Veracruz, Ver.- El artista plástico Faustino Portilla Pineda es el autor de las pinturas que visten con un bikini a dos árboles localizados en la ciudad de Veracruz, obras que generaron polémicas entre usuarios de redes sociales en los últimos días.

El primero en el cruce de la avenida Salvador Díaz Mirón y la calle Alacio Pérez, pintado hace más de 20 años, el segundo en la esquina de las avenidas Simón Bolívar y 20 de Noviembre, elaborado esta semana.

Sin embargo, no es el único trabajo representativo del artista, ya que Portilla Pineda es el autor desde el año 2000 de la figura conocida como "El Mal Humor", que cada año se quema en la ceremonia de apertura del Carnaval de Veracruz.

Otros trabajos que el artista puede presumir son esculturas en arena que ha modelado en diversas playas, así como esculturas en arcilla y pinturas con diversas técnicas que ha exhibido en galerías. 

Francisco Portilla es artista plástico desde hace más de 20 años, originario del puerto de Veracruz, en donde encuentra los temas principales para el desarrollo de su obra.

Sin embargo, la obra que llamó la atención de cientos de jarochos y  de inmediato identificaron como el "Árbol del Bikini 2", ya que el primero es considerado por muchos como un ícono de la cultura urbana jarocha.

Esta pintura causó polémica debido a que fue repudiada por el grupo feminista Colmena Verde, que calificó la imagen como un acto de violencia de género al minimizar las cifras de acoso, abuso y violencia sexual en contra de las mujeres.

Faustino Portilla Pineda rechazó que su trabajo haya buscado la "cosificación" de las mujeres o incitar a la violencia sexual.

El artista con más de 20 años de experiencia afirmó que no es feminista, pero es un aliado de la libertad e igualdad de derechos de las mujeres, por lo que tampoco se encuentra en contra o critica negativamente el movimiento.

"El lenguaje y el distintivo de mi obra no es en un momento dado para que se sexualice, pero podría sugerirse en poner un texto en el que diga que se respeta a la mujer, que vino al mundo para ser libre, para ser amada, para ser respetada, porque esa es mi manera de pensar", declaró.

Portilla dijo que la pintura del "Árbol del Bikini 2" fue un homenaje de la figura femenina de su madre, quien los instruyó desde niño en las artes plásticas de forma empírica, enseñando a usar la combinación de colores en pinturas que elaboraba en su juventud.

El artista relató que creció en un hogar en el que la jefa de la casa era justamente su madre, por lo que entendió desde niño que una mujer puede realizar las mismas funciones que un hombre para sacar adelante a su familia.

"Mi mente está más preocupada en lo artístico que pensar en el morbo que se puede generar en un momento dado, lo que ejerce el feminismo no estoy en favor ni en contra, yo, al contrario, apoyo a las mujeres y estoy en contra de quienes incurren en agresiones hacia ellas".