Veracruz, Ver.- En 25 años al frente del Sindicato de Trabajadores Ferrocarrileros de la República Mexicana (STFRP), Víctor Félix Flores Morales no ha ejercido ningún trabajo en el sector ferrocarrilero, sin embargo, es el hombre más poderoso entre los obreros de esa industria.

El poder del que goza el veracruzano se mantiene intacto desde 1995, cuando llegó a la Secretaría General del Sindicato, tiempo en el que ha visto a seis presidentes de la República y la alternancia de partidos políticos en tres ocasiones, la última encabezada por Andrés Manuel López Obrador con la promesa de la 4T.

Apenas el pasado 9 de febrero del 2020 fue captado mientras arrojaba lo que parecía un fajo de billetes hacia la explanada de la Plaza de Toros México para pagar una faena, luego de que el torero José Mauricio ofreció el cuarto animal de la tarde, el que fue su quinta oreja de la Temporada Grande.

La posición de Víctor Flores en el sindicato se prolongó todos estos años a pesar de que de que acumula acusaciones de trabajadores ferrocarrileros en denuncias penales y demandas laborales en estados como Veracruz, Nayarit, Jalisco, San Luis Potosí y Chihuahua, aseveró el candidato a secretario general del SNTFRM, Benito Bueno Rentería.

Bueno Rentería señaló que trabajadores ferrocarrileros aportaron pruebas a la Fiscalía General de la República (FGR) y, recientemente, a la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda, para comprobar la participación de Flores Morales en diversos delitos al frente del sindicato.

La lista de los delitos que se le imputan al líder ferrocarrilero es larga: extorsión, fraude, amenazas, defraudación fiscal calificada, intimidación, peculado, enriquecimiento ilícito, abuso de confianza y abuso de confianza equiparada.

EL PODER POLÍTICO DEL LÍDER FERROCARRILERO

Sin ostentar un cargo en la función pública o de representación popular en alguno de los niveles de gobierno, incluso en una debacle nunca antes vista en el Partido Revolucionario Institucional (PRI), Víctor Félix Flores Morales es uno de los personajes más influyentes en la política jarocha.

Su presencia en cualquier sitio público en la ciudad de Veracruz, causa revuelo de inmediato. El hombre con no más de un 1.60 metros de estatura, de semblante debilitado y voz baja es escoltado siempre por un séquito de trabajadores ferrocarrileros.

Los rasgos característicos en él son su bigote negro siempre espeso, que sobresale en su rostro delgado junto con sus pómulos y las marcas de los años en la frente. Acostumbra a traer siempre lentes oscuros; mujeres jóvenes que parecen doblarle la estatura, mientras él les triplica la edad, ellas están siempre a su lado.

Es común ver los fajos de dinero entrar y salir de uno de sus bolcillos del pantalón, de su guayabera o saco, mientras reparte dinero a boleros, vendedores de billetes de lotería, músicos en restaurantes, meseros y todo aquel que se acerca a pedirle una dádiva.

Lo mismo para reporteros que aceptan la "ayuda" que les ofrece, después de cada entrevista o para evitar ser molestado con grabadoras y micrófonos cuando llega a un lugar público.

Víctor Félix Flores Morales ingresó a la industria ferrocarrilera en su natal Veracruz. En el puerto jarocho su primer puesto fue como "llamador", que era el encargado de avisar a los maquinistas que la carga estaba lista y debían de partir, de acuerdo con testimonios de ferrocarrileros, contemporáneos suyos.

Su casa la tenía en la zona centro de la ciudad, cerca las vías del tren. Cuentan que combinaba su empleo en los patios maniobras con clases particulares de baile que daba a quinceañeras para bailar el vals. Más tarde ascendió a guarda cruces, cambiando las vías del tren que realizaban maniobras al entrar y salir del recinto portuario.

Más tarde se enroló en la vida sindical a través del Partido Revolucionario Institucional (PRI), siendo presidente del sector juvenil en el PRI Municipal de Veracruz en 1974, un año después era representante sindical de la Sección 28 del STFRM.

Desde entonces comenzó su ascenso en el sindicato, en un año -1977- ya era Secretario General de Ajustes por Trenes de la sección 28, un año después Coordinador Nacional de Escalafones y en el mismo 1977 saltaría para ser Secretario Nacional por Trenes por los siguientes tres años, de acuerdo con la información que él mismo aportó a su currículo de la LXI Legislatura en la Cámara de Diputados.

Para 1980 ya era Secretario Nacional por Trenes y tres años más tarde, primer vocal del Comité Nacional de Vigilancia y Fiscalización, desde donde llegó al cargo de Secretario Nacional de Ajustes de Trenes y Secretario Nacional Tesorero, en donde tenía el control de las finanzas del sindicato.

