Xalapa, Ver.- La tragedia que vivieron el 18 de septiembre del 2010 residentes del fraccionamiento Floresta, en la ciudad de Veracruz, ronda como cada año en la memoria de quienes vivieron ese momento, debido a que en 10 años no se han concluido las obras complementarias para reducir el riesgo a inundaciones.

María Teresa Aguilar Bravo, presidenta de la Asociación de Residentes Unidos del Fraccionamiento Floresta (RUFAC), quien perdió todas sus pertenencias por las inundaciones del huracán Karl en aquel entonces, afirmó que año con año se exige a las autoridades realizar las acciones para evitar que lo ocurrido se repita.

A 10 años de Karl, esperan obras en Floresta para evitar inundaciones

Desde entonces a la fecha, dijo que se logró que los vecinos gestionaran diversas obras de mantenimiento en la red hidráulica y que las autoridades municipales, estatales y federales atendieran acciones dentro del ámbito de sus responsabilidades para dar mantenimiento a la red hidráulica.

Sin embargo, señaló que faltan obras complementarias en los alrededores del Floresta para reducir los escurrimientos de aguas provenientes de las colonias y fraccionamiento de la periferia en cada temporada de lluvias.

"Faltan obras en la periferia, no tanto dentro del fraccionamiento, nosotros como asociación aportamos un levantamiento topográfico y demostramos que no estamos debajo del nivel del mar como ellos comentabas, también hemos adquirido herramientas para mantenimiento de parques y jardines, así como diversas gestiones".

Las obras que se requieren con urgencia -dijo la representante del RUFAC-, es el desazolve de un canal pluvial al río Jamapa, obra a cargo del Gobierno del Estado con un presupuesto asignado en el ejercicio fiscal 2020 por 3 millones de pesos.

Detalló que se requiere que la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) otorgue la autorización para los trabajos.

"Desde el 2010 que nos afectó el canal de desfogue del arroyo Moreno, en donde cae el agua de las bombas, ese canal se quedó muy azolvado y es difícil que el agua caiga por gravedad en esa zona, nos dimos a la tarea de gestionar ese desazolve, nos lo autorizaron hace seis años, pero por falta de recursos no se hizo".

"Actualmente el Gobierno del Estado nos asignó el presupuesto, ahorita lo que estamos pidiendo es que la maestra Laura Medina Aguilar, que es la delegada de Semarnat en el estado, nos autorice los trabajos en esta zona, porque estamos en riesgo de volvernos a inundar porque no hay forma de que desfogue el agua en esa zona".

Además, Aguilar Bravo dijo que están en espera de la ampliación del Dren G, que la Dirección de Obras Públicas del Ayuntamiento de Veracruz anunció a los vecinos que se construirá para este mismo año.

"Nos dice el Ayuntamiento, por conducto del arquitecto Campa, que este año se va a hacer, lo único fue que nos agarró la temporada de lluvia, pero esperemos que se logre con el compromiso que se tiene"

La representante de los vecinos afirmó que dentro del fraccionamiento se realizaron diversas obras para la instalación de colectores pluviales que eran necesarios, además de que muchas casas fueron levantadas y adaptadas para reducir el riesgo a inundación.

El RUFAC, además, gestionó diversas obras con un estudio elaborado en el 2012 con aportaciones de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), denominado Modelación Numérica de Escurrimientos Superficiales para Mitigar las afectaciones en la zona baja conurbada de Veracruz, Medellín, Boca del Río.

En el estudio se demuestra que el fraccionamiento Floresta no se ubica por debajo del nivel del mar, como justificaron autoridades estatales y municipales el desastre en su momento y que, por el contrario, con obras hidráulicas podría aminorarse el daño causado por el escurrimiento de aguas pluviales.

Sin embargo, señaló que el atraso en las obras mencionadas mantiene vivo el temor de vivir de nuevo afectaciones como las ocurridas hace 10 años.

AFECTACIONES QUE NO SE OLVIDAN

María Teresa Aguilar Bravo no olvida la noche del 18 de septiembre del 2010, en esa fecha perdió todo lo que tenía en su casa; tuvo que abandonarla porque el agua comenzó a brotar de las alcantarillas y a subir su nivel rápidamente.

El huracán Karl había impactado en la costa un día antes y pensó que no dejaría afectaciones en la zona conurbada Veracruz-Boca del Río, al día siguiente las aguas que bajaron de la zona montañosa causaron el desbordamiento del río Jamapa, inundando varias colonias y fraccionamientos.

"No había como controlarlo, te sientes impotente, los vecinos comienzan a salir, te sentías impotente porque no había ninguna autoridad que nos informara, mucha gente empezó a salir como pudo, en la multitud había gente que se lesionó porque se caía, al final tuvimos que evacuar, salir corriendo, quien tomó el control fue la Fuerza Naval", dijo.

Aguilar Bravo afirmó que su caso es similar al de otros vecinos, ya que se calcula que en las inundaciones costaron perdidas por mil millones de pesos para los damnificados del Floresta.

"Fue perdida de vehículos, mobiliario, electrodomésticos, comercios, instalaciones eléctricas en las casas, pérdidas humanas y afectaciones a la salud en trastornos de conducta, por supuesto también afectó al valor de nuestras casas en aquel momento, nos obligó a unirnos en una asociación como vecinos"

Por una semana el fraccionamiento Floresta permaneció bajo el agua, para ingresar y recuperar algunas cosas o vigilar para evitar rapiña, solo era posible ingresar en lanchas que pescadores pusieron a disposición de los damnificados.

"La cantidad de vehículos que quedaron sumergidos completamente, pasábamos en la lancha y topábamos con algo, eran esos vehículos que en su momento quedaron hundidos, veíamos a hombres fuertes, grandes, llorando desconsolados diciendo que qué le iban a decir a su esposa, a sus hijos, porque lo habían perdido todo"

CON INGRESO DE GRUPO MAS SE DEBILITÓ MANTENIMIENTO PLUVIAL

La presidenta del RUFAC señaló que la concesión del servicio de agua potable y alcantarillado a la empresa privada Grupo MAS perjudicó a zonas como el fraccionamiento Floresta, ya que en el contrato quedó excluido el tema del manejo de aguas pluviales.

Actualmente el ayuntamiento de Veracruz es encargado directo de dar mantenimiento o realizar obras en el sistema de drenaje pluvial; pese que exista disposición de atender a los vecinos no se cuenta con la capacidad como la tenía el extinto SAS, afirmó la representante de vecinos.

"Con Grupo MAS nos afectaron mucho porque quedó en el Limbo la situación del sistema pluvial, no solo del Floresta, sino de Veracruz y Medellín, sin embargo, nos pega muchísimo, y lo vemos en el centro que también se inunda, porque no hay mantenimiento debido en las instalaciones hidráulicas pluviales y eso hace que cada vez estemos en peores situaciones"

"Antes, con el Sistema de Agua y Saneamiento Metropolitano había una cuadrilla nocturna, ahora no es suficiente la responsabilidad que asumió el ayuntamiento porque no tiene el equipo suficiente", añadió.

Pese a todo lo anterior, la presidenta del RUFAC afirmó que la tragedia obligó a los damnificados de aquel entonces a organizarse para exigir a las autoridades cumplimiento de sus responsabilidades.

En caso de que no exista respuesta, señaló que se ha tenido la capacidad para que la sociedad actúe de manera directa, con la creación de un Fondo de Emergencia por Contingencia que recibe aportaciones de los vecinos y ha servido para costear algunas acciones relacionadas con el mantenimiento del sistema de drenaje pluvial para evitar inundaciones.