El diputado local del distrito de Medellín de Bravo, José Magdaleno Rosales Torres, denunció que el coordinador de Comunicación Social del Congreso local, Aldo Valerio Zamudio, cobra "moches" para manejar boletines informativos de los diputados de Morena. 

El legislador además responsabilizó, en una transmisión de Facebook, al funcionario de la 65 Legislatura de filtrar a los medios de comunicación que su hijo, José Luis Rosado, está en la nómina de la Cámara.

Nuevamente defendió que su hijo, quien recibe un salario mensual de 15 mil pesos, y aseguró que él no es aviador y trabaja en su distrito al llevar jornadas médicas a las comunidades.

Luego de que amenazó con dar a conocer nombres de diputados que tienen a su familia en la nómina, esta vez arremetió contra personal de Morena, al asegurar que lo han tratado de extorsionar a cambio de dar a conocer sus actividades legislativas.

“Los que están en el departamento de Comunicación Social, son dos personas, ellos filtraron esta información de mi hijo, yo lo acepté, doy la cara porque él no es un aviador (…) esos dos muchachos, una muchacha y un muchacho, se han encargado de filtrar notas en mi contra, porque me pidieron mochada y no les di para que publicaran mi información".

En el video publicado en sus redes sociales, pidió al titular de la Junta de Coordinación Política, Juan Javier Gómez Cazarín, despedir a Valerio Zamudio.

“Yo no quise darles porque ellos están en el Presupuesto del Congreso, tienen un salario, y les piden dinero a los diputados, esos dos muchachos que están en la bancada de Morena y en el Congreso piden mochada, yo ya hablé esto con el coordinador y les dije llámales la atención, porque el hecho que no salga en la página del Congreso es porque este muchacho, no quiere difundir mis actividades y todavía sacan notas en mi contra, que los corran”, sostuvo el morenista. 

Rosales Torres, acusó qué el dinero del Congreso se usa para promocionar a funcionarios del gabinete estatal y para atacar a los propios diputados morenistas.

“Voy a hacer un escándalo legal y mediático, porque no les están poniendo un alto (…) son empleados del congreso y se ponen a grillar a los diputados porque no les dan dinero, piden hasta 10 mil pesos por mes”.

Reiteró que hay diputados que tienen entre 15 y 20 familiares en la nómina legislativa, “tienen hasta sus papás cobrando”, por lo que amagó que, si sale su hijo, también los demás legisladores tienen que sacar a sus parientes de la nómina.