Xalapa, Ver.- El gobierno federal, a través de Liconsa, mantiene adeudos con productores de leche en el Estado. Desde hace tres semanas les dejaron de pagar, la deuda suma 9.3 millones de pesos, lo que afecta a más de 500 productores locales.

Noé Hernández, Presidente del Sistema Bovinos-Leche del Estado, explicó que a la fecha no les han dado una explicación del retraso en los pagos, sin embargo, ellos deben seguir financiando los costos de la producción.

Si la situación persiste, explicó, los productores se van a ver obligados a vender su hato, situación que sería en detrimento de su patrimonio, “es preocupante (que no paguen) las vacas necesitan comida, hay que pagar a trabajadores, los servicios de luz y agua”, insistió en conferencia de prensa en el centro de la ciudad.

 

 

El productor señaló que Liconsa es su mejor comprador, se queda con el 20 por ciento de lo que se ordeña en el estado; muchos de los lecheros optaron por elevar la calidad de su producción para mejorar sus ingresos. La paraestatal paga el litro hasta en 8.20, mientras que Nestlé compra a 6.50.

En las últimas tres semanas han entregad un millón 300 mil litros de leche, sin el pago correspondiente, por lo que hicieron un llamado al presidente Andrés Manuel López Obrador para que se regularice la compra-venta del producto.

 

 

Al retrasar los pagos se afecta a todo un sector, pues la venta de leche es solo un primer eslabón de la cadena de producción que genera 60 mil litros diarios. Veracruz pasó del lugar siete al sexto a en producción a nivel nacional, explicó. 

El productor alertó que si no tienen respuesta del gobierno federal radicalizarán las protestas, pues ellos viven al día, y no pueden esperar a que la deuda siga aumentando, como ya pasa en otras entidades federativas.