Veracrus, Ver.- Luego de ser atropellado por una camioneta en la avenida Costa Verde, de la ciudad de Boca del Río, Manuel Alejandro Sánchez Machorro requiere una cirugía urgente, sin embargo, no cuenta con los recursos para pagarla y el diagnostico positivo de covid-19 hizo que la empresa aseguradora que cubría los gastos se deslindara de seguir pagando su tratamiento.

Al respecto, la Comisión Nacional para la Defensa de Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) confirmó que en este tipo de casos las aseguradoras no están obligadas a atender enfermedades prexistentes.

Por su parte, el abogado penalista y director de la Facultad de Derecho de la Universidad Cristóbal Colón, Luis Alberto Martín Capistrán, afirmó que sin importar el diagnostico de covid, la víctima podría reclamar la atención de la atención médica y una indemnización, si presenta una denuncia penal.

Cómo ocurrió el accidente

El accidente ocurrió el 6 de septiembre cuando Manuel se encontraba trabajando como repartidor de la empresa Rappi; guardaba un pedido en su motocicleta cuando la arrolló contra otro automóvil.

“Estaba parado, estaba detenido esperando lo que iba a entregar, la unidad que me arrolla estaba al lado de mí, detenida, prendida, cuando a mí me entregan mi pedido y lo estoy guardando en mi maleta, nada más escucho que la camioneta acelera y se arranca, como estaba enfrente porque iba a salir con mi pedido e iba primero, la camioneta me arrastra aproximadamente 15 metros, impactándome con otro carro que estaba al frente y quedo en medio de las dos unidades aplastado”.

Luego de los hechos fue trasladado a la clínica Star Medica, en donde fue valorado por un médico traumatólogo que determinó enviarlo a casa con medicación para que guardara reposo.

Hasta entonces los gastos fueron cubiertos por la empresa aseguradora Quálitas, contratada por el dueño de la camioneta que lo atropelló para cubrir cualquier accidente del que fuera responsable o sufriera.

El martes 22 de septiembre, Manuel Sánchez se presentó a una segunda consulta en donde lo valorarían para darle el alta médica, no obstante, le fueron detectados diversos hematomas en las piernas y se le instruyó que se tendría que quedar hospitalizado para intervenirlo en el quirófano.

En el procedimiento se le practicó una prueba de covid-19 que resultó positiva, por lo que se le informó que tendría que ser tratado en un área aislada, lo que implicaba cubrir un monto económico como garantía.

En ese momento la empresa Quálitas se deslindó del tratamiento, argumentando es que la póliza solo la obliga a pagar lo que corresponde a las lesiones causadas por el accidente y no otras enfermedades ajenas a lo ocurrido.

Mientras que el responsable del accidente se niega a cubrir los gastos extras, argumentando que para tal fin contrató los servicios de la empresa aseguradora con una póliza de gastos mayores.

“Los hematomas llevan 15 días desde que fue el accidente, el traumatólogo me dijo que hay que atenderlo ya porque puede haber complicaciones, Qualitas me dijo que no pueden hacer nada porque en los lugares donde tienen convenio afuerza hay que hacer un deposito, la otra opción que me dan es que me mueva a otro seguro, que yo pague todo y ellos me van a rembolsar, pero si tengo 15 días sin trabajar no tengo dinero para pagar nada”.

El personal de la clínica Star Medica le dio hasta este miércoles 23 de septiembre para llegar a un acuerdo con la aseguradora o realizar un depósito de 50 mil pesos, de lo contrario deberá dejar el hospital y buscar atención en otra parte.

“Aquí en el hospital Star Medica me dijeron que me iban a pasar a piso, me hacen una prueba de covid y dicen que marca positiva, ellos me dicen que no me pueden pasar a piso porque me tienen que pasar a un área aislada, pero que el seguro Qualitas no se hace responsable del covid entonces yo tengo que pagar o hacer un depósito de mínimo de 50 mil pesos para los gastos que requiera de la cirugía, porque tengo covid y me tienen que aislar”.

Manuel, de 33 años, no cuenta con el dinero para costear el tratamiento; es repartidor de comida de la empresa Rappi y desde el accidente se quedó sin ingresos económicos. De su sueldo dependen económicamente su esposa y tres hijos.

Condusef deslinda a aseguradora, abogado recomienda denunciar

Sobre su caso, la Comisión para la Defensa de Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) reconoció que en la empresa aseguradora puede deslindarse de cubrir los gastos que corresponden a su atención por covid, ya que la cobertura de los seguros por accidentes viales excluye la atención de enfermedades prexistentes.

Por su parte, el abogado penalista y director de la Facultad de Derecho de la Universidad Cristóbal Colón, Luis Alberto Martín Capistrán, señaló que el responsable del accidente tiene la obligación de reparar el daño causado.

El litigante dijo que el agraviado debe de presentar una denuncia ante la Fiscalía General del Estado para que se deslinden responsabilidades y obligar a que se le restituya el dinero que gastó en su tratamiento médico, así como por los días que no laboró.

Martín Capistrán aseveró que, de judicializarse, Manuel podría denunciar a la empresa Rappit para que le otorgue una indemnización debido a que el accidente ocurrió en un horario laboral.

Si bien este tipo de empresas no tienen una relación laboral con sus repartidores, indicó que en el plano del derecho penal se adquieren otras responsabilidades que el juez podría valorar en favor del agraviado.

Manuel Sánchez, sin embargo, afirmó que no ha podido proceder ante ninguna instancia debido a que no puede trasladarse por su propio pie, las lesiones que le causó el accidente lo mantienen inmovilizado.