Xalapa, Ver. - Desde hace tres años la familia Vásquez Moreno inició un proyecto de apoyo a enfermos con cáncer. Luis y su esposa Elsinazaret impulsaron la instalación del refugio Misericordia, donde se ofrece cama y un techo a familiares y pacientes oncológicos.

La casa de dos pisos, marcada con el número 3 de la calle Miguel Dorantes Mesa, ofrece un espacio seguro para quienes deben recibir quimioterapia o acompañar a los pacientes que se atienden en el Centro Estatal de Cancerología (Cecan), ubicado a cuadra y media del refugio.

Luis, de oficio carpintero y pastor cristiano, fue el principal impulsor del proyecto y quien aportaba gran parte de los recursos que se usaban para cubrir los gastos del refugio. Cada mes se deben cubrir al menos 20 mil pesos de pagos de renta y facturas por agua, gas y el consumo de energía eléctrica.

 

 

Luis murió a los 34 años de edad en agosto pasado, a consecuencia del virus Sars CoV-2, por lo que la operación del espacio que es un lugar seguro para familiares y pacientes oncológicos hoy está en riesgo.

Los ingresos mensuales del finado los dividía en la manutención de su esposa y tres hijos y de manera frecuente asumía el pago de las cuentas pendientes de la operación del refugio Misericordia.

De enero hasta la primera semana de septiembre del 2020, la Secretaría de Salud reportó mil 177 nuevos casos de cáncer de mama, útero, displacía cervical leve y severa. El año 2019 cerró con 3 mil 528 diagnósticos de igual número de pacientes.

Nieves Dorantes García, colaboradora del proyecto, recuerda que Luis era un convencido de ayudar a los demás; su creencia religiosa, dijo, lo impulsó a instalar el albergue que apoya a familiares de quienes son diagnosticados con algún tipo de cáncer.

Para generar ingresos se cobran 50 pesos a quien se alberga en la casa, además, venden comida en las reuniones semanales de la Iglesia Cristiana; el resto lo aportaba el pastor, víctima de covid-19. 

“Él completaba la renta, pero hace un mes nuestro pastor murió. Ahora es que necesitamos el apoyo de los ciudadanos, no queremos que esta obra quede estancada”, cuenta con la voz entrecortada.

 

Refugio Misericordia tiene tres años operando 

Julián Gómez, encargado del albergue, comenta que él y su esposa llevaban alimentos a familiares de pacientes del Cecan, al proyecto se sumó Luis y su esposa Elsinazaret. Ellos impulsaron la instalación del albergue; en marzo pasado cumplieron 3 años de actividades.

La casona es de dos pisos, cuenta con ocho cuartos y espacios que se habilitaron con literas y camas; una cocina y comedor; un par de baños y un área de lavado, que son de uso para todos los albergados.

 

 

En ocasiones reciben donaciones de despensas, ropa, zapatos y artículos de limpieza personal que son donados para las personas que llegan al refugio. Ahora lo más importante es pagar la renta, el plazo vence el 07 de octubre, y tiene problemas para reunirlo. 

“Necesitamos el apoyo moral y económico (…) nosotros pagamos 12 mil pesos de renta, 4 mil de agua, la cobran como si fuera comercial, la luz es más económica, y también se paga gas”, detalla el encargado del refugio.

El albergue está abierto las 24 horas del día, y tiene espacio para alojar hasta a 70 personas que lo requieren. El Centro Estatal de Cancerología es un referente de pacientes oncológicos, por lo que llegan personas de todo el estado

Las personas se han llegado a hospedar en el albergue hasta cinco meses, para dar continuidad a su tratamiento o para recibir cuidados paliativos. Doña Guadalupe y su hija Arely viven en el albergue desde el mes de febrero.

Originarias de Tlacotalpan, se instalaron en la casa pues Guadalupe, diagnosticada con cáncer de mama en 2017, ya está en fase terminal. Tiene metástasis en el pulmón y lo grave de su condición le impide viajar.

La paciente de 50 años ya no puede caminar y vive pegada a un tanque de oxígeno. En el Cecan solo le dan medicamentos para controlar el dolor.

 

 

 
Se requieren donaciones para mantener el legado de Luis

Josué González Soto, quien también apoya en el albergue, hizo un llamado a los xalapeños a apoyar para que el espacio siga abierto. Cualquier donación se recibe en la cuenta de banco 4766 8416 0294 3493 de Saldazo.

Si el apoyo es en especie se puede contactar a Elsinazaret Moreno a los números 22 82 12 37 59, 22 81 09 90 14 y al 22 82 70 96 40, “queremos lograr que esta obra siga adelante. Ojalá y la gente se una, desde uno o dos pesos, van a ser de gran ayuda”, pidió.