Xalapa, Ver.- Con escaso acceso al agua potable y con un hospital rural no apto para atender a pacientes con infecciones respiratorias, el municipio de Chicontepec enfrenta entre carencias la emergencia por la enfermedad del virus SARS-CoV-2, necesidades que se expusieron ante el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador.

El 21 de julio de 2019, el Ejecutivo Federal participó en un Diálogo con la Comunidad del Hospital Rural con la asistencia del gobernador Cuitláhuac García Jiménez; el titular del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Zoé Robledo y líderes indígenas de la zona.

Las condiciones precarias evidenciadas hace poco más de un año, como la falta de médicos y de infraestructura, no mejoraron y a la fecha los trabajadores de la Salud y los ciudadanos de la zona encaran la pandemia bajo las mismas circunstancias.

La demarcación indígena, ubicada en la sierra limítrofe entre Veracruz e Hidalgo, reporta hasta este fin de semana un acumulado de 54 contagios de covid-19, además de cinco decesos y 25 personas recuperadas, según las estadísticas oficiales.

La Secretaría de Salud confirmó el primer paciente con el virus el 8 de junio de 2020 y a partir de entonces la curva epidémica de coronavirus reflejó un alza constante, con un “pico” el pasado 20 de julio al sumar siete contagios en 24 horas.

Desde que iniciaron las transmisiones siguieron acumulándose los reclamos de pobladores y del personal de Salud por la poca infraestructura y falta de apoyo para encarar la pandemia, al punto de que médicos y enfermeras se manifestaron públicamente para exponer casos de trabajadores infectados, falta de especialistas y por la necesidad de tener que reutilizar los equipos de protección.  

Las condiciones de pobreza e insuficiencia de infraestructura médica la han denunciado los propios pobladores de Chicontepec, requiriendo la reserva de sus nombres, quienes procedieron vía amparo ante jueces federales debido al silencio de sus representantes.

E-Consulta Veracruz solicitó entrevista sobre este tema al alcalde por Partido Verde (PVEM), Pedro Adrián Martínez Estrada, sin embargo, el munícipe no atendió la solicitud. En tanto, líderes indígenas y agentes municipales reportan una situación compleja por la contingencia.

De acuerdo el Informe Especial Pobreza y Rezago Social 2018, Chicontepec registra un índice de rezago social de 0.760, considerado “alto”, ocupando el lugar 44 de 212 en marginación en el Estado veracruzano.

IMSS HABILITA HOSPITAL

Ante la desatención de las autoridades, líderes en la comunidad optaron por recurrir a amparos inconformes con la habilitación del Hospital 61 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS-Bienestar) exponiendo que la clínica no reúne las condiciones óptimas para la atención de pacientes con el virus.

Detallaron que las autoridades del Seguro Social no avisaron a los derechohabientes de tal reconversión, pues se tuvo que implementar ante un brote de contagios que a la fecha mantiene al municipio pintado de rojo en el semáforo de covid-19.

Los inconformes expusieron que el IMSS dejó prácticamente a los pacientes de Chicontepec sin consultorios para atender consultas ajenas a las infecciones respiratorias, aparte del desabasto de la clínica en cuanto a medicamentos y los equipos médicos necesarios para el soporte vital de los pacientes.

Los solicitantes del amparo, en su mayoría autoridades o representantes de congregaciones indígenas, a la vez expusieron la falta de servicios básicos, entre estos el agua potable, la conexión a internet y el transporte público deficiente, con viajes de al menos cinco horas en carretera con escalas en Tantoyuca y en Álamo para el traslado de enfermos de comunidades retiradas.

A la vez señalaron la falta de un crematorio, lo que en su opinión podría generar un aumento en el riesgo de que familiares de fallecidos se contagien al celebrar las tradiciones propias de la etnia náhuatl para despedir a sus muertos, entre estos, los velorios y los sepelios indígenas.

Otro punto denunciado por los inconformes es la probable “importación” de casos de SARS-CoV2 a Chicontepec, debido a que el Hospital IMSS-Bienestar 61 es una de las 23 clínicas adaptadas como covid-19, y por lo tanto recibe a pacientes provenientes de Tantoyuca o Ixhuatlán de Madero.

