Orizaba, Ver.- A pesar de que se ha encontrado con gente que no cree en el covid-19, el señor Martín Felipe Cabañas, conductor de un taxi, ha buscado protegerse y proteger a sus usuarios conforme a sus posibilidades, y para ello, además del cubrebocas, habilitó una separación artesanal entre su espacio y los asientos traseros.

“A como está ahorita todo, busca uno protegerse y proteger a todos. Así protejo al pasaje y me protejo yo, es una cosa sencilla, pero vale la pena”, comentó.

El conductor de taxi indicó que también lleva gel a la mano, para limpiarse las manos después de tocar el dinero y también por si le pide la gente.

Comentó que además de eso, una vez a la semana lleva su vehículo a sanitizar, lo que antes hacían rociándolo de líquido y ahora ve que lo hacen con una especie de gas que sale de un equipo especial.

Aclaró que además de ello, cumple con el lavado de su vehículo y con una franela y limpiador asea los asientos todos los días.

Consideró que es lo mínimo que puede hacer y que está en sus manos, y mucha gente lo ve bien y le comenta que le da más confianza subirse a la unidad.

“A mucha gente le gusta, pero hay de todo, hay bueno y hay malo, pero hay que alinearlos y no hay de otra”, mencionó al reconocer que también hay gente que no cree ni en la enfermedad y que considera esto hasta exagerado.