Veracruz, Ver.- En la ciudad de Veracruz, una postal común en las calles son los taxis rojiblancos, en su mayoría de modelo Nissan Tsuru, los cuales cruzan la zona conurbada de extremo a extremo, llevando a los jarochos en sus viajes que requieren prontitud.

Sin embargo, este modelo de auto, ya descontinuado, es uno de los vehículos más inseguros para la conducción en la ciudad y en carretera, debido a varios factores.

Desde el inicio de su producción, en 1982, el Nissan Tsuru fue un auto económico y pensado para venderse de forma masiva.

Debido a esto, y que en su momento fue una opción adecuada por la relación costo-beneficio, el Tsuru se convirtió en un éxito de ventas.

En poco tiempo el Tsuru se convirtió en el auto preferido por los taxistas de México, y por supuesto de Veracruz, por el relativamente bajo costo de inversión y larga duración de uso.

Además, debido a su masificación, los costos de mantenimiento son bajos, por la facilidad de encontrar refacciones y la cantidad de mecánicos especializados en el modelo.

El peligro

Desde el comienzo de su comercialización, el Nissan Tsuru se vendió sin medidas de seguridad, ya que en la época, éstas apenas comenzaban a utilizarse en los vehículos nuevos.

Sin embargo, tras el paso de los años, la integración de bolsas de aire, frenos con tecnología ABS, se volvió necesaria y requisito para los autos nuevos que se venden y actualizan cada año.

Fue hasta el año 2016, luego de las pruebas realizadas por la organización Latin NCAP, que se encarga de probar la resistencia y efectividad de las medidas de seguridad de los autos de diferente modelo.

En las pruebas, el modelo Tsuru resultó con 0 estrellas de las 5 que califican, resultando como uno de los autos más peligrosos en todo el mundo.

Luego de esto, LatinNCAP emitió un comunicado, indicando que el Tsuru debería salir del mercado inmediatamente, debido al alto índice de muertes causadas por accidentes de este modelo: más de 4 mil personas entre 2007 y 2012, tan solo en México.

A finales de 2016, Nissan anunció el final de la fabricación del Tsuru para 2017, y en 2019 se aprobarían en México las normas de seguridad para los vehículos vendidos y fabricados en el país.

En las pruebas de choques frontales, el modelo Tsuru presenta daños considerables en su carrocería, aplastando la cabina, por lo que muchas de las víctimas en estos autos terminan prensados dentro del metal.

De acuerdo con Carlos Parra, presidente de Taxis Malibú y representante de la agrupación Radiotaxis Unidos de Veracruz, en algunas ocasiones, el modelo de los vehículos de pasaje es importante, ya que esto da una garantía de las condiciones actualizadas de seguridad.

Sin embargo, también indica que esto no aplica para todos los casos.

"Hay excepciones, donde hay modelos recientes en muy mal estado y taxis de modelo atrasado que los dueños los conservan en óptimas condiciones", comenta.

También asegura que en la seguridad de los pasajeros se suman los mantenimientos correctivos y preventivos que se brinden a la unidad, además de la experiencia y pericia del conductor.

Aún así, en casos totalmente imprevistos y fuera del control del taxista, un percance- aún menor- con un modelo Tsuru tiene altas probabilidades de convertirse en una tragedia.

Asimismo, en varias agrupaciones de taxistas de la ciudad los dueños están buscando la actualización a modelos recientes, con características de seguridad como bolsas de aire para todos los pasajeros, frenos ABS, sensores de proximidad y carrocerías resistentes a choques y volcaduras.