Veracruz, Ver.- Calles llenas de baches, aguas negras saliendo de las alcantarillas y terrenos que se encuentran apuntó de ser invadidos, así luce el fraccionamiento El Campanario, ubicado en la zona norte del municipio de Veracruz.

Son 12 años de la promesa que se quedaron en el olvido por parte de constructoras que prometieron hacer escuelas, parques y demás atractivos para los habitantes del fraccionamiento.

A la entrada se nota la falta de servicios y las carencias con las que viven todos los habitantes, quienes siguen pagando al Infonavit por un patrimonio que está lejos de ser lo que alguna vez les prometieron.

Macrina Montalvo lamentó la situación por la que ella y sus demás vecinos conviven cada día, frente a ella está la avenida principal donde transitan los urbanos al lado se encuentra un bache de grandes dimensiones que da la bienvenida a la residencia.

"Iban a hacer una primaria, un parque, el terreno de enfrente disque estaba donado para una secundaria y mentira, se fue la constructora dejo todo a medias y lo vendió", dijo.

Aún recuerda cuando recién llegó al lugar, desde que iniciaron las primeras casas, las calles se encontraban pavimentadas, era una zona tranquila y en la entrada había vigilancia, ahora solo queda el recuerdo de aquel sitio que se encuentra invadido por la maleza, la tierra y los carros esquivando los huecos de las avenidas.

Por lo que triste ve cómo su patrimonio se va devaluando cada vez más, sin poder hacer nada para reclamar, ya que la constructora desapareció sin dejar rastro. 

El problema aumenta en tiempos de lluvia

Las lluvias es otro problema que los colonos padecen cada que llega la temporada, la cercanía con una de las lagunas azolvada por los desechos del drenaje que se descargan de las casas, aumenta el riesgo de inundación, además de que aquel terreno es invadido por personas que obstruyen el paso del agua y afecta directamente a los residentes, quienes afirman que en cada lluvia se llenan las calles de aguas negras.

"El drenaje ni se diga, nunca los componen e incluso íbamos al Ayuntamiento para solicitar un parque y una escuela, no nos querían dar los terrenos que supuestamente eran donados por la constructora porque no está municipalizado", dijo Macrina.

La iluminación da el toque final a la inseguridad que se vive en el sitio, Macrina afirmó que el alumbrado público que colocaron hace aproximadamente un año es ineficiente y que las luminarias no ayudan en nada.

Afirmó que los vecinos se han unido para solicitar la ayuda del Ayuntamiento, el cual se escusa con el argumento que el fraccionamiento no se encuentra municipalizado, debido a eso no pueden invertir en obras que beneficien a los colonos.

Cansados de promesas de partidos políticos

Macrina dice estar cansada de los diputados y partidos políticos que solo llegan a hacer falsas promesas en épocas de campaña y después desaparecen sin voltear a ver a los votantes.

Uno de los casos más sonados surgió hace un par de días, donde en un vídeo que circuló mediante redes sociales, se alcanza a observar a vecinos del fraccionamiento molestos reclamando las promesas que jamás fueron cumplidas por el ahora diputado Ricardo Exome.

El diputado de MORENA, quien aspira a ser candidato a la presidencia municipal de Veracruz, realizó un recorrido en el lugar causando la molestia ya que afirmaron que en su anterior campaña prometió arreglar el problema de las calles y no cumplió.

"Luego vienen con las promesas de cambio, prometen y prometen y nada, escuela la hicieron los mismos padres de familia", comentó.

Qué se sabe de la constructora

Ya son ocho años que el fraccionamiento quedó en el abandono total por la constructora que llevaba el mismo nombre y que ahora no existe en los registros públicos y la cual se reportó en quiebra.

Debido a esto la residencia fue adquirida por la Inmobiliaria y Constructora Ponti, S.A. de C.V, cuyo titular es el licenciado Mauro Cavallari Morando, quien de la misma manera quebró, por lo cual los habitantes no tienen a quien reclamarle de los imperfectos con los que actualmente viven.

Está problemática la enfrentan distintos fraccionamientos del municipio de Veracruz, en especial la zona norte, donde la mayoría de estos lugares no se encuentra municipalizados, por ello y pese a que los habitantes pagan todos sus servicios no pueden mejorar las condiciones en las que viven.

Al igual que Macrina quien tendrá que seguir pagando por otros 20 años más una casa en la cual no podrá disfrutar los privilegios que los demás jarochos cuentan.