Acayucan, Ver.- Una ola de asesinatos se desató en la región sur del estado de Veracruz, tras la muerte de Jesús Antonio “N”, alias “El Pollo”, identificado como jefe de sicarios al mando de José Roberto Sánchez Cortés, alias "El Licenciado" o “El Huevochas”, presunto líder del Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG) en la zona de Acayucan.

“El Pollo” fue abatido el pasado miércoles 9 de septiembre junto a otras tres personas en un intercambio de disparos con elementos de la Fuerza Civil, esto mientras trasladaban a una víctima de secuestro que fue identificado como Alejandro “N”, exfuncionario de la Sedesol en esta región.

Dos meses antes, fue detenido junto a “El Mandi” durante un operativo implementado la tarde del 27 de junio por la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) y Policía Naval en el municipio de Acayucan. Ambos ligados al CJNG; días después fue puesto en libertad.

En el operativo de este 27 de junio se aseguraron dos armas de grueso calibre, una granada y una camioneta Duster con reporte de robo, según informaron autoridades. Lo anterior, tras una persecución e intercambio de disparos entre policías y los presuntos delincuentes. 

Pero no fue la primera vez que Jesús Antonio "N" libró la acción de la justicia, en su historial se incluye una detención tras localizarse una bodega repleta de hidrocarburo obtenido de manera ilícita, y de igual forma quedó en libertad.

Asesinatos después de su detención

A 10 días de que “El Pollo” fue abatido comenzó la violencia en el distrito de Acayucan, donde ya se contabilizan seis asesinatos con arma de fuego en un periodo de 72 horas; han muerto 5 hombres y una mujer.

La mañana del sábado 19 de septiembre fue atacado a balazos el dirigente taxista de la Federación Auténtica de Trabajadores del Estado de Veracruz (FATEV), Valdemar Molina González, cuando se disponía a realizar unas compras en el municipio de Acayucan. Aún con vida fue trasladado al hospital de Villa Oluta, donde minutos después murió.

El atentado se registró cuando el líder de Jesús Carranza ingresaba a una tienda de material eléctrico ubicada en la calle Juan Álvarez y Guillermo Prieto del barrio Cruz Verde, en el lugar fue interceptado por sujetos desconocidos que le dispararon en varias ocasiones.

Horas después, los hermanos Balfre y Elías García Hernández fueron asesinadas cuando transitaban sobre la carretera a Salina Cruz, a la altura de La Cruz del Milagro.

Los dos hombres de 43 y 53 años eran habitantes de la comunidad de Miguel Alemán, en San Juan Evangelista, y fueron atacados al parecer cuando iban rumbo a su localidad.

A tan solo unos kilómetros, fue asesinado por sicarios un joven motociclista cuando transitaba sobre la carretera Costera del Golfo, a la altura de la colonia Agrícola Michapan, frente a las oficinas del ICATVER.

Debido a los impactos de bala murió de forma instantánea y su cuerpo quedó entre la maleza, hasta que fue retirado por empleados de la Dirección de Servicios Periciales.

Ese mismo sábado 19 de septiembre, por la noche, el propietario de un taller mecánico fue asesinado a machetazos. La víctima fue identificada como Jesús Zetina

Un día antes intentaron robar su negocio ubicado sobre la calle Antonio Plaza cerca de la carretera Costera del Golfo, lo que motivó a que se quedara a cuidar el lugar en que el que fue asesinado.

Para este martes 22 de septiembre se registró el asesinato de una mujer identificada como Mariana S. P. de 26 años, contadora de “Industrias Cañeros S. A. de C.V”. Su cuerpo quedó al interior de la camioneta Ford Expedition que manejaba en compañía de su hijo de 6 años, quien resultó ileso.

Su asesinato causó consternación entre la comunidad, mientras que familiares y amigos exigieron justicia; hasta ahora no existe información sobre el móvil del ataque en su contra.

Cambio de mando no mejoró seguridad

El 1 de julio elementos de la Fuerza Civil, apoyados por elementos de la Policía Naval, asumieron el control de la seguridad pública en la región de Acayucan, relevando a policías estatales adscritos a la Delegación XI que hasta entonces resguardaban la región.

Acayucan es zona ganadera y agrícola, sectores que han sido fuertemente golpeados por la delincuencia. La delegación a cargo de la Fuerza Civil comprende 670 kilómetros de carreteras federales; casi 800 kilómetros de terracerías y sólo el municipio de Acayucan tiene cerca de 22 congregaciones.

Entre los delitos recurrentes, denunciados por ganaderos y productores se encuentra el abigeato, cobro de piso y hasta secuestro de parte de las células delincuenciales, que podrías estar ligadas al CJNG.