Xalapa, Ver.- La reapertura de espacios deportivos representa un reto para dueños y encargados. Las áreas de ejercicio y uso común de deportistas se tendrán que reconvertir a pequeños espacios sanitizados para garantizar la distancia. Los precios al público deben ser accesibles con la intención de apoyar la economía de los potenciales usuarios.

Liliana García, propietaria de DAX Danza Aérea Xalapa, cuenta que este sábado iniciará con el “acondicionamiento” de su academia, la idea es cumplir con todas las medidas sanitarias para reabrir el próximo 21 de septiembre.

Varias de sus alumnas ya le han consultado la fecha de reapertura, además, se han interesado por el costo para reactivarse físicamente, pues las condiciones económicas no son las óptimas.

La también entrenadora considera que una forma de ayudar a sus alumnas y tener un ingreso en la academia es no cobrar inscripción, así podrá lograr la meta de 10 alumnos para tomar clases, sólo tendrán dos horarios al día, y el entrenamiento será dos veces a la semana.

Al inicio del mes, las autoridades de salud y del municipio convocaron a los propietarios de gimnasios y espacios deportivos para dar a conocer las acciones y reglas para reabrir sus negocios.

Todos tendrán que invertir para cubrir las medidas sanitarias, “hay que hacer una división de entrada y salida, comprar gel, comprar el tapete (sanitizante), un termómetro, y jabón (…) son alrededor de tres mil pesos” calcula la entrevistada.

Además, tendrá que pedir a los usuarios guardar la sana distancia, usar cubrebocas, mantener el saludo de etiqueta, no salirse del área de ejercicio, y evitar prestarse objetos entre los asistentes.

Los grupos de trabajo, en el caso de la academia de danza, no podrán ser de más de cinco personas en cada clase; lo que limitará a la propietaria a reincorporar al trabajo a dos maestros de danza aérea que la apoyaban antes de la pandemia.

“Les vamos a pedir que traigan su toalla personal, que sus zapatos los tienen que meter a una bolsa, se les tendrá que tomar la temperatura antes de entrar y tendrán que firmar (un documento) que aceptan, conocen y se comprometen a seguir las reglas”.

Previo a la pandemia, la academia tenía hasta 40 alumnos al mes; aunque implementaron la modalidad de clases en línea, el número de usuarios no superó las siete personas, pues ejercitarse implica equipo aéreo que no se tiene en casa.

Con la nueva normalidad, los ingresos bajarán hasta un 70 por ciento, “ahorita voy a ser la única que va a dar las clases, para no pagar a otros maestros, es la manera en que podría (abrir). No se puede recontratar”.

La entrada en funciones obligará a hacer frente al pago de renta, luz, agua y otros servicios del local.

La entrevistada reconoce que existe duda entre los usuarios de regresar a ejercitarse, sin embargo, mencionó que la pandemia generó insomnio y ansiedad entre la población, por lo que es necesario regresar a la actividad física y aprender a convivir con el virus Sars CoV-2.

SSA DEBE AVALAR LA APERTURA DE NEGOCIOS

Para la entrada en operación de cualquier establecimiento deportivo, los dueños deben tramitar el código QR, se obtiene al registrarse en la página de la Secretaría de Salud del Estado.

Los dueños deben registrar el nombre del negocio o local; realizar una autoevaluación del protocolo de seguridad para la prevención del Sars CoV-2; y la autoridad sanitaria enviará por correo electrónico el código. 

LAS REGLAS DE LA NUEVA NORMALIDAD

Los dueños de gimnasios y centros deportivos firmaron una carta compromiso con el municipio. Estarán obligados a mantener un aforo del 25 por ciento de usuarios en sus instalaciones. 

A la entrada, se deberá tener un control de acceso con toma de temperatura; contar con despachador de gel antibacterial, y habilitar una estación desinfectante para ropa y calzado.

Se tendrá que habilitar una zona de acceso y salida, durante las sesiones entrenadores y personas que realizan ejercicio deberán portar cubrebocas 

Se pidió la instalación de dispensadores portátiles para lavado de manos en las instalaciones, independientes a los ubicados en los baños principales; se dará la desinfección del material de trabajo durante los entrenamientos acorde a protocolo.

Se deberá instalar un comité de vigilancia de protocolos de prevención, desinfección y limpieza de instalaciones, así como de lineamientos propios y de autoridades, debidamente capacitado con constancia otorgada por el IMSS; los espacios para el acomodo de pertenencias deben contar con 1.8 metros de distancia.