuesta del Secretario de Finanzas contempla "un cambio de esquema o reestructuración" a modo de que paguen menos intereses y abonen a capital.

A su vez el Gobierno de Veracruz respaldaría a los municipios aunque implicaría el aval de los 199 cabildos para suscribir una nueva restructuración.

Lo anterior conduciría a una nueva contratación de deuda, con un nuevo esquema bancario para reducir intereses.

La propuesta de contratar más deuda coincide con la evaluación de Transparencia Mexicana y Tojil a las finanzas de Veracruz, al incluir al estado en la lista de las nueve entidades más opacas al informar de la deuda pública contratada en el primer trimestre de 2020.

La analista refiere que el Gobierno de Veracruz no publica el estado de la deuda pública actualizado a 2020 por medio de sus portales "oficiales".

Además, la administración pública de Veracruz igual no reporta el monto de la deuda contratada, el Gobierno no publica la deuda adquirida en el trimestre anterior para atender la emergencia por la enfermedad del SARS-CoV2.

INCERTIDUMBRE DE INVERSIÓN

Cabe destacar que, en la red social, el Gobernador planteó invertir el nuevo crédito en "carreteras, escuelas y centros de salud", a pesar de que debido a la contingencia por la enfermedad del SARS-CoV2, el Gobierno Veracruz eliminó por tiempo indefinido los procesos de adquisición mediante licitación pública.

El pasado 8 de abril, en un decreto publicado en la Gaceta Oficial del Estado, el Ejecutivo determinó que toda compra del Poder Ejecutivo se aplicará mediante adjudicación directa, sin necesidad de candados en cuanto a montos o cantidades.

De acuerdo con la Gaceta Oficial del Estado, el Gobierno de Veracruz ahora puede "contratar y adquirir" todo tipo de bienes, arrendamientos y prestación de servicios a nivel nacional o internacional.

De igual forma el decreto minimiza la intervención de la Contraloría General del Estado en los procesos de licitación, y le da la posibilidad al Gobierno de no reportar mediante transparencia o Contraloría las compras realizadas, e incluso, no justificar los criterios de selección de los contratistas beneficiados.

Hay que recordar que por motivo de la pandemia, el Gobierno de Veracruz asignó 38 millones de pesos en la reconversión de hospitales sectorizados a la Secretaría de Salud.

Parte de dicho recurso se asignó a la habilitación de los Centros de Atención Médica Expandida (CAME) en el Velódromo de Xalapa y el Centro de Raqueta de Veracruz.

Para la reconversión del Hospital Psiquiátrico de Orizaba el Gobierno de Veracruz asignó 24 millones 360 mil pesos; además de 2 millones 561 mil pesos para adaptar el Velódromo de Xalapa y 750 mil 201 pesos para el centro de raqueta de la Unidad Leyes de Reforma; y 8 millones de pesos para la reconversión del Hospital Regional de Coatzacoalcos.

Sin embargo, dicha asignación de recursos y contratos se desarrolló en medio de opacidad y sin brindar información de los recursos.

ESTOS SON LOS CRÉDITOS

De acuerdo con información de Hacienda, este año el Gobierno de Veracruz adquirió un crédito por 450 millones de pesos por concepto de "factoraje financiero" con Banco Mercantil del Norte, S.A. o Grupo Financiero Banorte, obligación que se inscribió el 25 de junio de 2020, y pagadero al 25 de mayo de 2021.

El motivo del préstamo es para "cubrir insuficiencias de liquidez de carácter temporal" a un plazo de 365 días y que deberá liquidarse en mayo de 2021.

Con BBVA, el Gobierno contrató un crédito de 2 mil millones de pesos, mismo que se terminará de pagar hasta en 2040, a un plazo de 7 mil 305 días por concepto de "refinanciamiento".

Con Santander, el Gobierno pidió dos préstamos de 2 mil millones de pesos cada uno, y que igual, se pagarán hasta el 7 de abril de 2020.

Con el Banco Nacional de Obras y Servicios Públicos (Banobras), solicitó cuatro préstamos: tres por 2 mil 500 millones de pesos y uno por 2 mil millones de pesos, lo cual da un total de 9.5 mil millones de pesos. Los cuatro, pagaderos a 20 años.

Además de un préstamo con Banco del Bajío, por mil millones de pesos, pagadero a 20 años.

La lista incluye otro crédito con Grupo Mercantil del Norte (Banorte), el crédito ascendió a mil 022 millones 800 mil 955 pesos a un plazo de 20 años.

Aparte de un préstamo con BBVA, por mil millones de pesos, contratado el 28 de noviembre de 2019 y pagadero a 7 mil 305 días; otro con Banobras, en la misma fecha y el mismo plazo por 7 mil 500 millones de pesos; otro con Bancomer por mil millones de pesos a un plazo de 7 mil 305 días y uno más con Banobras por 10 mil millones de pesos y a 7 mil 305 días; financiamientos asociados a la reestructuración de la deuda implementada por su Gobierno.