Veracruz, Ver.- Una enfermera del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) logró que un juez le concediera la suspensión para no presentarse a trabajar, luego de que en el Hospital General de Zona 11 se lo exigían, a pesar de contar con diagnóstico positivo de covid-19.

Lo anterior como parte de las medidas cautelares establecidas por el juez 17 de distrito con sede en Xalapa en el Juicio de Amparo 306/2020, promovido por el abogado Gabriel Andrés Campoli, presidente del despacho jurídico Campoli y Asociados.

Para lograr la resolución en favor de la enfermera, fue necesario la tramitación de dos amparos, el primero para reclamar la postura del IMSS que exigía a la demandante presentarse a trabajar con el padecimiento, el segundo en contra de un juez que pedía a la enfermera acudir a la sede del Poder Judicial de la Federación a firmar, para dar seguimiento a su petición de amparo.

De acuerdo con la resolución del juez, el IMSS violaba su derecho a la salud ya que en un principio el instituto otorgó la licencia para ausentarse a su centro de trabajo por un diagnóstico positivo de covid, para atender las recomendaciones médicas bajo resguardo domiciliario.

Del mismo modo, la enfermera presenta padecimientos de diabetes, hipertensión y antecedentes de influenza con daño pulmonar, lo que la ubica dentro de la población vulnerable a la enfermedad.

Sin embargo, antes de lograr la resolución en contra del IMSS fue necesario tramitar un amparo en contra de la decisión del juez 18 de distrito con sede en Xalapa, quien dio la razón, pero exigía que la enfermera se presentara a firmar a las oficinas del Poder Judicial de la Federación, como condición para otorgar la suspensión de plano.

El abogado Andrés Gabriel Campoli afirmó que lo anterior no tenía ninguna justificación, ya que el Poder Judicial de la Federación implementó trámites digitales para evitar exponer a la ciudadanía a contagios de covid-19.

"Lo más grave es que estando positivos contagian a todo mundo en el hospital en el transporte y donde sea que vayan (...), y al firmar personalmente pone en peligro a todo mundo, incluso al personal del juzgado", dijo.

El abogado aseveró que este caso no es el único en el que el IMSS requirió a la presencia de uno de sus trabajadores con diagnóstico positivo de covid-19, pues a la par presentó tres amparos más de empleados del instituto en Veracruz, Lerdo de Tejada y Córdoba.