Veracruz, Ver.- Pascuala fue asaltada y golpeada mientras se dirigía a su trabajo en el centro de la ciudad de Veracruz, desde ese entonces confiesa salir todos los días con temor de ser agredida de nuevo.

Para llegar a su trabajo ella tiene que caminar alrededor de 20 minutos desde la calle Pino Suárez, hasta el Callejón Clavijero, donde se desempeña como guardia de seguridad en uno de los módulos de la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

Todos los días transita por el mismo camino, pero hace algunos meses sufrió un robo donde le arrebataron todas sus pertenencias e incluso la golpearon causándole una herida en el cráneo.

"Me robaron mi bolsa con dinero en efectivo, me rompieron la blusa y me pegaron en la cabeza", dijo.

Lo único que recuerda de aquel accidente es que un hombre la iba siguiendo, después de que salió de su trabajo hasta llegar a la parada donde toma el autobús el cual la lleva a su casa, en todo el trayecto del camino mencionó que jamás vio a ninguna persona que la pudiera auxiliar.

Además del daño físico que el asaltante le ocasionó, también le generó un daño psicológico, ya que admite que desde entonces tiene miedo de ser de nueva cuenta agredida.

Pero la necesidad de salir a trabajar para llevar algo de dinero a su casa y a sus hijos, la motiva a levantarse y a volver a caminar esas oscuras e inseguras calles, como las describe.

"Todo está solitario, no hay vigilante, no se ven los policías por aquí que dieran un rondín en las inmediaciones", afirmó.

Pese a todo lo anterior confiesa que jamás denunció este hecho a las autoridades, ya que no tenía manera de comunicarse y no hubo quien la pudiera auxiliar mientras su agresor huía.

Aunado a esto, el lugar donde tienen que trabajar también cuenta con un largo historial delictivo de asaltos y robos a transeúntes, aparte de que las luminarias son casi nulas por lo cual en las noches se vuelve un lugar peligroso, afirmaron vecinos que coinciden con lo relatado por la mujer que es guardia de seguridad.

CALLEJÓN CLAVIJERO, ZONA DE ROBOS CONSTANTES

Vecinos que habitan en los alrededores del Callejón Clavijero exigieron a las autoridades que pongan un alto a la ola de asaltos que en las últimas semanas acontecieron en el lugar.

Señalaron que tan solo en agosto se cometieron al menos 15 intentos de robo y asalto en las casas y a las personas que caminan por aquel lugar, ubicado en pleno Centro Histórico de la ciudad de Veracruz.

"Estamos pidiendo todos los vecinos seguridad, queremos que nos volteen a ver la zona centro porque no hay seguridad, se han metido a las casas a robar por la puerta principal y por las azoteas", detalló Lissette Islas, representante de los vecinos.

De la misma manera, aseguró que los atracos se realizan por las noches debido a que el lugar no cuenta con suficiente iluminación, por lo que hicieron un llamado al municipio a que atienda sus quejas ya que la situación se está intensificando.

Los vecinos que fueron víctimas de los asaltos afirmaron que presentaron las denuncias correspondientes, pero no existe algún cambio para el reforzamiento de la seguridad, que en el municipio depende del mando Naval que coordina a la Policía Estatal y Municipal.

CIERRE DE NEGOCIOS Y FALTA DE EMPLEO, PROBABLE CAUSA

El cierre de negocios y la pérdida de empleo, pueden ser un factor que está generando el aumento en estos delitos, comentó el presidente de la comisión de Turismo de la Coparmex, Sergio Lois Heredia.

El empresario que tiene su negocio en la zona, señaló que desde hace varios años la falta de iluminación que aqueja a muchas zonas del centro y juega un papel importante en la incidencia de los delitos de robo y asalto.

Desde que inició la cuarentena a finales de marzo hasta el mes de agosto el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), llevaba registrado la pérdida de 75 mil 375 empleos formales.

Las cifras señalan que, de marzo para abril, 20 mil 810 empleados fueron desafiliados, de abril para mayo, 22 mil 920; de mayo a junio, 26 mil 801 y de junio para julio 4 mil 844. 

Mientras que, tan solo en el primer cuadro del Centro Histórico de la ciudad la Cámara Nacional de Comercio, Servicios y Turismo de Veracruz (CANACO Servytur) lleva registrado el cierre de más de 4 mil negocios.

ROBOS Y ASALTOS, UN PROBLEMA LATENTE ENTRE JAROCHOS

A cinco meses de haber iniciado la pandemia del covid-19, las consecuencias que está dejando no solo en la economía de los jarochos, sino también en la seguridad que deriva como principal daño colateral del cierre de negocios y pérdida de empleos, como lo predijeran algunos especialistas, ya se comienza a notar.

En lo que va del mes de septiembre distintas personas se han quejado por la inseguridad que se vive en sus colonias, tal fue el caso de los habitantes cercanos a Villa del Mar, en la zona turística, quien también hacían un llamado a las autoridades para que la ola de delitos y asaltos en las inmediaciones del lugar pararan.

Datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), arrojaron que de marzo a julio el delito de robo registro un total de 8 mil 518 denuncias, siendo el de casa habitación uno de los más cometidos con mil 015 casos.

En tanto que, en el municipio de Veracruz se tiene el registro de 2 mil 220 robos en lo que va del 2020.

Casos como el de Pascuala, el de los vecinos de Villa del Mar y el Callejón Clavijero, fueron pronosticados por varios especialistas, quienes aseguraron que estos delitos pueden ir al alza si la situación económica sigue igual.