Su llegada a la dirigencia nacional del SNTFRM ocurrió en 1995, luego del asesinato del entonces secretario general Práxedes Fraustro Esquivel, con quien Flores Morales tenía una relación ríspida, de acuerdo con lo relatado en diversas ocasiones por Francisco Peña, entonces jefe de prensa del líder ferrocarrilero.

Durante su carrera sindical, Víctor Flores Morales formó su capital político en el puerto de Veracruz, a través del Partido Revolucionario Institucional (PRI).

De manera ininterrumpida una posición en el cabildo de Veracruz ha sido en cada elección municipal para alguien de su círculo cercano, miembros de su familia o representantes del sindicato ferrocarrilero.

Actualmente, su sobrina, Victoria Rebolledo Lagunes, ocupa la posición décimo segunda en la comuna porteña, mientras que su sobrino, Víctor Flores Morales Guerrero, es el dirigente municipal del PRI en el puerto de Veracruz. Antes de llegar ahí, también ocupó una regiduría.

El mismo Víctor Félix Flores Morales, aprovechando su posición en el sindicato, fue favorecido en tres ocasiones con posiciones plurinominales en el Congreso de la Unión, dos como diputado federal (1997-2000 y 2003-2006) y una más como Senador de la República.

El museo y centro deportivo que se encuentra dentro del complejo ferroviario en los patios de Ferromex, propiedad del sindicato ferrocarrilero, llevan su nombre.

Personas cercanas a él lo describen como un apasionado de los deportes, en diversos eventos de lucha libre, boxeo y físico culturismo en la ciudad de Veracruz invariablemente su nombre es recurrente en la lista de patrocinadores, con cargo a las cuentas del sindicato.

DESVÍO DE CUOTAS SINDICALES

El secretario general del Sindicato Independiente de Trabajadores Ferrocarrileros y Asociados de México (Sitfam), Benito Bueno Rentería, señaló que a lo largo de 25 años los trabajadores ferroviarios no tienen claridad del manejo de cuotas sindicales, mientras que activos y jubilados son víctimas de descuentos de forma arbitraria e injustificada.

Aquellos que tratan de oponerse a las irregularidades o señalan públicamente el mal manejo sindical fueron amenazados, golpeados o despedidos por las empresas ferroviarias por presiones del líder sindical, afirmó.

Entre las pruebas que aporta Bueno Rentería para sustentar las acusaciones cita la carpeta de investigación FED/CHIH/CHIH/0001269/2018, iniciada por la Fiscalía General de la República en octubre del 2018.

En la denuncia a la que tuvo acceso E-Consulta Veracruz, se describe la presunta participación de Víctor Flores Morales en el desvío de prestaciones laborales que la empresa Ferrocarriles Nacionales de México (Ferromex) debió pagar a 265 empleados, activos del Sindicato de Trabajadores Ferrocarrileros de la República Mexicana.

Este dinero corresponde a los bonos establecidos en los anexos 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7 y 8 de los convenios de productividad con Ferromex desde el 2014, cuyo monto asciende a mil 400 millones de pesos.

La denuncia que fue promovida por los 265 trabajadores ferrocarrileros fue sustentada con el expediente 224/16 de la Junta Especial 26 Federal de Conciliación y Arbitraje con sede en Chihuahua, de la cual desistieron en un inicio por las amenazas del líder sindical.

FRAUDE A PENSIONADOS Y AMENAZAS

Trabajadores jubilados y pensionados que son miembros activos en el Sindicato de Trabajadores Ferrocarrileros de la República Mexicana (STFRM) presentaron diversas denunciaron en contra de Víctor Flores Morales ante la Fiscalía General de la República (FGR), por retener de forma indebida cuotas sindicales a pesar de que un mandato judicial lo invalidó para tal fin.

Dos amparos concedidos a los jubilados y pensionados ferrocarrileros, el 1200/2014 y el 177791/2014, ordenaron que la empresa Ferrocarriles Nacionales de México dejara de suministrar las cuotas sindicales de 35 mil afiliados al STFRM.

Sin embargo, a pesar del resolutivo el dinero siguió dispersándose al sindicato de manera indebido, mientras que Víctor Flores se negó a restituirlo a los trabajadores jubilados.

Entre las denuncias que se presentaron por este delito destaca la que fue promovida por 64 trabajadores ferrocarrileros pertenecientes a la delegación Tierra Blanca, en Veracruz, de la Federación de Ferrocarrileros Jubilados el 16 de octubre del 2019.

De acuerdo con el secretario general del Sindicato Independiente de Trabajadores Ferrocarrileros y Asociados de México (Sitfam), Benito Bueno Renteria, los delitos denunciados son descuentos ilegales de cuotas sindicales, desacato de un mandato judicial fraude y robo.

La misma denuncia fue presentada por trabajadores de otros estados de la República como Nayarit y Jalisco, afirmó el líder disidente.

Sin embargo, la denuncia por retener de manera indebida las cuotas sindicales no son los únicos procesos penales abiertos en contra de Víctor Flores Morales y que involucra a jubilados.

