Xalapa, Ver.- Durante la contingencia del coronavirus, cuando los hospitales llegaron a estar a su máxima capacidad, los alumbramientos con parteras tradicionales aumentaron, pasando de tres casos a seis semanales, pues hubo quienes tenían miedo de acudir a un nosocomio por temor a contagio. Doña Flor, con 54 años ejerciendo el oficio de traer vidas al mundo, nos cuenta su experiencia. 

De acuerdo con la Secretaría de Salud, existen en todo Veracruz, más de 500 parteras certificadas que conocen el protocolo en caso de observar a una mujer con COVID-19, 27 certificadas en Las Choapas hasta 2019, todas ellas juegan un papel importante en la labor de parto de muchas mujeres y así, evitan un tanto la aglomeración de mujeres a punto de dar a luz en los hospitales.

Flor de María Nucamendi Infante, asegura que a sus más de 54 años de ejercer el oficio de partera, ya no recuerda a cuántos niños ha ayudado a venir a este mundo y a cuántas mujeres ha aconsejado para tener un parto sin complicaciones.

Con sus manos como herramientas y el conocimiento heredado de su madre, asegura que solamente Dios la ha dirigido todos estos años para llevar a cabo esta noble labor que ha sido pieza clave ahora en esta época de pandemia.

Flor relata que la cantidad de mujeres embarazadas que acuden con ella se han incrementado ante el temor de contagiarse en hospitales o clínicas particulares del letal COVID-19, peor aún de ir a Coatzacoalcos.

“Ya tengo 54 años de ejercer la labor de partera, es un oficio que aprendí desde joven, esa inquietud la tuve siempre y hasta hoy, el señor Jehová me ha ayudado para este trabajo que realizo.

“Con la pandemia sí ha crecido el número de mujeres que vienen conmigo para que las atienda, pero siempre las recibimos con las medidas necesarias como el cubrebocas, la higiene, también se les recibe previo ultrasonido, es decir, tenemos que verificar que el bebé no tenga alguna complicación, sino se le canaliza con un médico.

“Se les envía con un doctor cuando la criatura viene sentado, lazado con el cordón, cuando tiene alguna complicación, pero si todo está en orden entonces sí, se le recibe y atiende; gracias a Jehová que no hemos tenido problemas con ninguna de las mamás que acuden con nosotros hasta hoy, entre semana recibimos de tres hasta cinco o seis mujeres, pero varía”, indicó.

En su domicilio en la calle Francisco Sarabia, a unos pasos de “La Brecha”, recuerda que día a día, las parteras salvan vidas de mujeres al atender el parto y reducir, de esta manera, los riesgos que de él se pueden derivar, por eso el Centro de Salud local, conserva un registro de al menos 27 certificadas hasta el año 2019.

Planteó que su atención es indispensable antes, durante y después del parto, pues se asegura de que ninguna mujer muera al dar a luz. 

“LA LABOR DE LAS PARTERAS ESTE 2020 ES CLAVE”: Secretario de Salud

"Las parteras representan en esta pandemia un apoyo para el sector salud, al dar seguimiento a los tratamientos de mujeres embarazadas durante la pandemia por el COVID-19 en Veracruz", dijo el secretario de Salud, Roberto Ramos Alor, en su mensaje a todo el estado.

Indicó que las parteras en territorio veracruzano son pieza clave para evitar contagios de las futuras madres, pues ellas atienden casos no graves que no llegan a los hospitales que se saturaron a inicios de la pandemia.

En todo el estado, durante la pandemia, han nacido 18 mil 927 bebés, existen 16 mil 694 mujeres en control prenatal, de entre los cuales hay 246 casos positivos a COVID-19 en embarazadas, seis de ellas fallecidas por esta enfermedad, señaló el funcionario.​