Lanzando la consigna, “sí a la vida, no a la minería tóxica", habitantes de los municipios de Xalapa, Naolinco, Jalcomulco, Actopan, Xico, Teocelo, Coatepec, Banderilla, Emiliano Zapata, Jalacingo, y San Rafael, se manifestaron en la Plaza Lerdo.

Respetando la sana distancia y con pancartas en mano exigieron al gobierno de Cuitláhuac García Jiménez y Andrés Manuel López Obrador, revertir las concesiones leoninas de exploración que se otorgaron para Veracruz, pues solo generan violencia, inseguridad, zozobra y daño ecológico.

Los permisos que se otorgaron en los gobiernos de Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto permiten a las trasnacionales explorar tierras veracruzanas hasta por 100 años. Y a pesar de que no son propietarias de los predios se han dedicado a desplazar a los pueblos.

 

 

Los activistas, quien hicieron algunos pronunciamientos en pleno centro de la ciudad, destacaron que ellos llevan 10 años en la defensa del territorio estatal y los permisos tienen ya 15 años.

La minería ocupa miles de litros de agua, lo que pone en riesgo los mantos freáticos, “les urge apropiarse del vital líquido, entrando en franca confrontación con los pueblos”.

La contaminación del agua no solo afectaría al consumo humano, también la actividad agrícola, que de por sí, ya está en decadencia, denunciaron.

“Los funcionarios se esconden, pero se siguen reuniendo con los empresarios tras mano, y mantienen la complicidad con desarrolladores de minas, presas y demás megaproyectos”.

 

 

Denunciaron que jueces federales y autoridades municipales han validado la construcción de represas en ríos, a pesar de que existen amparos para defender la naturaleza. 

Reclamaron a Cuitláhuac García declarar a Veracruz libre de minería tóxica;  a los diputados federales les pidieron revertir la ley de minería, agua y energía, para hacer prevalecer el interés de las comunidades y los recursos naturales.

A los funcionarios estatales, que se esconden a tras de los escritorios y no atienden a quienes buscan defender a los pueblos originales, les pidieron explicar en qué parte del mundo  la minería ha generado desarrollo y progreso, pues solo han provocado contaminación y desplazamiento.