En el 2007 y 2011 se iniciaron las averiguaciones previas 1167DDF2003 y AP-PGR-DDF-FPE-61457-1112 por la Procuraduría General de la República (PGR), por el presunto desvió de recursos del Fideicomiso Ferronales jub 5012-6.

Aunque estas denuncias sobreseyeron, en noviembre del año pasado se destrabó un expediente que los ferrocarrileros jubilados pusieron en contra de Flores Morales, afirmó Benito Bueno Rentería.

El juez titular del Juzgado Decimoprimero de Amparo en Materia Penal de la Ciudad de México ordenó dejar sin efecto el no ejercicio de la acción penal contra el líder sindical y dictar una nueva resolución.

Bueno Rentería dijo que se calcula el desvío de mil 500 millones de pesos de recursos provenientes de cuotas de jubilados activos del SNTFRM. Además de 430 millones de pesos correspondientes a recursos del Fideicomiso Ferronales jub 5012-6 recaudados en los últimos 20 años.

A las denuncias por el mal manejo de recursos, se suman otras querellas legales promovidas por disidentes en estados como Jalisco, Nayarit, la Ciudad de México y San Luis Potosí, por amenazas y agresiones cometidas presuntamente por emisarios de Víctor Flores.

USURPACIÓN PERPETUA

Después de 25 años y la modificación de estatutos internos para reelegirse en cuatro ocasiones, en el 2018 Víctor Félix Flores Morales tuvo por primera vez a un competidor en las elecciones internas por la secretaría general del STFRM.

Benito Bueno Rentería, entonces secretario de la Sección 31 en Chihuahua, se inscribió como candidato para las votaciones internas, sin embargo, su nombre no fue incluido en la boleta y Flores Morales fue elegido nuevamente como líder sindical, en medio de diversas irregularidades que iniciaron con el bloqueo del otro candidato.

Las demandas 236 y 276 que se presentaron ante la Junta de Conciliación y Arbitraje de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STyPS), en la recta final del gobierno de Enrique Peña Nieto, solicitaron invalidar la toma de nota que se concedió a Víctor Flores, sin embargo, fueron congeladas.

Aunque fue la primera ocasión que Víctor Flores enfrentaba una oposición abierta, no fue la primera vez en la que se cometió una irregularidad para mantenerlo en el cargo, dijo Bueno Rentería.

El líder disidente señaló que, en 1998, durante el proceso de privatización de los ferrocarriles nacionales, Víctor Flores Morales recibió una jubilación por la liquidación de la empresa, entonces en manos del Estado.

Los estatutos establecían que para ser reelegido en el cargo debía ser trabajador activo y desempeñar por lo menos un día de trabajo, algo que nunca hizo.

"Luego de la jubilación, Flores Morales tuvo que regresar a trabajar, por lo menos un día, pero nunca lo hizo, eso invalidaría de origen su dirigencia al frente del sindicato ferrocarrilero, por lo tanto, siempre ha sido un líder sin origen legal, perpetuado con artimañas en el cargo", aseveró.

Bueno Rentería aseveró que la permanencia de Víctor Flores al frente del sindicato fue promovida por el expresidente Carlos Salinas de Gortari, ya que no se opuso a la violación de los derechos que los trabajadores ferrocarrileros durante el proceso de privatización.

En aquel entonces, se calcula que unos 60 mil trabajadores ferrocarrileros agremiados al SNTFRM perdieron su empleo, sin derecho a jubilación o liquidación.

Del mismo modo, dijo que las empresas ferroviarias encontraron en el líder sindical a alguien que no defiende los derechos de los trabajadores ferrocarrileros, quien respalda un contrato colectivo de trabajo que pone en desventaja a los trabajadores.

"Los empresarios son los más interesados en que no haya representación sindical porque Víctor Félix Flores Morales es el tapete de las empresas, se limpian hasta los zapatos en él... De 3 mil 45 cláusulas que contenía nuestro contrato colectivo de trabajo entre 1994 y 1996, actualmente nuestro contrato con Ferrosur tiene 44 cláusulas, de ese tamaño es la falta de un líder que defienda a los trabajadores ferrocarrileros del país, por eso Víctor Flores ya no tiene el apoyo de la base laboral", declaró.

"Al llegar nosotros a la secretaría nacional del Sindicato podemos llegar a los tribunales y pugnar que se respeten los derechos de los trabajadores a través del gobierno de la Cuarta Transformación, apoyados desde la Cámara de Diputados, del Poder Ejecutivo e incluso del Poder Judicial".

Las demandas en contra del líder sindical fueron reactivadas durante el gobierno de la 4T a finales del 2019, junto con las denuncias que se presentaron a la FGR y las pruebas que se aportaron a la Unidad de Inteligencia Financiera, afirmó Benito Bueno, sin embargo, la pandemia de covid-19 paralizó todo trámite.