Veracruz, Ver.- Animales hacinados en espacios reducidos, con un aspecto insalubre, robos de ejemplares protegidos por las leyes federales y mortandad de animales, forman parte del historial de señalamientos que recaen sobre el zoológico de Veracruz, Miguel Ángel de Quevedo en el último año.

La última denuncia que se hizo de la situación de maltrato a la que están expuestos los animales fue este 5 de agosto del 2020, cuando el ambientalista José González exhibió las condiciones en la que se encuentra el zoológico Miguel Ángel de Quevedo, actualmente cerrado al público por la pandemia de covid-19.

Luego de difundir en redes sociales la situación, el activista presentó la denuncia con número de folio 3004935 ante la Procuraduría Federal de Protección Ambiental (Profepa).

Entre la evidencia que presentó a la Profepa destacan fotografías de una Llama que presenta una herida en uno de sus costados, la cual se hizo en su estancia dentro del zoológico.

Del mismo modo, este 6 de agosto del 2020, la Asociación de Zoológicos de México (AZCARM) hizo un llamado enérgico al Gobierno de Veracruz y la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente para intervenir de inmediato en el parque viveros.

"Sabemos que en todo el país estamos atravesando una situación muy complicada en materia de salud, economía y hasta psicoemocional. Sin duda en estos momentos la prioridad de las autoridades debe ser la vida y salud de la gente, pero un gobierno no puede abandonar a su suerte así a cientos de animales que no tienen forma de pedir ayuda.

"Por eso le exigimos al gobernador de Veracruz, Cuitláhuac García; al presidente municipal, Fernando Yunes Márquez; a la Profepa que se atiendan esta situación u que provean de los cuidados necesarios a todos los animales que ahí se encuentran", dice parte del pronunciamiento firmado por Ernesto Zazueta, presidente de la AZCARM.

En el mismo documento, se recalca la importancia histórica del zoológico de Veracruz en las labores de conservación ambiental y se recuerda que al inicio de la administración municipal el Ayuntamiento lanzó una convocatoria con propuestas para el rescate del recinto, en donde se recibieron 30 proyectos que siguen sin tomarse en cuenta.

BAJAS DE ESPECIES

En enero de este mismo 2020, E-Consulta Veracruz ya se habían exhibido irregularidades en el manejo de las especies de vida silvestre en el tradicional parque viveros.

Un reporte de la Dirección de Ecología y Medio Ambiente del Ayuntamiento de Veracruz, obtenido a través de la solicitud 06210419 de acceso a la información, detalla que del 1 de enero del 2018 al 3 de diciembre del 2019 se reportaron 104 bajas de animales en el zoológico Miguel Ángel de Quevedo.

De la cifra anterior, en 77 casos se trataron de bajas por la muerte de los ejemplares, algunas de las cuales son especies protegidas por las Leyes ambientales por ser catalogadas como especies en riesgo o peligro de extinción.

Otros 12 casos corresponden a la fuga de los ejemplares, 12 más se justificaron como especímenes liberados o por cambio de depositario instruido por la Semarnat y la Profepa. Sin embargo, tres ejemplares se dieron de baja por robo.

En ese entonces, la Dirección de Medio Ambiente rechazó que las muertes de animales ocurrieran por algún tipo de maltrato, pues justificó que se trataron de complicaciones naturales.

Del mismo modo, el presidente municipal, Fernando Yunes Márquez, reprochó a la Profepa por la falta de apoyo financiero para mantener a los animales, ya que al menos la mitad de los ejemplares se encontraban bajo resguardo, depositados por la dependencia federal.

MORTANDAD DE ESPECIES

El 10 de noviembre del 2019, Fotografías y vídeos levantaron la sospecha sobre animales muertos en el zoológico Miguel Ángel de Quevedo, a cargo del ayuntamiento de Veracruz.

En evidencia fotográfica que entregaron a E-Consulta Veracruz grupos animalistas, se puede ver a dos ejemplares de tortuga hicotea de talla mediana muertas en una cubeta.

Un vídeo muestra un ave rapaz Caracara Cheriway, mientras es manejada con una aparente descompensación, otras fotos son supuestamente del sitio donde fue enterrado más tarde.

En el caso de ambas especies, no cuentan con una regulación en las leyes ambientales que las proteja, aunque grupos ambientalistas afirman que son amenazadas por el crecimiento de la mancha urbana.

En otra grabación, que animalistas hicieron llegar a la redacción, muestra a una martucha caminando en un espacio sucio y reducido, con un evidente descuido.

ROBO DE GUACAMAYAS

Días antes del reporte de mortandad de animales, el 4 de noviembre del 2019, fue reportado el robo de una guacamaya verde sin rastros de violación a cerraduras en puertas y ventanas en el zoológico de Veracruz, así como testimonios de trabajadores, avivan la sospecha del tráfico de especies silvestres sustraídas del recinto a cargo del Ayuntamiento de Veracruz.

En un documento elaborado por el responsable Técnico de la PIMVS, Víctor Hugo Sánchez Montalvo, el viernes 1 de noviembre, se relata la desaparición de una guacamaya que se localizaba en una transportadora tipo Kenner en el área clínica del zoológico.

En el mismo oficio dirigido al administrador del inmueble, Juan Carlos Sánchez González, se detalla que la guacamaya permanecía sin sexar y no contaba con microchip para llevar un sistema de marcaje.

Lo anterior sería un incumplimiento a los requerimientos de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT) para la operación del zoológico de Veracruz como un Predio Intensivo de Manejo de Vida Silvestre (PIMVS).

El documento, en poder de E-Consulta Veracruz, detalla que el robo fue registrado alrededor de las 7:04 horas del viernes 1 de noviembre cuando el Responsable Técnico se presentó en el sitio junto con uno de los cuidadores –quien firma como testigo- para iniciar la jornada de trabajo y se percataron de la desaparición del animal.

La Dirección de Medio Ambiente y Protección Animal del Ayuntamiento de Veracruz informó al respecto que se había presentado una denuncia a la Fiscalía General del Estado para que se iniciara la investigación sobre el robo de los ejemplares.

Al inicio de la administración del alcalde Fernando Yunes Márquez el edil reconoció que el zoológico de Veracruz requería una intervención, una de sus primeras acciones fue lanzar una convocatoria abierta a la ciudadanía para presentar propuestas de proyectos de rescate.

Se registraron 30 proyectos que iban desde la reconfiguración del zoológico en parque botánico, hasta la remodelación total del recinto, que después de dos años y medio de gobierno siguen sin tomarse en cuenta, en medio del constante reclamo de grupos ambientalistas por las condiciones de abandono en la que se mantienen los animales.