Un adulto mayor, identificado como Carlos "N", fue detenido en el municipio de Tempoal, al norte de Veracruz, por el delito de abuso sexual cometido en contra de su nieta (menor de edad). El hombre fue vinculado a proceso y permanecerá preso en el penal de Tantoyuca. 

Al igual que Carlos "N" fue detenida su esposa, Margarita "N", ella habría sido enterada por su nieta de las veces que su abuelo la “tocaba” en contra de su voluntad, sin embargo, no denunció estos hechos para salvaguardar a la menor, identificada con clave numérica 135/2020-M. 

Carlos "N" y Margarita "N" fueron capturados el pasado 1 de octubre en la localidad de La Campana del municipio de Tempoal. Los abuelos de la víctima fueron vinculados a proceso por un juez de control dentro de la causa penal 89/2020.

 

No es el primer caso en el norte de Veracruz

En el municipio de Castillo de Teayo, un apicultor de 67 años de edad, abusó sexualmente de una niña de nueve años con el consentimiento de sus abuelos y una de sus tías. Los familiares recibían 100 y 200 pesos a cambio de llevar a la menor hasta el domicilio del presunto pederasta.

De acuerdo con datos aportados en la carpeta de investigación UIPJ/DVII/455/2020, Manuel R. M. pasó hasta tres días consecutivos con su víctima, en una vivienda ubicada en la calle Tuxpan, #402, en la colonia Avalo. 

Manuel R.M. junto a Jesús V.L., (de 57 años de edad y abuelo de la víctima), Sandra V.M., (de 30 años y tía de la víctima), y Rosa A.R. (de 41 años, abuela de la víctima), fueron detenidos e imputados este 21 de septiembre por los delitos de pederastia agravada y trata de personas, respectivamente.

De acuerdo por información recabada por la Fiscalía especializada en investigación de delitos de violencia contra la familia, mujeres, niñas y niños, y de trata de personas, los días 8, 9 y 10 de abril de 2020, la menor fue abusada sexualmente por el apicultor de 67 años de edad. 

 

 

Sandra V.M., era quien llevaba a su sobrina hasta el domicilio del presunto pederasta, con el consentimiento de sus abuelos. Además, los tres, habrían amenazado “con matarla” si ella contaba lo que sufría. 

Manuel R.M. después de abusar sexualmente de su víctima, entregaba 100 o 200 pesos que por instrucciones suyas habría de entregarlos a sus familiares.