Xalapa, Ver.- La suspensión de la instalación de mercados sobreruedas, como una medida preventiva para reducir la transmisión del virus SARS-CoV2, afectó a más de 7 mil familias en la capital del Estado.

Los vendedores que se instalan en colonias populares afirman que empeñaron hasta la “estufa” para sobrellevar el aislamiento social.

Olga Morales, vendedora ambulante desde hace 40 años, comentó que sobrellevan la crisis causada por la pandemia con préstamos y empeños, pues deben llevar de comer a sus familias a diario.

Desde este 12 de agosto tianguistas atendieron la instrucción de la autoridad municipal de suspender la instalación de puestos en mercados sobreruedas por dos semanas, por su seguridad y la de su familia, a pesar de que consideran que la compraventa de sus alimentos, ropa y chácharas no son foco de trasmisión del virus que causa el covid-19. 

Los comerciantes, cuenta la líder, acataron todas las medidas sanitarias. Instalaron módulos en la entrada de los tianguis, compraron termómetros digitales para checar la temperatura de los compradores, dispusieron de gel antibacterial y cubrebocas, incluso, negaron la venta de productos, comida y objetos usados a quien no atendía la instrucción del Gobierno Federal.

“Nosotros estamos cuidando a la clientela, los tianguis cuentan con todas las medidas de seguridad porque tenemos módulos en donde tenemos cubrebocas y gel, todo lo que es necesario (…) los mercados no son focos de infección.”

El pasado viernes el Ayuntamiento de Xalapa emitió el acuerdo que se publicó en la Gaceta Municipal en el que se informa la decisión, que respaldaron más de seis organizaciones de comerciantes locales, para reducir la aglomeración y con ello disminuir el riesgo de contagio, pero la situación económica que enfrentan complica su subsistencia y la de sus dependientes.

La también líder de la Alianza de Organizaciones y Colonias de Xalapa comentó que desde hace cuatro décadas se dedica a la venta en tianguis o mercados sobreruedas, la actividad económica le permitió vivir de manera digna.

Desde abril, cuando se suspendió la actividad comercial en negocios y tianguis, sufrieron el primer golpe económico. Ese mes se emitió un primer decreto para que los comerciantes suspendieran la venta en colonias como la 2 de abril, Animas, en las inmediaciones de San José o en la Rafael Lucio. En un inicio se proyectó que la inactividad llevaría un mes, en cambio, se prolongó tres en total

En julio se permitió a comerciantes retomar la venta en las calles, pero el viernes 07 de agosto se anunció -nuevamente- la suspensión de la actividad comercial por otras dos semanas, lo que pone en riesgo el regreso a clases de los hijos de vendedores.

Empeñan teles, estéreos y estufas para sobrellevar la pandemia

La líder de la CROC dijo que ellos no exigen apoyo alimentario a las autoridades, lo único que se pide es que los dejen trabajar en los tianguis de la ciudad. 

“Nosotros como federación de la Central Obrera CROC nos pusimos de acuerdo y compramos víveres para poder hacer despensas y poder apoyar a los compañeros, se repartieron en cinco ocasiones para poder apoyarles un poquito, pero la verdad, eso no es suficiente.”

A la falta de ingresos por más de tres meses que padecieron los agremiados, se le sumó la obligación de cubrir los servicios básicos como luz, agua y gas, que reportaron un aumento en el pago mensual y bimestral.

“Nos vimos obligados a salir (a vender), porque la necesidad es muy fuerte, son muchas las familias que dependen de ahí. Muchos empeñaron el televisor, la licuadora, el estéreo, hay compañeras que tuvieron que llevar hasta la estufa”, platicó.

La actual administración logró -en mayo del 2018- reubicar a los vendedores de la Avenida Orizaba, lo que impactó a algunos comerciantes que se debieron instalar en la colonia Rafel Lucio, a la altura de Lázaro Cárdenas, al lado del AutoZone.

El cambio de sede le generó pérdidas en la venta de ropa hasta en un 60 por ciento, comenta doña Olga, quien explicó que la situación se agudizó con el coronavirus, “hay compañeros que tienen familias grandes, tiene niños y ellos no entienden de la pandemia, piden de comer.”

Los comerciantes, comentó, prevén que la situación se va a complicar con el regreso a clases, pues no cuentan con dinero para cubrir los gastos que implica el inicio de un nuevo ciclo escolar. 

Se solidarizan con los vendedores de perecederos

Como medida de apoyo la CROC está planteando comprar frutas y verduras a domicilio de sus compañeros, con la intención de evitar que el alimento se eche a perder por la no instalación de los mercados o tianguis, y así minimizar las pérdidas.

Dice que, si bien el piso fue parejo para los comerciantes de artículos de segunda mano, chachareros, ropa, abarrotes, carne y otros productos, los más afectados son las comerciantes de perecederos, por lo que están planeando respaldarlos.

Al adquirir sus productos podrán tener un colchón para reinvertir una vez que se permita la instalación de mercados sobreruedas. 

Ayuntamiento ofrece despensas a comerciantes

El 07 de agosto se informó que funcionarios de la Dirección de Desarrollo Económico y representantes de los principales tianguis que operan en la ciudad, acordaron suspender las actividades comerciales a partir del lunes 10 de agosto, para disminuir la aglomeración de personas y el riesgo de contagio de la enfermedad covid-19 entre la población.

La Dirección de Desarrollo Económico informó que la medida se aplicará durante 15 días, a partir del lunes; se exceptúo de la medida a los tianguis de la avenida Araucarias, y el de la calle Ignacio de la Llave.

Para apoyar a los afectados, el municipio ofreció despensas: “Se les agradece su respaldo, por ello nos comprometemos a brindar apoyos alimentarios a las personas más necesitadas que acrediten pertenecer a estas organizaciones”, se boletinó desde el área de comunicación social.

La primera vez la medida se prolongó por 3 meses

El 02 de abril, el municipio informó que a partir de ese día se suspendían temporalmente las actividades económicas y sociales que no eran esenciales, y que no estaban relacionadas con la comercialización de productos de primera necesidad.

El Acuerdo PM/003/2020 que se emitió en la gaceta municipal fue a petición de integrantes del Cabildo en la Sesión Ordinaria del 31 de marzo, para restringir actividades que obligaban a la concentración de personas, entre ellos la instalación de tianguis, para evitar un posible foco de infección o transmisión del Covid-19.

Gaceta Extra 010 by E-Consulta Veracruz on Scribd

Por un par de semanas los vendedores se instalaron en el centro de la ciudad para ofertar productos, pasados los días determinaron acatar el acuerdo y se sumaron al aislamiento social como una medida para reducir los riesgos de contagio del coronavirus

Los comerciantes están agrupados en la Unión de Tianguistas, Locatarios y Ambulantes de Xalapa; Comerciantes del Mercado sobre ruedas Ruta 1; del Mercado sobre ruedas Ruta 3; la Alianza de Organizaciones y Colonias de Xalapa.

Así como la Organización de Comerciantes Establecidos y No Establecidos “Emiliano Zapata”; Unión de Locatarios del Mercado Alcalde y García; Tianguistas y Central de Abastos; y la Unión Democrática de Vendedores No Establecidos.