Veracruz, Ver.- Hace un año Daniela decidió ingresar a las filas de voluntariados del Consejo Nacional de Fomento Educativo (Conafe), una de sus principales metas era ayudar a los niños de comunidades lejanas a cursar sus estudios básicos, cosa que casi se vio interrumpida por el covid-19.

La llegada del covid, vino a imponer nuevos retos para las comunidades más pobres y marginadas del estado de Veracruz, de la misma manera expuso las carencias con las que docentes y voluntariados de la educación luchan al diario, dijo Daniela.

Antes de la pandemia, viajaba solo una vez por semana a la comunidad donde da clases, ahora tras la suspensión de actividades tiene que ir al menos dos veces para llevar y revisar las tareas a sus alumnos.

En la localidad el acceso al Internet es muy limitado y en tiempos de lluvia es muy difícil que se puedan comunicar, de igual manera la señal de teléfono celular es nula.

Para llegar al ejido Buena Vista, que se ubica en la región rural de la zona centro del estado de Veracruz, tiene que hacer dos horas de transporte, desde Veracruz hasta la comunidad, el costo es variado.

Hay veces que los gastos de camiones ascienden a los 200 pesos por el viaje de ida, ya que para llegar hasta aquel lugar tiene que tomar un taxi particular, debido a lo complicado del acceso no cuentan con transporte público.

Para su fortuna el gasto de pasajes es dividido entre otra de sus compañeras, pero aunado a los casi 400 pesos que gasta por semana en transporte, ahora tiene que sumarle los costos de conectividad de internet que tiene que pagar en su casa, para mantenerse en contacto con sus alumnos y en los cursos de capacitación que el instituto brinda.

A pesar de todo eso tiene que sobrevivir con un sueldo que ni siquiera llega a los 4 mil pesos por mes, sumándole también el gasto de material didáctico que necesita para sus clases de primaria y las comidas que antes de la pandemia eran proporcionadas por los padres de sus alumnos.

"Es verdad que bajaron el sueldo, a los líderes de Secundaria Comunitaria y a los líderes de segundo año o más años les daban un incentivo o bono, variaba entre 200 a 300. Ahorita prácticamente a todos nos tienen con el mismo sueldo de 3 mil 700", dijo Daniela.

Bonos de pagos por conectividad nunca llegó

Para costear los gastos de conectividad, se suponía que el Conafe otorgaría a cada uno de sus voluntarios un bono de apoyo de 200 pesos, ya que, como dice Daniela, muchos de sus compañeros al igual que ella gastan en pagar Internet o en su defecto los que viven en comunidades pequeñas tienen que salir para poder hacer sus capacitaciones en un ciber café.

Los jóvenes que tendrían posibilidad de acceder a ese bono, tenían que realizar ciertas actividades para ser merecedores de la gratificación, pero Daniela y sus demás compañeros que si cumplían con los requisitos, hasta el momento no han visto nada de esa gratificación que les prometieron, aseguro la joven.

Pese a esto también se sumaron las deudas que tienen que pagar en su casa, ya que debido a la pandemia por el momento sus padres se quedaron sin trabajar, lo que provocó que se ausentara unos días de la comunidad, pues no tenía el suficiente dinero para pagar su transporte.

Aseguró que solo 30 por cierto de sus compañeros lograron percibir el bono, mientras que los demás siguen sin ser apoyados para conectividad, pese a eso Daniela procura estar en contacto con sus alumnos para asesorarlos.

Teme contagiarse del covid

Otro de los problemas que enfrentan los voluntariados es el riesgo al contagio, puesto que en tiempos del covid los viajes a las comunidades son más constantes, por lo que podrían ser portadores del virus y poner en peligro no solo su salud sino también la de su familia y de los habitantes de las localidades.

De la misma manera aseguró no contar con seguro médico que sean costeados por Conafe, solo cubren cierta parte de gastos de salud, por lo cual el riesgo aumenta.

"Conafe no nos brinda seguro, lo que si es que te cubren cierta parte de los gastos médicos, pero no me he enfermado y no he pedido este apoyo", aseveró.

A pesar de todo los sacrificios que esta labor conlleva, Daniela no deja de lado las satisfacciones que le genera poder ayudar a sus alumnos a que tengan un buen aprendizaje para su formación a futuro.

Historial de irregularidades financieras del Conafe

El pasado 23 de febrero se dio a conocer en la auditoria emitida a la gestión financiera del Conafe, realizada por la Auditoría Superior de la Federación (ASF) en su revisión de la Cuenta Pública 2018, reconoció irregularidades en los registros del Sistema Integral de Información e Infraestructura Nacional para el Fomento Educativo (Siiinafe).

Con una pérdida de 3 mil 84.7 millones de pesos a los pagos de sus voluntariados que no fueron posibles de verificar.

De igual manera no se justificó el pago de un apoyo extraordinario por 25.5 millones de pesos destinado a los jóvenes.

Entre otras irregularidades como el pagó 610.6 millones de pesos a la empresa Impresora y Encuadernadora Progreso (Iepsa), quienes no se le realizaron inspección física para verificar que contaran con las especificaciones técnicas requeridas.

Daniela desconoce las irregularidades exhibidas, pero afirma que se trata de un proyecto necesario en el que se requiere mayor apoyo a quienes participan como asesores educativos, así como a los alumnos beneficiados.