Coatzacoalcos Ver. – “Nos ha ido de la patada, porque no hay pesca y no nos dejan salir por la pandemia”, fueron las palabras de Dionisio Franco Cruz, uno de los tantos pescadores que se han visto afectados desde el inicio de la contingencia sanitaria por el covid-19, al no poder salir a capturar.

Este miércoles 22 de julio se manifestaron en el Poder Judicial de la Federación para interponer un amparo para recibir un recurso económico que les permita subsistir.

Con lo que buscan que los hombres del agua, perciban un recurso mensual equivalente a 7 mil 200 pesos, bajo el argumento de no haber recibido un solo apoyo de parte del gobierno federal desde el mes de marzo cuando comenzó el confinamiento.

 

 

Son al menos 200 pescadores de Coatzacoalcos y Agua Dulce los que se sumaron al amparo colectivo con la ayuda de abogados, representados por Jorge de Hoyos Walter, quien aseguró que no pueden esperar hasta que salga la convocatoria del Programa Nacional de Pesca.

“Y lo que le estamos pidiendo al Juzgado de distrito y a la Suprema Corte de Justicia es que analicen el caso con detenimiento y emitan una suspensión provisional, ordenando que el apoyo de 7 mil 200 pesos a cada pescador que acredite su residencia en los municipios indicados”, señaló el abogado.

Y es que la situación se complica, asegura el defensor, debido a que por cada pescador dependen al menos tres personas de su familia directa, quienes terminan siendo afectados por la falta de alimentos y recursos para cubrir los servicios básicos.

 

 

 

La peor crisis para la pesca

Previo a la entrega del amparo, los pescadores marcharon cerca de cien metros hacia la entrada principal del edificio de Justicia con carteles y gritos.

“La peor crisis para la pesca”, “Pescadores no tenemos apoyo de los tres niveles de gobierno”, “Justicia para los pescadores”, son algunas de las consignas que se leían en los carteles que portaban estas personas.

Fueron cerca de 60 los que se reunieron en este lugar, mientras los elementos de seguridad privada que resguardan el inmueble cerraron los accesos principales y montaron una valla humana.

“Los apoyos que se han dado son muy clasificados y muy discriminatorios, porque aquí se están dejando atrás a los más necesitados como son los pescadores”, advirtió Jorge de Hoyos.

 

 

 

Dionisio Franco quien es pescador de la congregación de Las Barrillas señaló que han buscado empleos en otros sectores de la ciudad, sin embargo, la misma crisis no permite que los contraten:

“No nos ha llegado ni un apoyo, ni siquiera una despensa del gobierno, por eso venimos a manifestarnos no queda de otra”, afirmó.

“Queremos apoyo, estamos bien jodidos, bien tronados; es durísimo ahorita subsistir mano, nos la estamos viendo difícil. Estamos haciendo este plantón para que nos den una ayuda económica y a ver que nos resuelven”, señaló otro pescador de nombre Antonio.

Hombres y mujeres se manifestaron este día, quienes esperan ser escuchados y sobre todo que el gobierno federal voltee hacia este sector.

“Esta fea la cosa con esta pandemia, ojalá que nos ayuden”, finalizó una mujer que también vive de la pesca.