Xalapa, Ver.- El plan piloto del ayuntamiento de Xalapa, que amplió el horario de venta de alcohol y permite su consumo en restaurantes-bar, representa un respiro para empresarios de ese giro. Después de algunos meses sin operar, las deudas se acumularon y algunos propietarios estaban a punto de la quiebra.

Jesús Méndez, conocido como Chuy, es dueño del restaurante bar Papaloapan, uno de los más emblemáticos en Xalapa, con más de 90 años en operación. Planea reabrir sus puertas el próximo lunes 31 de agosto; tiene varias cuentas por pagar, incluso, el salario de sus trabajadores, “estamos bien ahorcados”, confiesa. 

A diferencia de los bares que bajaron sus cortinas desde hace cinco meses, su negocio solo acumuló sesenta días sin operar. Chuy comenta que se vio obligado a cerrar su local después de que contrajo el virus SARS-CoV-2.

Para tratar de sobrellevar el periodo sin ingresos de su negocio, que representa el sustento de cinco familias, solicitó el apoyo del Gobierno del Estado y el Seguro Social. Ahora, dice, debe empezar a pagar los 30 mil pesos que se le entregaron como parte del programa para la reactivación económica.

Las bajas ventas lo obligaron a negociar la renta del local, la propietaria le bajó un 50 por ciento, pero a cuatro días de que concluya el mes de agosto no ha podido cubrir el pago de este mes. 

El financiamiento del gobierno, la venta de algunas propiedades y la solidaridad de sus clientes, que hicieron una cooperación, alcanzaron para cubrir los pagos de servicios como luz, teléfono e internet del local.

Esa misma solidaridad le permitirá la reapertura. Un cliente le apoyó con la desinfección del local, le proporcionó el tapete sanitizante y ofreció gel para los asistentes.

ANUNCIA REAPERTURA EL PRÓXIMO LUNES

Chuy comenta que la limitante de ofrecer sólo cuatro copas o cervezas a los asistentes no ayuda mucho a la entrada del negocio, tampoco que el horario de operación sea solo de 9 de la mañana a 10 de la noche, sin embargo, acatarán la medida.

“Ahorita el cierre va a ser a las 10, y sí esperamos vender tanto alimento como licor, que eso ayuda bastante a los restaurantes. La medida de limitar el consumo es ridícula, porque si una persona quiere tomar va a ir a tomarse cuatro cervezas a un lado, y cuatro cervezas a otro”.

Esa medida podría provocar accidentes, incluso, mayor riesgo de contagio del virus SARS-CoV-2, por lo que cuando la gente quiere tomar, siempre encuentra la forma de seguir consumiendo alcohol, plantea Chuy.

ALCOHOL INCENTIVA ASISTENCIA Y CONSUMO EN RESTAURANTES

El 24 de agosto el Consejo para Crear Protocolos de Sanidad y Seguridad por la Emergencia Sanitaria por el COVID-19, en el que tienen representación empresarios locales, acordó ampliar el horario para la venta y consumo de bebidas alcohólicas.

El objetivo, expusieron, es incentivar el consumo en restaurantes, que atraviesan por una severa crisis a consecuencia del virus SARS-CoV-2, aseguró Alejandro de la Madrid, presidente de la Canacintra Xalapa e integrante del Consejo Ciudadano.

La restricción de la venta de alcohol también impactó los ingresos de las tiendas de conveniencia, vinaterías y depósitos de cerveza que debían suspender la venta los viernes, sábado y domingo.

Si bien no tienen el monto de lo que representa la venta de alcohol o cervezas en la capital del Estado, en la cuenta de un restaurante implica el 30 por ciento del consumo, por lo que se consideró prioritario permitir la venta de alcohol de lunes a viernes con un horario de 9 de la mañana a 10 de la noche, y los sábados de 9 de la mañana a las 8 de la noche. 

El empresario consideró que la medida podría generar confusión, pues se cree que los bares también podrán reabrir sus puertas, sin embargo, aclaró que no es así.

“Esta medida no incluye bares, discotecas, ni cantinas. Es solo para establecimientos que venden alcohol como vinaterías, tiendas de autoservicio, y changarritos que tiene licencia”.

La autorización también permitirá reducir el consumo de alcohol clandestino que se ofrecía en redes sociales, y del cuál no se tenía control, ni se sabía de dónde provenía, explicó el empresario.

¿QUÉ MEDIDAS DEBEN APLICAR?

Para el caso de los restaurantes y establecimientos de consumo, según lo publicado en la gaceta oficial del municipio el 24 de agosto, se limita su operación a un 30% de su foro como máximo. Solo se podrán ocupar 3 de cada 10 sillas.

Por ningún motivo se tendrán que generar aglomeraciones, y el consumo de copa o cerveza se limitará a cuatro; además, privilegiarán el servicio para llevar o de entrega a domicilio, cuidando en todo momento las medidas de sana distancia y de salud.

El personal deberá portar cubrebocas, se colocará gel antibacterial en la entrada del local y deberán colocar un tapete sanitizante, que son las principales medidas que se pidieron a todo los comercios o negocios de atención al público.

LA HISTORIA DE LA LEY SECA EN LA CIUDAD

La medida se oficializó el 15 de mayo. Las autoridades locales determinaron que se vendería alcohol de lunes a jueves en horario de nueve de la mañana a cinco de la tarde, lo que obligó a tiendas de conveniencia, supermercados y licorerías a suspender la venta los días: viernes, sábado y domingo.

La decisión llevó a que, a través de redes sociales, se ofreciera licor clandestino con servicio a domicilio. En otros casos, los consumidores viajaban a Emiliano Zapata o Coatepec, donde la venta no se suspendió.

Desde el 21 de marzo, por acuerdo de Cabildo se ordenó el cierre de bares y cantinas como parte de las medidas sanitarias para reducir el riesgo de contagio por el virus SARS-CoV-2, cientos de meseros se quedaron sin ingresos.

Cinco meses después, el 24 de agosto se anunció que el Ayuntamiento de Xalapa ampliará el horario de venta y consumo de alcohol.