Veracruz, Ver.- El salitre y el paso del tiempo dejaron daños que se alcanza a ver en las esculturas "Riqueza del Mar", conjunto escultórico que decoran el malecón de Veracruz esculpido por Francisco Zúñiga, uno de los artistas mexicanos más influyentes del siglo pasado.

La especialista en Historia del Arte, Lina Vargas Arceo, lamentó que no exista un programa de conservación a su obra, a pesar de la riqueza que cada una de las piezas guarda.

Al caminar a lo largo del malecón en el municipio de Veracruz, se alcanzan a ver las imponentes esculturas que adornan la plaza junto al edificio de la Torre de Pemex, las cuales forman parten de las obras más grandes e imponentes que Francisco Zúñiga hizo en el estado, afirmó la especialista.

"Son esculturas que forman parte de la imagen de la ciudad y obviamente es muy importante conservarlas", comentó Lina Vargas.

Por más de 60 años los visitantes locales y extranjeros han disfrutado de estas obras que forman un conjunto idóneo para postales, sin embargo, hoy permanecen en el olvido y los daños que presentan en su estructura son cada vez más evidentes.

La primera y la más famosa es una representación a los pescadores, el pueblo veracruzano y mexicano, los cuales atrapan en sus redes a una mujer de proporciones soberbias que simboliza los recursos que se obtienen del mar.

Actualmente es la que presenta un mayor daño con grietas, desprendimiento del concreto y fisuras a los costados superiores e inferiores, al igual que la del "Pueblo Veracruzano", la cual se encuentra en uno de los relieves izquierdos de la Torre Pemex, originalmente sede del Banco de México en Veracruz.

Las obras fueron construidas con concreto armado, lo que las hace de una gran resistencia a tempestades y a la intemperie, pero los más de 60 años que tienen de su edificación ya exigen una reestructuración, comentó Lina Vargas.

Falta de disponibilidad de Pemex para restaurar esculturas históricas

A pesar de que en el año 2014 inició la remodelación del Centro Histórico, las esculturas no fueron contempladas, ya que según comentó Lina Arceo son propiedad de la empresa Pemex, quien no quiso colaborar en estos proyectos de restauración.

"Realmente la restauración de una escultura así no es tan costosa, lo que sí se necesita es un especialista, hay que limpiarla (...) en el caso de esta obra tanto el relieve como la escultura mayor es concreto armado y no es un material caro"

En el año 2005 la Universidad Veracruzana en conjunto con el personal de Petróleos Mexicanos (Pemex) habían firmado un acuerdo donde se comprometían a restaurar estos monumentos, según información publicada en su página oficial, pese a esto no hay alguna evidencia de que este hecho se haya concretado.

La falta de interés de esta institución hizo que su remodelación no fuera posible, Lina Vargas, comentó que es de suma importancia que se volteen a ver estos monumentos antes de que los daños sean mayores o que lleguen a causar algún accidente debido a los desprendimientos de concreto.

Al igual que es importante que las personas y turistas respeten estás obras que cuentan con una gran historia y que hasta el día de hoy imponen un sello característico al municipio porteño.

Fue en el año 1952 que estás esculturas fueron inauguradas por el presidente Miguel Alemán, las cuales eran parte del Banco de México donde actualmente se encuentra la Torre de Pemex, ambos fueron hechas por Francisco Zúñiga.

Zúñiga fue un pintor y escultor costarricense nacionalizado mexicano, considerado como uno de los más grandes escultores de la política mexicana de estilo moderno por la Enciclopedia Británica.

Estas obras fueron parte de una modernización del puerto, para mostrar una nueva cara a los visitantes de aquellos años.

Las obras de Zúñiga actualmente tienen un gran valor monetario e histórico, la especialista aseguró que una escultura como la que actualmente se encuentra en el malecón puede costar arriba del millón de pesos, por lo cual considera importante que se valoren este tipo de obras.