Xalapa, Ver.- Hace dos días Ernesto Herrera, un mexicano radicado en España, se convirtió en el primer voluntario para la aplicación de la vacuna contra la covid-19 Janssen que elabora la farmacéutica Johnson & Johnson.

En entrevista del espacio radiofónico de Ciro Gómez Leyva, el mexicano comentó que antes de recibir la primera de tres dosis, fue sometido a un reconocimiento médico, ya que es muy importante que los voluntarios estén sanos, es decir, que no padezcan ningún tipo de enfermedad.

Una vez superada esta primera revisión médica, comentó que le fue aplicado un test serológico y la prueba PCR, para comprobar que no tuvo covid-19, de lo contrario es imposible saber si la vacuna funciona.

"A partir de ahí, nos queda un camino largo, porque el estudio durará, en este fase, un año y dos meses", dijo Herrera.

La vacuna fue aplicada en el brazo, como se hace con la de la influenza, ''sentí un pinchazo y posteriormente un poco de dolor en el brazo, los médicos me explicaron que podría tener un poco de fiebre, pero hasta ahora este síntoma no le he presentado'', dijo Ernesto.

Tras la aplicación de la vacuna, el mexicano dijo que recibió un cuaderno en el que debe llevar un diario de cómo se siente cada día, desde que recibió la primera dosis de la vacunación, así como un kit con termómetro, con un tensiómetro para que nos exploremos y verificar que estemos bien.

Ernesto Herrera reveló que a los siete días de haber sido vacunado tendrá que ir de nuevo al hospital, para que le realicen una toma de sangre, para ver cómo va el tema de los anticuerpos.

"Luego volveré a los 14 día y a los 28, o sea, es riguroso en los tiempos la revisión. Y posteriormente me llamarán para la segunda dosis y a la tercer, pero en cada dosis se lleva el mismo procedimiento".