Xalapa, Ver.- Desde el tráfico de drogas, de indocumentados, hasta participación en asaltos, posesión de armas, atropellamientos  y lo más común, chóferes en estado de ebriedad, son algunos de los delitos y faltas administrativas en que se han visto inmiscuidos integrantes del gremio taxista en Las Choapas, de acuerdo con información documentada por PRESENCIA Sureste.

Es evidente la anarquía que prevalece en dicho sector, al grado que ni siquiera Transporte Público del Estado lleva un control para conocer realmente cuántos taxis legales circulan en el municipio, pues existen datos de que ya operan unidades sin concesión, sólo con un número duplicado o hasta triplicado, que más que ofrecer un servicio a la población, se convierten en un riesgo.

En ese contexto, el dirigente de la agrupación Movimiento de Sitios de Taxis (Mosita), Saúl de Aquino Castro, fue entrevistado la mañana de este jueves por el periodista Roberto Morales Ayala, en su programa de Análisis y Discusión, donde habló respecto a los problemas que les generan al gremio taxista el haber números duplicados y hasta triplicados.

YUNES LUCRÓ

De Aquino Castro, recordó que fue en el mini-gobierno del panista Miguel Ángel Yunes Linares, donde se implementó el programa de reordenamiento y empadronamiento vial, que prácticamente no fue más que una manera de lucrar para obtener dinero para las arcas del estado, pues se le manifestó en su momento que dos años no eran suficientes para terminar el proyecto en mención.

“En sus dos años de mini gobierno era lógico que no le daría tiempo, se le planteó, pero dijo que sí, que en tiempo y forma terminaría el empadronamiento y reordenamiento, y no fue así, esto sólo vino a empeorar la situación porque quedaron números duplicados y ahora tenemos las consecuencias”, reconoció el dirigente taxista.

“Por qué, porque no sólo hay números duplicados, sino hasta triplicados, “tú agarras un carro le pones número y te pones ‘a trabajar’ y como Tránsito ni Transporte Público ni Seguridad Pública del Estado tienen una base de datos real, no saben ni qué hacer. Es una anarquía tremenda”, admite.

Desde el momento en que una persona ya metió un vehículo a trabajar en el servicio público sin tener concesión, ya es un delito, pero aún más si lo ocupan para otro tipo de actividades, eso es peor, lamentablemente, las consecuencias las paga el usuario que menos culpa tiene en estos casos.

Saúl de Aquino, quien no sólo agrupa choferes en su gremio sino también concesionarios del transporte público en la modalidad de taxis, insiste en que el programa de reordenamiento fue prácticamente una ‘recuperación de dinero’, “le dijimos (al gobierno de Yunes) que no daría tiempo, pero insistieron que sí daría tiempo, lo que hicieron fue dejar dos taxis quizá con el mismo número reordenados en espera de la reglamentación y gente mal intencionada ha metido vehículos que le ponen un número y ya”.

LLAMADO A CUITLÁHUAC

El representante del gremio taxista recordó que cuando Cuitláhuac García Jiménez andaba en campaña electoral en busca de la gubernatura, se integraron comitivas de dirigentes taxistas a nivel estatal y concretamente a nivel sur del estado, “para explicarle con palitos manzanitas y bolitas la problemática en general que hay en el gremio taxista”, puesto que este problema que enfrenta Las Choapas es en todo Veracruz.

“Cuitláhuac escuchó, entendió y dijo que cuando fuera gobernador tomaría cartas en el asunto; gracias a Dios, a los ciudadanos y a él, ganó las elecciones, se volvió a estar en reunión con él nuevamente al principio de que tomó el cargo, igualito tal como debe ser, se le explicó todo y se comprometió a solucionar lo que venía mal y te lo digo porque hay pruebas, videos, donde él se comprometió con los compañeros que les tocó estar en la reunión y tomamos los acuerdos y a dos años no se toman cartas en el asunto; hay pruebas donde se le ha recordado, se le han metido oficios, y tal parece que no le interesa”.

Los comitivas de dirigentes taxis se reúnen una o dos veces por mes en la zona sur de Veracruz y la insistencia sigue siendo la misma, que arreglen el problema en el gremio taxista, el problema que se arrastra desde la administración yunista, pero no hay ninguna respuesta.

SEGURIDAD DEL VIAJERO

En ese sentido, sostuvo que si el Gobierno del estado, Transporte Público y Seguridad Pública no toman cartas en el asunto, los dirigentes o sindicatos de taxistas tampoco pueden hacer nada, en sus manos como directivos ha estado la gestión, pero hacen ‘oídos sordos’. 

En medio de muchos taxistas, quizá la mayoría honestos y comprometidos con su servicio y con el usuario, hay quienes han incurrido en faltas y hasta delitos, pero “como dirigentes no podemos cancelar una licencia por un mes, dos meses, seis meses o de manera definitiva, no podemos reordenar un taxi, verificar quien está bien o quien está mal; ciertamente llevamos un padrón interno porque el compañero Ignacio Soriano se ha encargado de documentarlo, pero no podemos hacer más allá de, en nuestra manos sólo estar hacer la petición y pedir una solución, pero no se nos da”.

Hizo un llamado nuevamente al Gobierno de Veracruz para que a la brevedad tome cartas en el asunto, porque una cosa sí está clara, quien se ve afectada es la sociedad, los usuarios que diariamente hacen uso de las unidades de transporte público, pero al haber números triplicados dónde queda la garantía de seguridad para el viajero.

“Que quede bien claro, de parte de mis agremiados, de mis concesionarios, conductores, de mi parte, mi respeto para el Gobernador, para Transporte Público y para Seguridad Pública, pero tienen que saber y enterarse para que nos volteen a ver, que nos resuelvan, no es nada político, es para la seguridad de los usuarios, del concesionario, para el comportamiento de un conductor”, y agregó que próximamente también harán la misma petición al Congreso del Estado para que los apoyen a resolver dicha problemática.

ANTECEDENTES

Este medio informativo ha documentado en repetidas ocasiones casos en los que taxistas se han visto inmiscuidos en delitos, algunos todavía permanecen en prisión, otros salieron bajo fianza y algunos fueron absueltos al comprobar que según no tenían nada que ver en lo que se les incriminó.

Sin embargo, hay antecedentes donde han sido detenidos con drogas, trasladando indocumentados en carreteras de la zona sur, transportando “huachicol”, incluso, ultraje sexual a pasajera, etcétera. 

También se han presentado asaltos o robos a comercios en los que el delincuente huye en algún taxi y aunque era evidente que ya lo esperaba en alguna esquina, luego el argumento de los conductores al ser detenidos, es que “hay números clonados y yo no fui, yo andaba en otro servicio cuando sucedió”.

Presencia MX / E-Consulta Veracruz