“Sí es claro que se están importando caso de COVID-19 a nuestro municipio, hecho que pone en peligro (a la comunidad)”, relataron los quejosos.

Habilitado con 44 camas, el hospital de Chicontepec atiende a 351 mil 927 personas en 34 municipios con cinco etnias indígenas de los grupos nahuas, totonaco, otomí, tepehua y tének o huasteco.

Además, se brinda atención a pacientes referidos de centros de salud y de los hospitales de Tantoyuca, Llano Enmedio, Álamo, Tempoal, Pánuco, Platón Sánchez, Cerro Azul y Naranjos; de acuerdo con la estadística del propio IMSS.

En un día común, el nosocomio brindaba 145 consultas, realiza 580 análisis clínicos, 5 partos, reportaba 11 egresos y se realizan 5 procedimientos quirúrgicos de especialidades como cirugía y ginecoobstetricia.

En julio de 2019, durante una gira presidencial en Chicontepec, la directora del Hospital Rural, María del Carmen Vega Rosas pidió el apoyo del presidente Andrés Manuel López Obrador “para mejorar los servicios hospitalarios”, evento al que acudió el director del IMSS, Zoé Robledo y el gobernador del Estado, Cuitláhuac García.

A la vez, la encargada admitió la falta de personal, equipo biomédico insuficiente, necesidades de ambulancia, necesidades de ampliación de la unidad de cuidados especiales, de residencias médicas y de albergue comunitario, lo que se comprometió a atender el director, Zoé Robledo Aburto.

“Como lo ha comentado también el gobernador, hace falta hacer un esfuerzo enorme, porque efectivamente el sistema de salud necesita tener un nuevo momento, una esperanza que se construye así, como lo estamos haciendo, visitando, viajando, conociendo para buscar soluciones juntos”, declaró el titular del IMSS.

MUNICIPIO EN FASE CRÍTICA

El pasado 30 de abril de 2020, la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) incluyó a Chicontepec en la lista de 183 municipios veracruzanos en un grado crítico de vulnerabilidad ante la pandemia de SARS-CoV2.

Lo anterior a partir del estudio “Vulnerabilidad ante COVID-19 en México”, en el cual la UNAM clasifica cuatro grados de vulnerabilidad (media, alta, muy alta y crítica), a partir de diversas variables, entre estos el porcentaje de población mayor a 60 años y la población indígena.

En el caso de Veracruz, 69 municipios registran una vulnerabilidad en grado crítico: Chicontepec, Hueyapan de Ocampo, Texhuacán, Tantima, San Juan Evangelista, Tequila, Ixhuatlancillo, Zaragoza, La Perla, Texcatepec, Chalma, Coyutla, Chontla, Comapa, Tantoyuca, Zontecomatlán de López y Fuentes,  Chinampa de Gorostiza, Tecolutla, Tlalchichilco, Tihuatlán, Tamalín, Benito Juárez, Juan Rodríguez Clara, Zongolica, Coahuitlán, Soledad Atzompa, Papantla, Soledad de Doblado, Jesús Carranza, Santiago Sochiapan, Ixhuatlán de Madero, Tezonapa, Texistepec, Castillo de Teayo, Pajapan,  Cazones de Herrera, Hidalgotitlán, Chiconamel, Playa Vicente, Coatzintla, Tatahuicapan, Álamo, Magdalena y Camerino Z. Mendoza, 
Además, Astacinga, Mixtla de Altamirano, Nautla, Yecuatla, Atzacan, Los Reyes, Acultzingo, Mecatlán, Tehuipango, Zozocolco de Hidalgo, Citlaltépetl, Chumatlán, Ixcatepec, Tlilapan, Rafael Delgado, Tres Valles, Tepetzintla,  Ilamatlán, Filomeno Mata, Coxquihui, Ignacio de la Llave, Atlahuilco,  Tamiahua, Soteapan y Sayula de Alemán.

La UNAM analizó las variables en términos de satisfactores básicos, derechos y capacidad económica, aparte del índice de marginación de cada municipio a través del grado de educación, características de las viviendas (agua, electricidad, drenaje, piso de tierra), condiciones de hacinamiento y la dispersión de la población en el territorio.

