Xalapa, Ver. – Al exgobernador de Veracruz, Javier Duarte y sus excolaboradores les aseguraron más de 40 lujosos bienes en la zona conurbada de Veracruz, terrenos ejidales en Campeche, departamentos y casas en la Ciudad de México, Estado de México, Guerrero y Quintana Roo, los cuales todavía podría recuperar de no comprobarse su adquisición ilícita.

Sin embargo, el exmandatario no está dispuesto a ceder al SAT dos viviendas que están por ser subastadas en el puerto de Veracruz y desde prisión emprendió una lucha legal para conservarlas.

El exmandatario preso en el Reclusorio Norte de la Ciudad de México, tras ser condenado a 9 años por asociación delictuosa y lavado de dinero, intenta detener con amparos la convocatoria de remate controlada bajo el número de subasta 5897-1.

 

 

Cabe recordar que el organismo determinó subastar entre el 20 al 27 de julio 2 bienes embargados al exgobernador, para hacer efectivo el cobro de créditos fiscales por deudas que generó desde que pidió licencia como titular del Ejecutivo en 2016.

Desde el fin de su inconcluso sexenio, Duarte de Ochoa fue prófugo, capturado en Guatemala, expulsado del PRI y sujeto a proceso por la extinta PGR aceptando su culpabilidad. Tras ser condenado además se hizo público cuando se divorció de Karime Macías el pasado mes de febrero, tras 2 décadas de matrimonio.

Luego de su separación el exgobernador se comprometió a pagar una pensión alimenticia de 180 mil pesos mensuales.

En el acuerdo otorgó la guardia y custodia de sus 3 hijos menores y el pago del primer año se realizó a través de una garantía hipotecaria sobre el bien inmueble ubicado en calle Miguel Lerdo 405, en la Zona Centro de Veracruz, por la cantidad de 2 millones 160 mil pesos.

Dicha propiedad es vecina a las que ahora el SAT busca subastar, pues estas últimas se encuentran sobre la calle Miguel Lerdo número 76, “por el callejón Holtzinger”, y una casa marcada con el número 66 modernos del citado callejón.

Cabe señalar que Duarte y Karime contrajeron matrimonio bajo el régimen de sociedad conyugal, pero aseguran que no poseen bienes, de ahí que no es posible determinar la forma de administrar y liquidar bien alguno.

Por ello, mediante la hipoteca de sus propiedades que no están sujetas a investigación, está cumpliendo con su acuerdo de divorcio.

A la fecha Karime Macías enfrenta en libertad el proceso de extradición de Gran Bretaña a México y su ejecución que radica en la causa penal 150/2018, abierta por la Fiscalía General en el Estado por el desvío de más de 100 millones de pesos del DIF de Veracruz.

 

 

Por su parte, Javier Duarte acaba de tramitar un amparo en contra de otra inminente orden de aprehensión de la Fiscalía General de la República, recurso que continúa en trámite.

Ahora para evitar la subasta del SAT el exgobernador se amparó ante un juzgado en Córdoba, sin embargo, el asunto fue remitido ante una autoridad jurisdiccional en Boca del Río. Ambos juzgados señalaron carecer de competencia, remitiendo el asunto al Tribunal Colegiado que aceptó la revisión del expediente.

Apenas en mayo del año en curso un Tribunal federal confirmó la sentencia de 9 años de prisión impuesta desde 2018 al exgobernador, quien buscó anular el proceso penal en el que aceptó declarase culpable.

Sin embargo, en el fallo se revocó el decomiso de unas 40 propiedades ligadas a Duarte y excolaboradores que se había ordenado como parte de la condena, las cuales siguen aseguradas hasta la fecha pues las investigaciones no avanzan.

Según información del caso son propiedades entre las que se encuentran 21 terrenos ejidales en Campeche y 20 casas y departamentos ubicados en Veracruz, Ciudad de México, Estado de México, Guerrero y Quintana Roo.