Veracruz, Ver.- Un año después del asesinato de Celestino Ruiz Vázquez, su familia afirma que no existe justicia. El único detenido por el caso es uno de los dos presuntos autores materiales, quien todavía no ha sido sentenciado.

Lo último que se ha informado a la esposa de Celestino, Blanca Flor Santiago, es que la Fiscalía General del Estado (FGE) logró la orden de aprehensión en contra del presunto autor material de los hechos, el exalcalde de Actopan Paulino Domínguez Sánchez, quien sigue prófugo.

La esposa de Celestino se dice decepcionada que después de un año no se haya tenido el avance que se prometió para ver a todos los involucrados enfrentar a la justicia.

Mientras que, en este tiempo, ella y sus dos hijos tuvieron que reponerse a la ausencia de quien sustentaba a su familia.

Desde el asesinato de Celestino, Blanca tuvo que levantar de nuevo la pequeña tienda a la orilla de la carretera de la comunidad rural de La Bocanita, en donde su esposo fue asesinado.

Su hijo de 12 años recibió una beca escolar del Gobierno Federal y ella recientemente el beneficio de un programa de vivienda, que sirven como paliativo, pero en nada reponen la pérdida, aseguró.

Para la esposa del periodista el último año se convirtió en una larga espera de justicia y anhelo de tranquilidad para ella y sus hijos.

AUTOR INTELECTUAL PROFUGO

El día que Celestino Ruiz fue asesinado su familia acusó al presidente municipal de Actopan, Paulino Domínguez Sánchez, como el probable responsable, debido al historial de ataques que había sufrido en el último año.

El 24 de octubre del 2018 un grupo de hombres se presentó en su vivienda de La Bocanita y baleó su automóvil, como amenaza por una publicación que había realizado sobre la corrupción en la asignación de obras públicas municipales.

El 27 de noviembre de ese mismo año, el periodista presentó una denuncia ante la Fiscalía General del Estado (FGE) por un segundo ataque y pidió protección para que no se repitiera.

Los hechos quedaron relatados en la carpeta de investigación 114/2018 que la Fiscalía Especializada en Delitos Electorales y en Delitos contra la libertad de Expresión redactó en aquel entonces.

Pese a los antecedentes, Paulino Domínguez Sánchez sirvió como presidente municipal en Actopan durante los siguientes ocho meses, después del asesinato del corresponsal del Gráfico de Xalapa.

Su desafuero como presidente municipal de Actopan ni siquiera procedió por su presunta responsabilidad en el homicidio del periodista, sino por su presunta participación en el desvío de recursos municipales.

Domínguez Sánchez fue desaforado por el Congreso de Veracruz en marzo de este 2020, luego de que la Fiscalía Anticorrupción lo acusara de malversación de recursos y un juez de control otorgara una orden de aprehensión por la presunción del delito de incumplimiento de un deber legal.

El 12 de marzo el gobernador de Veracruz, Cuitláhuac García Jiménez, fue quien dio a conocer que un juez de control había girado otra orden en contra del edil, ya sin fuero constitucional, por su vinculación al asesinato del periodista.

Desde entonces el exalcalde panista se dio a la fuga y hasta el momento se desconoce su paradero.

EMPRESA EDITORIAL SE DESLINDÓ

Celestino Ruiz Vázquez se desempeñó como corresponsal del periódico El Gráfico de Xalapa durante 20 años, en ese tiempo no recibió un sueldo fijo y mucho menos prestaciones, ganaba un peso por cada periódico que vendía y la promesa de un porcentaje de las ganancias por convenios publicitarios vendidos.

Blanca Flor afirmó que, a pesar de recibir una remuneración precaria, su esposo era apasionado de su oficio, el dinero que conseguía regularmente lo invertía en los gastos de transporte para trasladarse a los sitios donde realizaba la cobertura informativa.

Su mayor ingreso económico para cubrir las necesidades de su familia los obtenía de la tiendita de abarrotes que tenía en La Bocanita, en donde además reparaba celulares y aparatos electrónicos.

Blanca Flor Santiago afirmó que no hubo ningún tipo de ayuda luego del asesinato de su esposo por parte de la empresa El Gráfico de Xalapa, propiedad del empresario José Luis Poceros.

El empresario fue el primer testigo citado por la FGE para declarar sobre el asesinato del periodista, pues dos meses antes de ser asesinado había citado a Celestino en su oficina para convencerlo de aceptar “un pago” que el alcalde Paulino Domínguez ofreció a cambio de que retirara la denuncia en su contra, a lo que él se negó.

A José Luis Poceros de la FGE le pidió dar a conocer el nombre del emisario que había ofrecido el soborno de parte del exalcalde panista y que él trató que su reportero aceptara.

DOS ASESINOS, UN DETENIDO

Celestino Ruiz Vázquez fue asesinado por la espalda cuando veía televisión en su casa. En el lugar fueron hallados cuatro casquillos calibre 0.45 milímetros y cuatro más 0.223 milímetros que fueron percutidos por dos pistoleros, informó la Fiscalía General del Estado (FGE).

El 8 de noviembre del 2019 la dependencia daba a conocer la detención de uno de los dos presuntos responsables, Facundo “N”, quien es padre del otro pistolero identificado como Luis Enrique Florencio Barradas.

Este último era, hasta antes de darse a la fuga, escolta personal del expresidente municipal Paulino Domínguez Sánchez, de acuerdo con la nómina del Ayuntamiento de Actopan que obtuvo E-Consulta Veracruz el 14 de noviembre del 2019.

El mismo Facundo "N" afirmó que era comerciante y amigo personal del entonces alcalde de Actopan, Paulino Domínguez, para evitar ser detenido por los agentes de la Policía Ministerial.

Blanca Santiago, esposa de Celestino, señaló que la Fiscalía informó que cuenta con la identidad de todos los involucrados en el asesinato de su esposo, pero se desconoce su paradero.