Minatitlán, Ver.- La tarde de este 29 de septiembre fue asesinado Adrián Calderón Quintanilla, hermano de Sergio Enrique “N”, alias "El Cursi", identificado como líder de una banda de secuestradores en la zona de Coatzacoalcos y Minatitlán. 

Los hechos se registraron después de las 14:00 horas cuando el representante del sindicato de músicos de Minatitlán transitaba sobre la calle Fernando López Arias en la colonia Los Maestros a bordo de su vehículo particular tipo Jetta de color blanco y a la altura de la iglesia Cristo Rey fue interceptado por hombres armados a bordo de otra unidad, quienes le cerraron el paso y le dispararon.

El finado recibió al menos cinco impactos de bala; su vehículo terminó impactado contra una barda perimetral. Tras el atentado, los responsables huyeron con rumbo desconocido.

Elementos de la Cruz Roja confirmaron el deceso del masculino por lo que dieron parte a las autoridades ministeriales. Uno de los carriles de la avenida fue cerrada a la circulación por el acordonamiento que implementaron elementos de seguridad.

Después de las diligencias, el cuerpo del occiso fue trasladado al Servicio Médico Forense de la ciudad, en espera de que sea identificado por sus familiares.

Adrián Calderón fue propietario del grupo musical G-5 cuyo vehículo que utilizaban para transportarse fue incinerado en abril del 2019 cuando se encontraba estacionado en la colonia Petrolera de Minatitlán, por lo que después de esa fecha la agrupación de desintegró. Tras el atentado dejó la dirección del sindicato de músicos.

También se logró confirmar que Adrián fue el responsable de instalar el audio en la palapa “Los Potros”, la noche del 19 de abril del 2019, cuando se registró el multihomicidio donde murieron 14 personas, entre ellos un bebé de un año. 

Al menos en un par de ocasiones Adrián Calderón recibió amenazas de muerte por medio de mensajes colocados en diferentes puntos de la ciudad, donde grupos criminales advertían sobre hacerle daño.

Calderón era hermano de “El Cursi”, presunto líder secuestrador por quien se ofreció una recompensa de 500 mil pesos durante la administración de Miguel Ángel Yunes Linares. La cifra fue duplicada días después un grupo criminal en mensajes que replicaron en mantas. 

Actualmente Sergio Enrique “N” se encuentra prófugo de la justicia, por los delitos de secuestro, extorsión y homicidios dolosos cometidos en el sur de Veracruz, además es relacionado por autoridades al cartel denominado Zetas vieja escuela.