De acuerdo con el Programa Universitario de Estudioso de la Diversidad Cultural y la Interculturalidad de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), dicha vulnerabilidad pone en riesgo a los pueblos totonaca, chontal, huave, otomí, mazateco, chinanteco, zapoteco, popoluca, zoque, tzotzil y nahua, predominante en Chicontepec.

Dicho programa elaboró además el Mapeo sobre los pueblos indígenas y negros de América Latina impactados por el covid-19, y en este se advierte de la peligrosidad de la pandemia, con el riesgo de conducir a las minorías étnicas a su desaparición.

En el caso de Chicontepec, el informe especial “Pobreza y rezago social en el estado de Veracruz”, el Órgano de Fiscalización Superior (Orfis) advierte un 26.89 por ciento de la población sufre carencias por rezago educativo; 13.67 por ciento carece de servicios de salud; mientras el 78.63 carece de Seguridad Social, mientras un 88.98 por ciento de las familias carecen de Servicios Básicos de Vivienda y un 3.86 carece de acceso a la alimentación.

CON OTRAS PRIORIDADES

A pesar de que la Secretaría de Salud detectó el 18 de marzo el primer contagio confirmado en Veracruz, el municipio de Chicontepec no implementó medidas de prevención, incluso, el 22 de mayo citó a familias en congregaciones y la cabecera municipal para entregar despensas.

Las reuniones las convocó el ayuntamiento presidido por Pedro Adrián Martínez Estrada, sin aplicar medidas de sana distancia, incluso con exposición de adultos mayores, madres y niños, es decir, población vulnerable a la enfermedad del SARS-CoV2.

En junio, mientras la pandemia crecía en Veracruz, el alcalde Martínez Estrada presumió en Facebook obras de pavimentación en caminos, o bien, de construcción de vivienda, o deportivos en las congregaciones. 

Solo después del 12 de junio, con el primer contagio confirmado, el Ayuntamiento de Chicontepec aplicó medidas de filtros sanitarios y desinfección de vehículos.

De acuerdo con la Cuenta Pública 2018, durante su primer año de ejercicio el Ayuntamiento de Chicontepec destinó apenas el 14.4 por ciento de las participaciones del Fondo de Infraestructura Social de los municipios y las demarcaciones del Distrito Federal (FISMDF) en obras de agua potable, y ni un peso al rubro de salud.

El propio Martínez Estrada expresó otras prioridades en tiempos de pandemia, entre estas, la posible reelección de su cargo.

El 30 de julio, la Sala Regional Xalapa frustró la aspiración del alcalde de Chicontepec para reelegirse en el cargo. El munícipe, hijo del exalcalde y exdiputado Manuel Francisco "N", preso por retención ilegal de 2 militantes de MORENA, promovió consulta ante el Tribunal Electoral de Veracruz sobre la posibilidad de reelegirse para un nuevo ejercicio.

El edil aspiró a renovar un segundo período, toda vez que el Congreso del Estado había formulado una reforma al respecto.

Sin embargo, el TEV le indicó a Pedro Adrián Martínez que existe imposibilidad jurídica para reelegirse por un periodo adicional, conforme con las constituciones federal y del Estado.

JUEZ ORDENA ACCIONES

De acuerdo con el amparo promovido ante el Juzgado Octavo de Distrito, autoridades de congregaciones de Chicontepec solicitaron que el alcalde garantizar el acceso al agua potable para la población del municipio.

Los afectados señalaron la omisión del presidente municipal de Chicontepec de sanear el agua para el consumo personal y doméstico.

De esta manera se ordenó que el Ayuntamiento de Chicontepec concediera el acceso al agua en forma suficiente, salubre, aceptable y accesible para la comunidad indígena quejosa durante el periodo de emergencia sanitaria.

Al otorgar una suspensión provisional el juzgado consideró pertinente que tanto el ayuntamiento como las autoridades del Hospital IMSS-Bienestar brinden información sobre orientación preventiva de higiene personal y comunitaria, y que además establezcan acciones de sanidad pertinentes (protocolo de actuación), para proteger a la población del albergue que se encuentra cerca, de las instalaciones médicas ante la situación del covid-19.

“La medida cautelar se otorga para el efecto de que las autoridades, responsables provean las diligencias necesarias para implementar las medidas preventivas y acciones para detectar las personas infectadas con el virus”, dicta el fallo parcial del juicio de amparo número 143/2020.